9 de julio de 2013

Un viaje de ida y vuelta

O de como me mosqueo cuando me hacen publicidad engañosa y ya no paso ni una.

En su momento yo tenía una cuenta corriente, más bien tirando a vulgar, en una caja de origen catalán que ahora es banco, llamémosla la Cacha para no hacerle publicidad a la Caixa. Y no me iba mal. No me cobraban nada y todo era muy bonito (hasta me regalaron un paraguas y todo). Pero resulta que compró a una caja de las de aquí, empobrecidas gracias al pelotazo y la corrupción política, principalmente de Coalición Canalla y sus amigos, llamémosla CajaCanallas, y de buenas a primeras empezaron a cobrarme por todo. Decían que bastaba con que domiciliara uno o dos recibos y dejarían de cobrar, pero soy antidomiciliaciones, primero, y segundo lo único que podía domiciliar es el seguro del coche, ¡qué ya lo estaba pero no valía! Teléfono de recarga, luz y agua las paga el casero y yo se las pago y así. Y me dije, ¡hasta aquí llego, hombreyá, encima que juegan con mi dinero durante los 3 días que dura en la cuenta tras ser ingresado van y me cobran, a mí, un excelentemente pobre cliente desde hace décadas!

Así que mosqueado hice una pequeña encuesta a mi alrededor y me decidí a trasladar la nómina a un banco de origen holandés y color muy chillón, digamos naranja, con una fuerte presencia publicitaria, llamémosle HMF (si lo hicieron con HAL yo puedo con ellos, ¿no?*), por no llamarlo ING, que pintaba muy bonito.

Dos meses he durado o menos. Te vendían que podías sacar dinero gratis en cualquier cajero 4B pero lo que realmente significaba es que podías sacar dinero en algún cajero 4B. Concretamente uno en toda La Laguna City y a partir de ayer ni siquiera en ése. Preocupado porque podía ser un problema de la tarjeta me dijeron que bueno, podía ser, que había cajeros más antiguos con los que podía tener problemas, pero que ¡¡algunas entidades no estaban aceptando las tarjetas de HMF!! A ver, bonita, algunas no, me recorrí un día los 13 cajeros 4B del centro y alrededores de La Laguna (sí, los conté) y, lo dicho, sólo uno la aceptaba, en pretérito imperfecto (no era la tarjeta, pues aparte de sí servir para pagar (sí, vale, ahí se usa el chip, pero sigue leyendo) normalmente se realizaba toda la operación hasta el momento de dar el dinero, momento en el que saltaba un "operación cancelada", sin más excusas, o un no menos sencillo "no se ha podido contactar con su entidad").

Y sí, he dicho "me dijeron" porque en dos ocasiones no he tenido otra opción sino llamar por problemas varios y el monto total de las llamadas en conjunto supone más de lo que la primera banca me había cobrado en comisiones durante 6 meses.

La tarjeta de débito estaba pagada durante todo el año, la de la Cacha, y aún no había cerrado la cuenta pues no había trasladado el seguro y en buena hora, pues he tenido que llegar al esperpento de tener que hacerme una transferencia a la cuenta original para poder sacar dinero.

Así que bonitos (porque el naranja es un color muy mono), sólo estaré/he estado con ustedes una nómina pues ayer mismo abrí una cuenta electrónica de los de la Cacha esos, que tampoco cobran comisiones, he dado orden de que me hagan allí los ingresos, en breve cerraré las otras y hasta luego Lucas, que a estas alturas de la película no estoy como para que me tomen el pelo y eso que aún lo tengo todo.

Ja, en cualquier cajero 4B, decía, ¡a mamarla hombreyá!, desde el mosqueo se los digo.

(*) Sí, lo sé, hay quien dice que HAL es el acrónimo de no me acuerdo qué, pero yo me quedo con la opción de IBM.
Share/Save/Bookmark