19 de agosto de 2014

Londres, día 8 (editado)

Cortito que ya estamos agotados. Paseo tempranero por los jardines de Kensington, vacíos, en dirección al Museo de Historia Natural.

Estatua de Moore (creo) con otra y el Palacio de Kensington al fondo.

El memorial de ¿Alberto? o alguien. Mi cabeza, que nunca fue gran cosa.


El Royal Albert Hall. Uy, mira, probablemente si fuera el Memorial de Alberto.

Gente gente gente, ¡¡niños!!, ¡¡¡dinosaurios!!! y más bichos. Imprescindible. A poder ser un día que haya colegio.

El diplodocus de la entrada. Poca gente porque llegamos pronto. Luego empeoró muy mucho.

Dodó. Está triste, seguro que pensando en su destino.

Ballena azul y otros bichos. La ballena es de mentira. Los otros están muertos.

Noodles para almorzar y al Museo de Victoria y Alberto, que está al lado. Interesante aunque tal vez un poco saturante, ¡demasiadas cosas!

Entrada al Museo de Victoria y Alberto.

Cartel de una exposición alternativa que tenían.

Y para volver al hotel paseo por Hyde Park. Lamentablemente lleno de gente. O lo contrario, ahí se ve la diversidad.

La charca de Hyde Park. O lago. O algo.

Patos que iban decididos a algún sitio.

Cenar, comprar souvenirs, hacer la maleta y a acostarse en breve que mañana tiramos.

Se quedan demasiadas cosas pendientes, algunas que queríamos hacer, otras de las que ignorábamos su existencia hasta llegar aquí, pero demasiados pocos días y eso que fueron bastantes. ¡Pal próximo viaje!

Y el hotel se sigue moviendo. O puede que sea yo.

Y Blogger, tu aplicación es caca de la vaca, a ver si la mejoras.

Buena noche si eso.

Share/Save/Bookmark