4 de septiembre de 2016

Ya está todo el pescao vendío.

No llega a los 10 años de Eulez, pero ya llegó la hora. Lleva el par de años agonizando y nunca he sido muy de prolongar la agonía; como siempre digo, si estoy sufriendo que me peguen un tiro, ¿no lo hacen con los caballos?

Más de 6 años no son nada pero han dado para mucho. Por aquí he pasado épocas de absoluta verborrea y otras de completo silencio. Este blog ha sufrido mis años oscuros, me ha visto convertirme en doctor después de viejo, mis cuitas con la ciencia, su abandono, primero temporal y de último espero que completo, mis tiempos de trabajo diario y de dilapidar el par de millones (de pesetas).

De igual modo gracias a este invento he hecho unos cuantos nuevos amigos; es más, aunque el caralibro siga diciendo que "es complicado" conseguí por esta vía una novia y todo, quién me lo iba a decir. No todo es positivo, claro; también ha visto desaparecer algunos que yo consideraba muy buenos amigos, los mejores quizás. Quizás es cosa de la edad, al final se quedan sólo los que verdaderamente importan; ¿o hacemos que importen de verdad sólo los que quedan al final? Qué mas da.

Un corto, muchos Blogs and Gofio, innumerables lecturas, algunos (menos de los que desearía) viajes, una hija (felina pero hija), pérdidas, dos mudanzas, la permanencia continua en el grupo Z, seis años parecen pocos pero dan para mucho si echas la vista atrás.

Más viejo, con más achaques, más sabio, aunque sea un fisquito, más egoísta y al mismo tiempo mejor persona que nunca, igual de pobre, al menos en dinero, no es que tenga nada que contar, no. Si accedes a las entrañas del blog verás del orden de 100 entradas no publicadas. Porque tengo cosas que decir pero ya no me apetece gritarlas a los cuatro bits o vientos o algo. ¿Pudor?, no sé, quizás. O quizás  ya pasó el tiempo de esto. Quizás ya tenemos edad de contárselo sólo a las dos (o tres) personas que importan con un par de cañas por medio. Yo qué sé.

Estas palabras no se perderán como lágrimas en la lluvia, a no ser que blogger eche el cierre, claro. Y no prometo no volver pero, así entre tú y yo, las probabilidades son más bien pocas.

Así que hasta aquí hemos llegado. Gracias a casi todos, a mamarla al resto. Y ya sabes, siempre nos quedará twitter, al menos por ahora.

 Uy, éste no, se coló. Bueno, vale, éste también.

¡Esto esto esto es todo, amigos!


Share/Save/Bookmark

6 comentarios:

Speedygirl dijo...

¿¿Otro que se va??? Joooo, todo el mundo se va. No os vayáis... ;P
Dicho lo cual, si no te vemos más por aquí, ¡espero que te vaya muy bien! ¡Cuídate!

osheaa dijo...

Pues vaya :(

Coincido con Speedygirl en su deseo de que te vaya muy bien.

exseminarista ye-ye dijo...

-Speedy: no me voy del mundo blog, sólo echo el cierre en el mío. Por lo demás, seguiré visitándoos y espero que comentando más que lo que hago ahora, que también me jode mucho cuando blogs que sigo cierran ;) ¡Gracias!

-Osheaa: hija, es el destino de todo ser viviente, el morir. ¡Gracias!

el chico de la consuelo dijo...

Pues ya lo siento.
Yo cada vez q tengo la tentacion de cerrar el blog,q la tengo a menudo, termino abriendo uno nuevo. Aunque sea con una entrada al mes,

el chico de la consuelo dijo...

Pues ya lo siento.
Yo cada vez q tengo la tentacion de cerrar el blog,q la tengo a menudo, termino abriendo uno nuevo. Aunque sea con una entrada al mes,

exseminarista ye-ye dijo...

No te creas que no lo he pensado, a lo mejor sucede. Pero éste sí que lo veo muerto muertecito del todo. O casi.