9 de mayo de 2015

Complicaciones

De natural irresponsable, me gusta más un (par de millones de) cubata(s) que a un tonto un lápiz. La noche mola, mucho, y punto. Sin embargo, cada vez me encontrarás menos por los bares; de hecho estoy limitando mis salidas nocturnas a una al mes, así como consolación.

"¿¡Responsable al fin!?", preguntas, clavando en mi pupila tu pupila azul. Pues no, la verdad. Aunque más maduro y centrado que nunca jamás anteriormente en la historia de la Humanidad, sigo siendo la misma bala perdida.

Sin embargo, la mutación cuyo único superpoder que me ha otorgado es la supervelocidad de adelgazamiento y etereoicidad (bonito palabro) tiene una serie de posibles complicaciones que pueden verse agravadas por la ingesta inconmensurable de alcohol y otros psicofármacos; anarroseo del Medline:
  • Usted podría tener problemas oculares, como dificultad para ver (especialmente por la noche) y sensibilidad a la luz.. podría quedar ciego.
  • Sus pies y su piel pueden desarrollar úlceras e infecciones. Si usted tiene estas úlceras por mucho tiempo, su pie o su pierna posiblemente necesiten amputación. La infección también puede causar dolor y picazón.
  • ...puede dificultar el control de la presión arterial y el colesterol. Esto puede llevar a un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y otros problemas. Puede resultar difícil que la sangre circule a sus piernas y pies.
  • Los nervios en su cuerpo pueden sufrir daño, causando dolor, picazón y pérdida de la sensibilidad.
  • Debido al daño a los nervios, usted podría tener problemas para digerir el alimento que come y podría sentir debilidad o tener problemas para ir al baño. El daño a los nervios también puede dificultar la erección en los hombres.
  • El azúcar alto en la sangre y otros problemas pueden llevar a daño renal. Los riñones podrían no trabajar igual de bien como solían hacerlo y pueden incluso dejar de funcionar, así que usted necesitaría diálisis o un trasplante de riñón.
A esto hay que sumar el riesgo de posibles hipoglucemias, dado el descontrol que conlleva la noche. Unas galletitas encima siempre y tomar cada tres cubatas con cola sin azúcar uno con refresco normal. Y desayunar siempre al llegar a casa. Y dentro del descontrol, controlar siempre lo que el cuerpo te va diciendo.

Así que tras ser golpeado por la certeza de que ya no soy joven ni inmortal, de ser arrollado por una ola de viejuneidad, ya no salgo como antes, hasta el amanecer y más allá todos los fines de semana, ni quedo un sábado para hartarme a mojitos toda la tarde/noche; tampoco quedo varias veces a la semana a tomar algo por la noche, siendo de natural compulsivo de modo que nunca me conformaré con "tan solo una cerveza" y es algo que se sabe en todo el Universo conocido, pues mojar el pico es lo que tiene y en cuanto empiezo...

En fin, que podría ser peor, seguro. Mas resulta francamente jodío tener que controlarte cuando eres un fanático del descontrol. Al igual ha servido para sentar un fisco la cabeza o algo. Venga, buen fin de semana y tal.

Además, entre tú y yo, la vida en pareja elimina una de las principales razones para salir por la noche, la de ser cazado por simpáticas y atractivas señoritas (o señoras). Ya, no puedes tenerlo todo, que se le va a hacer.

Y por otro lado, aún hay quien te lo reprocha, el no salir. Ains, país.
Share/Save/Bookmark