8 de marzo de 2014

Mis primeras croquetas han sido japonesas

Con 43 tacos entre pecho y espalda, cercano ya a los 44, nunca había hecho croquetas. Me "conformaba" con disfrutar de los tuppers llenos que me daba mi abuela (primero) y mi madre (después y ahora) y aunque soy de los que les gusta hasta la masa cruda tenía la percepción de que eran un coñazo de hacer, percepción no del todo equivocada, todo sea dicho.

Hasta ayer. Resulta que años ha me dediqué a comprar las dos colecciones de libros de recetas que publicaba El País, un periódico por aquel entonces semidigno aunque ya en clara decadencia, pero que aún no se había convertido en la basura que es hoy (sí, yo era de comprarlo y leerlo a diario). Alguna cosa había hecho pero por lo demás se quedaron ahí, haciendo bonito en la estantería y viajando de piso en piso.

Mas hace relativamente poco me ha dado por hacer al menos un plato por semana de uno de los libros. A mi manera, vamos, una vez al mes o así, pero lo estoy haciendo, primero Italia, luego México y ayer tocó Japón.

Así que me puse a ello y preparé un plato de tofu frito con salsa de soja (que soja es casi lo que menos lleva) y unas croquetas de papa, que ya imaginaba que siendo de papa no eran excesivamente tradicionales ni se daban mucho en el Japón medieval pero que me acaba de confirmar Loque (creo, que para nicks no estoy yo) que es un plato de ida y vuelta (como se dice de ciertos palos del flamenco), pues estas Korokke se supone son de origen ibérico.

Pero oiga, vienen en el libro titulado Japón, así que a mí no me mareen. Los ingredientes para 6 personas (que coman mucho y sólo las croquetas):

  • 3 papas grandes
  • 1 cebolla
  • 200 g de carne picada
  • Mantequilla
  • 1 huevo
  • Harina
  • Pan rallado
  • Pimienta
  • Sal
  • Aceite
¿Ves? Unos ingredientes tan de aquí hace que dudes mucho de su japonesidad, ¡pero están en el libro titulado Japón, hostiayá!

Al grano.
  1. Lavamos las papas y las ponemos a guisar, sin pelar, durante cosa de 40 min, más o menos. Vamos, hasta que estén hechas.
  2. En lo que salen las papas, picamos la cebolla muy finita (a falta de una katana o similar, es aceptable utilizar un picador; es más rápido y cómodo) y las rehogamos hasta que empiezan a transparentar. Añadimos entonces la carne picada, salpimentamos, mezclamos bien y lo mantenemos a fuego lento, revolviendo frecuentemente, hasta que la carne esté hecha. Como por arte de magia en todo este tiempo las papas ya estarán.
  3. Escurrir las papas y pelarlas. Machacarlas con mantequilla, para que liguen, las papas, hasta hacer un puré (y aquí me pregunto yo, ¿valdrá puré de papa de bolsa?, no sé yo, si pruebas me lo dices).
  4. Mezclar bien la carne con el pure y dejarlos enfriar.
  5. Preparar las croquetas, de modo que tengan forma oblonga (más largas que anchas, jeje) aplastada, no sé, como una oblea. Dicen que como 6 cm en el eje grande por 1 de altura. Del eje pequeño no dicen nada, pero eso, oblongo.
  6. Una vez moldeadas, pasarlas primero por harina, luego por huevo batido con un poco de agua fría y por último por el pan rallado (la harina-huevo-pan se te pegarán en los dedos hasta que parecerá que tienes unos dedales, es divertido pero un coñazo; dicen que no pasa si te untas los dedos con aceite, pero no sabría decirte, lo acabo de leer).
  7. Se fríen en abundante aceite muy caliente hasta que se doren y se dejan escurrir en papel de cocina antes de comer.
Y ya está. Cuando las moldeaba dudaba mucho pues tendían a perder la forma al pasarlas por el huevo, pero una vez se secaron un fisco ya con el pan rallado no sucedió. Se frieron tal cual y quedaron ricas ricas y con fundamento.

Y tengo dos tuppers congelados (sin freírlas) para llevarme al curro de vez en cuando (supongo que no les afectará la congelación muy mucho). Y bajarle uno a la Exseminaristamadre, en justa y puntual compensación.

Hala, buen finde y eso.

Share/Save/Bookmark

6 comentarios:

Lillu dijo...

El puré de sobre es mucho más cremoso, creo que perderían la gracia haciéndolas con él. Y sigo pensando que con forma de bolita serían más japonesas que alargadas :P

saluditos

exseminarista ye-ye dijo...

La próxima vez será oiga ;)

Salud y tal

JuanRa Diablo dijo...

Bueno, pues si están ricas (o licas) qué más da si son niponas o de Albacete.
Admiro tu arrojo y valentía. Yo, con 4 años más que tú, aún me da perezaca seguir una receta. Si tengo mucha hambre y no hay nada me apaño con el "pan y pillao" que dicen en Yecla (pan con lo primero que encuentres, jaja)

Un saludo

exseminarista ye-ye dijo...

Pues no sé, mucho arrojo y valentía tampoco, sólo hay que seguir la receta que por norma general te lo pone todo simple y sencillo (bueno, gran parte de mi curro es igual y el biólogo de poyata que diga lo contrario miente: seguir la receta).

Yo fui así durante muchos años hasta que pillé una anemia que pa' qué. Ahora prefiero cuidarme mejor.

Aunque claro, puestos a preferir prefiero que cocinen para mí, bien en casa, bien fuera. Lo que no quita que de vez en cuando me apetezca cocinar, oye.

Venga, salud y saludos.

loquemeahorro dijo...

Lamento decir que yo no soy la Loque te habló de esas croquetas y su origen hispano, sobre todo porque no había oído hablar de ellas hasta ahora.

Yo tengo ese libro de Pasta que creo que tiene todo el universo, que es de El País también.

Y sí, yo también recuerdo cuando era un periódico (y no lo que sea que es ahora). Será porque somos de la misma quinta (¿cosecha del 70?)

exseminarista ye-ye dijo...

No, ya sé que no fuiste tú, es un amigo y coautor del extinto blog "Mentiras, malditas mentiras y estadísticas", pero no me acordaba/acuerdo de su nick, si era Loque o Locke. Será el último.

Exactamente, cosecha del 70, la mejor cosecha del siglo pasado. Siglo pasado, que mayor me hace sentir cuando lo pienso de verdad. Menos mal que raramente lo hago. Pensar, digo :D

Salud y saludos.