13 de agosto de 2014

Londres. Día 2 (editado).

A aprovechar el día. Levantarnos temprano,  adecentarnos, desayunar y a cumplir con el par de debemos.

Primero ir a por el London Pass así que aunque el metro es más rápido decidimos coger la guagua para ver la ciudad. Arriba, claro, que para eso somos guiris.

Ejerciendo de guiris en la guagua.

Inmediatamente después y como estaba cerca fuimos a cumplir con el segundo debe usted,  Forbidden Planet. Debimos imponernos serias restricciones, algún recuerdo, algún regalo, el tercero de la Obertura de Sandman que por Canarias no estaría hasta por lo menos octubre pero en la sección de libros y cómics fue un pasar corriendo desconsolado.  Muy desconsolado. Pero no, el peso en maletas es limitado y el dinero también. Pero joder, qué ganas de dejar allí el dinero. Y porque no tenían ninguna de las camisetas que quería en mi talla, cagontó, voy a tener que seguir buscando. 
Autorregalos frikis. Uno que fue comedido.

Y después nos enfrentamos por fin a los sitios turísticos,  Trafalgar Square, el Southbank, Big Ben, gente gente gente y más gente. Quien lo habría dicho, gente en Londres en agosto. Así que antes de seguir un descanso junto al Támesis.

El Támesis desde el los jardines de la Torre de Victoria.

Y después más callejeo, aproveché ya que estaba para reservar un pasaje en Virgin Galactic, seguimos pateando, policías prestándose a sacarse fotos (¿te imaginas a los  picoletos así?), piernas destrozadas, algún café, algún batido, quedar con Cattz, pasear aún más, cenar una rica pizza y buena compañía y al metro para por fin descansar. 

Si te sobran unos cuantos cientos de miles de euros puedes comprar el billete.

Policía castigado a que le saquen fotos.

Y como en eso estamos ya mañana si eso más. 


Share/Save/Bookmark