16 de octubre de 2014

Cosas de músicos

Uno de los músicos que más me gusta, como suena, no él así como persona humana con su cuerpo físico y esas cosas, es Jay-Jay Johansson, un sueco lánguido indie deprimente y con buen rollito, que no puedo dejar de recomendarte. Sus temas son eso, deprimentes, pero al mismo tiempo están envueltos en una música que evita que vayas a buscar la navaja más cercana para cortarte las venas.

A este respecto, cuando compartía casa con Rantamplán, Pitercantropus y el Dr. Octopus, hace ya demasiados años (¡15!), al primero le gustaba bastante mientras que a mí y al resto (o al resto y a mí, los burros delante para que no se espanten) nos parecía de un postureo llorica horrendo. Las vueltas que da la vida, hace relativamente pocos (años) una amiga me regaló todos sus discos (en formato digital, lo que antes eran las casettes grabadas pero en CD) y mi punto de vista cambió radicalmente. En fin, Rantamplán se rió bastante cuando se lo comenté.

Pues bien, hace el par de días, por su cumpleaños, Jay-Jay comentaba lo siguiente en su página de fb:
15 years ago today I made Believe In Us.
Alone in the studio I started in the morning with the beats,
added the bass and that Jungle Book flute, did sort of a rap
on the verse and improvised a chorus.
The song was finalized before going to bed that night.
It was my birthday, no cake, but it was a fantastic day indeed.
This was the last track we recorded for my 3rd album Poison,
and Believe In Us has become my most successful song, so far.
Vamos, lo que para la gran mayoría de nosotros sería un muy feliz cumpleaños (con el modo irónico ON). Todo el día en el estudio trabajando solo.

Sin embargo, estoy seguro que también sería un buen día para el par de amigos músicos (de los que componen y esas cosas de músicos), vamos no lo dudo. Y eso que parecen gente normal. Bueno, o no.

El tema al que se refiere, Believe in Us:


¡Buen día si eso! Que yo sigo por aquí, quemándome las pestañas, aumentando la presbicia (cosas de la edad y las mutaciones) y dejándome las huellas de los dedos en el teclado.



Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

Lillu dijo...

Espera, voy a por la navaja y vuelvo... :P

bsito

exseminarista ye-ye dijo...

Qué no mujer, que con esos ruiditos raros que mete se le quitan las ganas a uno de arrancarse las venas. Casi. XD

Salud y tal.