10 de enero de 2015

Tiros en el pie empresariales

Apalabrados. Ese juego que es exactamente igual al Scrabble excepto en el nombre. Usualmente jugaba vía la aplicación del féisbuk, pues se veía mejor (cosas de la edad) y era mucho más cómodo que en la móvil. Hasta que en la última actualización eliminaron la posibilidad de jugar en silencio (inciso: odio los ruiditos de los juegos*; me parecen antipáticos y para alguien que tiene la música permanentemente puesta es molesto, al igual que las páginas con música y/o vídeos que empiezan solos. Exceptuando algunas en las que es perdonable, aunque sea muy mosqueante, las otras no las vuelvo a visitar más nunca jamás). ¿Resultado?: no he vuelto a jugar vía la aplicación del fb.

Al mismo tiempo actualizaron también los anuncios que ponían en la apli móvil. Antes muy ocasionalmente saltaba algún anuncio en vídeo; después casi el 100% de ellos eran vídeos de visionado obligatorio que duraban como 15 s. Tras el cabreo inicial, ya no sólo por la pérdida de tiempo y datos que suponen, sino también porque toman el control de mi puto móvil, he desarrollado la técnica para no verles ningún anuncio, ni vídeos ni de los otros. Porque los normales, los que no eran vídeos, dejaba que se cargaran bien y alguna vez incluso los leía, pues entiendo que vives de la publicidad. ¿Ahora?, ni los unos ni los otros, ¡ya no veo tus anuncios!

Avast. Un antivirus que fue definido como el mejor de los gratuitos durante mucho tiempo y que estuve utilizando ininterrumpidamente durante no me acuerdo cuantos años. Sin embargo, de pronto empezó a molestar; cada dos por tres salía una ventanita de "compra esto, mira lo otro, ¿sabes que somos los más chachis?" hasta que me cansé. Desinstalación al canto e instalación de otro que todas las comparativas ponen igual de bien en seguridad, el de microsoft. Que ya no sólo no da la lata en lo que es publicidad y autobombo, sino que ¡el portátil va mucho mejor!

Antes tardaba un huevo y parte del otro en encender/apagar. Ahora va como un tiro. ¡Ciao, Avast, que te vaya bonito!

Iberia. La filial barata de British Airways, otrora compañía de bandera de España(coño) y hoy al nivel (o peor) de RyanAir, de la cual ha adoptado prácticas. Resulta que ha implantado la facturación aleatoria; es decir, en principio a no ser que pagues (más) cuando factures on-line, los asientos se te asignan de forma aleatoria, de modo que es muy posible que tú y tu pareja viajen separados o que si vas con niños los pongan alejados de ti bastantes filas (no estoy hablando por hablar, me ha pasado lo primero y he visto en varios viajes lo segundo).

Curiosamente sólo me ha pasado al volver a Tenerife. Al salir desde aquí nos han asignado asientos sin problemas, a saber.

En este último viaje mantuve una conversación al respecto con el CM del twitter de Iberia:




Poco más puedo decir al respecto. Comentar que me han dicho que AirEuropa va muy bien, así que si el vuelo me sirve y el precio es relativamente similar ya sé con quien no voy a volar.

Es decir, con estrategias como éstas ¿realmente esperan las compañías que los que realmente mandamos, que somos nosotros, joder, compremos más? Supongo que alguno habrá, amante del látex y el sadomaso, pero uno ya está mayor como para aguantar tonterías.

Y no bebas CocaCola, hombreyá.

Y así entre tú y yo, vaya mierdas de dios y profeta que tienes si te necesita a ti para vengarse.

(*) A ver, si son juegos de matar y destruir, tipo hl2, pues sí que se le dejan los ruidos pues te dan pistas y crean ambiente. Si es el tetris o el que comento pues no. Además, ¿¡qué pasa con los que juegan en el curro, hombre!?
Share/Save/Bookmark