7 de mayo de 2014

Oiga, ¿es el enemigo?, que se ponga

Me imagino a Gila diciendo algo tal que así: "sí, mira, que íbamos a atacar esta tarde, ya, que te viene mal, que están limpiando los cañones y no se termina a tiempo, no, si lo entiendo, sí, si llamaba para ver si podíamos cambiarlo para mañana o pasado, nooo, que sí que queremos atacar, que por eso no sea, es que los soldados no han encontrado niñera y no van a dejar a los niños solos en casa. ¿Que conoces a una con buenas referencias? Pues mira, te lo agradeceríamos, sí, apunto, sí, vale, les digo que le llamen y te vuelvo a telefonear, a ver si al final podrá ser para mañana, vale, muchas gracias oye y cuida ese reuma, adiós. Hay que ver, que majo que es el enemigo".

Esta conversación de Gila nunca se dio pero podría haber sido si hubiera estado vivo en estos años (bueno, ésta no, una mucho mejor, divertida incluso) pues leo que han sido sancionados varios militares por no realizar servicios al no tener quien les guardara los niños o situaciones similares (en este artículo se quejan de eso).

Partiendo de un antimilitarismo utópico, es decir, preferiría que no existieran ejércitos pero la realidad actual me hace dudar de que esto sea realmente posible (dudo, siempre dudo de casi todo), al mismo tiempo me pregunto si cuando la gente se alista en un cuerpo militar se piensa que va a ser todo cobrar por no dar palo al agua. Efectivamente, la mayor parte del tiempo es así, no das un palo al agua, duermes en casa, cobras a final de mes y si no eres muy tonto igual hasta asciendes.

Si no eres muy tonto. Igual el haber bajado el nivel inteligencia para ser admitido tiene algo que ver con estas actitudes, bueno, lo dejo que me disperso.

A lo que iba. Obviando también el hecho de que quizás el ejército, dado que admite a todo tipo de individuos de los que la gran mayoría no siente los colores ni nada (¿o esto era para el fútbol?), sólo los de la cuenta, el ejército, digo, debería disponer de internados o guarderías para casos de éstos, dado que la sociedad ha cambiado ligeramente en los últimos años y ya no está formado por soldados de reemplazo (¡inútil, fui inútil!, qué alegría me llevé cuando me lo dijo el médico militar en toda la cara, casi le beso) o profesionales con mujer mujer, ama de casa que cuida a los niños, dado que esto no es así (o al menos lo parece), sólo puedo hacer una pregunta desde la curiosidad y el aprecio inexistente que les tengo:

¿¡Eres gilipollas o qué!? ¡Qué has firmado un contrato con un cuerpo militar, tontolhaba! Haberlo pensado antes.

Así que desde el respeto, ¡a mamarla, hombreyá!

Hala, el resto a pasarlo bien.
Share/Save/Bookmark