31 de diciembre de 2013

Canarias, eterna primavera

Como ya sabrás, porque lo dije hace cosa de una semana y lo twitteé hasta la saciedad, acabo de pasar una semana entera por motivo festivo-conyugales en una de las ciudades (y sus alrededores) que más disfruto y me gustan, Santiago de Compostela. Se cumplieron todas las espectativas, así que no me quejo: comí marisco, mucho, paseé por el casco antiguo, muchísimo, y pasé frío y nos llovió, hasta para decir basta, lo que me mola bastante (¡ciclogénesis explosiva, el horror!).

De vuelta a esta ciudad de La Laguna en las cálidas Canarias hay cosas que echo de menos, algunas, pero la principal es la calefacción. Porque pasé más frío en casa anoche que en Santiago toda la semana anterior. 10ºC de diferencia entre ambas a la misma hora de la noche pero un mundo en calidad en el hogar.

Y eso que mi casa es nueva, bien aislada, cómoda. Pero sin calefacción. En estas Islas parece que los constructores pensaron (si es que lo hacen) "son las Canarias, qué coño va a hacer falta" y te construyen igual a nivel del mar, con una temperatura media de 22ºC, que a 700 m de altitud, donde lo normal son los 15ºC o menos. Y a nadie se le ocurre poner calefacción central (bueno, sé de un edificio en esta ciudad que tiene; uno y no más).

Así que aquí estoy, a miles de kilómetros hacia el sur, con un par de horas más de luz al día y pasando más frío que allá arriba, en ese país seminórdico que es Galicia. Ains.

Y por lo demás, pues lo normal, que te voy a contar:

 Frío.

 Gallegueidad rural.

 ¡Navajas! Y demás marisco que no sale en la foto.

El Obradoiro de noche.

Santiago, eso sí, muy apagada. Apenas luces, daba hasta miedito pasear por el casco antiguo de noche (después de las 1800). Y por el nuevo. El pensamiento de ahorro cortoplacista típico: ahorramos en luces. Pero claro, como no irá gente a pasear ni ver las luces se gastará (e ingresará) menos. Idiotas, estamos gobernados por idiotas en todas partes.

En fin, que si no me da tiempo de escribir el post que quiero a lo largo del día, ¡feliz 2014! O algo. Y pásenlo bien y tal.
Share/Save/Bookmark