21 de diciembre de 2014

Volando voy, volando vengo.

Esta noche es el solsticio de invierno, el día más corto del año y cuando el sol realizará su trayectoria más baja en el horizonte. Así que mañana llegaré a Galicia, migración que realizo ya desde hace la friolera de un año (en esta nueva etapa, que ésa es otra historia), estrenando el invierno.

Foto de la trayectoria del Sol tal día como hoy, robada directamente de la página Astronomy Picture of the Day. Las explicaciones, más y mejores, allí.

Además ¡vamos a tener buen tiempo! Es decir, sí, es Santiago de Compostela en lo más frío del crudo invierno, vale, pero teniendo en cuenta que el año pasado disfrutamos de una ciclogénesis explosiva de ésas, en esta semana que andaremos por allí apenas lloverá y el viento será menor que en esta La Laguna City, lo que es un consuelo.

La temperatura va a ser un poco más baja. Un poco, vamos, que la mínima aquí será la máxima allí. Pero nada que no se pueda solucionar abrigándose un poco, ¡pero sólo un poco!, porque en los muchos inviernos que he pasado por esas españas(coños) como norma general he pasado más frío aquí. ¿Por qué? Porque allí hay algo que a estas Islas dejadas por la mano de Doraemon no ha llegado: la calefacción central. Así que sí, ponerse un par de capas pero tampoco muchas que luego hay que quitárselas.

Las temperaturas de la semana aquí. Tampoco es que sea lo de Canarias, sol y calor y tal. Bueno, es Mordor-La Laguna City. 

Las temperaturas por allá. No, no nevará, snif. Hace años que no veo nevar.

Por lo demás, a no ser que, cosa que dudo, encuentre alguno en el aeropuerto, esta vez se rompe una tradición milenaria. Por primera vez desde que tengo memoria viajo sin haber comprado el tradicional libro de viaje. Pero joder, estuve no en una, ni dos, ni tres, sino tres librerías sin ver ninguno que llamara mi atención. En fin, iré pertrechado con el último Mongolia y el e-reader, pero no es lo mismo. A ver si allí pillo alguno para al menos cumplirla a medias.

Y como soy una persona educada que se come todo lo que le ponen delante, me jartaré a marisco como es tradicional. Y vino, porque tampoco sé decir que no. Y patearé el casco viejo. Y todas esas cosas. Vamos, que espero no pasarlo mal y seguramente se cumplirá.

Así que tras la catarsis de primeros de mes, la actividad del blog será la habitual: reducida al mínimo. A no ser que me dé por escribir, que tampoco lo descarto. ¡Buena semana y pásenlo bien!, que yo intentaré hacer lo mismo. Y si ves a un Exseminarista por Santiago no dejes de saludarlo, no me seas tímido.
Share/Save/Bookmark