19 de marzo de 2013

Estrés en El Hierro

Sí, como lo has oído, debo confesar que he sufrido estrés en la Isla del Meridiano. Pero empecemos por el principio.

Recientemente estuve de microvacaciones con buena compañía en El Hierro, la más pequeña y alejada de la Metrópoli de todas las Canarias. No voy a contar aquí lo bonito que es todo, lo bien que lo pasamos y lo tranquila y recomendable que es una visita a esta Isla, no, ésa no es mi labor, otros mejores que yo lo han hecho y lo seguirán haciendo.

Como bien saben todos yo si por algo me caracterizo es por fijarme en la chorrada o en lo estúpido, que de eso sé mucho, así que si buscan una entrada de las de "y lo que no te puedes perder...." vayan desfilando, que yo de eso no hago o al menos no mucho.

Me voy a fijar en el detalle final que hace que de la Isla te vayas estresado tras haber pasado un largo periodo de tranquilidad; no es algo que sólo me haya pasado en este último viaje, no, en los dos anteriores lo sufrí por igual y se dio en el momento de embarcar en el aeropuerto.

Si no has estado en el Aeropuerto de El Hierro te lo describo con una sola palabra: mínimo. Tiene una sala de embarque con una puerta y una de desembarque. El guardia civil (sí, el) llega poco antes de que salga el vuelo, los mostradores de facturación no se abren hasta una hora antes de que salga y así sucesivamente. Pequeño pequeño.

Así que llegas, facturas (o sacas la tarjeta de embarque), te tomas algo (si quieres) y te dices "pues para no andar con prisa paso ya el control de seguridad", lo lógico, ¿no? Pues no, porque éste está cerrado. ¿Cómo que el control de seguridad está cerrado?, preguntas, clavando en mi pupila tu pupila azul.

Pues sí, resulta que el control de seguridad se abre en el mismo momento en que llaman para el embarque. ¿Cuál es el resultado invariable? Que se apelotona la gente, lo pasas a empujones prácticamente (los que sufro, que yo antes de ir a por las bandejas de plástico ya me he quitado todo lo de metal; no entiendo a la gente, por no llamarlos de otro modo, que esperan a hacerlo justo en el último momento), soportas la mala leche del picoleto y sujetándote los pantalones, con el billete y el DNI en la boca, la chaqueta bajo el brazo y arrastrando todo lo demás pasas el control de embarque y andas hasta el avión. De verdad, tienes que sufrirlo, es más que estresante.

Yo me pregunto si es tan difícil, sabiendo como saben perfectamente cuando va a llegar el avión que saldrá (porque es aterrizar y despegar sobre la marcha), abrir el control de seguridad como 15 minutos antes de que abran el embarque. No sé, señores de AENA, lo veo sencillo sencillo.

Existe una posible explicación y es que el guardia civil y los seguritas se aburran. ¿Cuántos vuelos son, 4 ó 5 al día?, pues se divierten durante esos 10 minutos de estrés y después vuelven a la rutina.

O igual es que lo hacen adrede, para que te acostumbres al mundo real de ahí fuera tras tanto tiempo de relax, que también puede ser. Pero no sé, sería demasiado inteligente.

Pero eso sí, si tienen oportunidad no dejen de visitar la Isla, se los recomiendo de verdad de la buena. Tranquila y hermosa.

¡Y encima se acaba de reiniciar (o al menos eso parece) el proceso volcánico! Joer, es que lo interesante siempre pasa cuando me acabo de ir de las fiestas.

Salud, saludos y buena semana y tal.
Share/Save/Bookmark

5 comentarios:

Biónica dijo...

No sé si me dejaré caer otra vez por esas islas. Estuve en Tenerife, y bueeeeno... quizá era la mala compañía que llevaba xD.
Si vuelvo, me gustaría visitar El Hierro :-) recomiendas algo más, ya que estamos?

Lillu dijo...

Totalmente de acuerdo con ese momento de estrés innecesario. Con un poquito más de organización lo harían más llevadero, pero quizás sea lo que dices de que se aburran y necesiten ese momento de acción en su jornada diaria XD

bsito

exseminarista ye-ye dijo...

-Biónica: uf, me pones en un brete. De entrada, una mala compañía hace que le cojas manía a un sitio, eso es cierto y lo sé por experiencia, ¡pero no dejes que eso te pueda!

¿Islas? Ya puestos te recomendaría visitarlas todas aunque puestos a elegir (por tiempo y dinero, claro), lás más recomendables para turismo de trekking/monte/verdor/belleza y descanso son las occidentales, La Palma, Gomera y/o Hierro. Son las menos pobladas, mejor conservadas, más tranquilas y más verdes y en las dos primeras hay parques nacionales para perderte.

Para turismo de trekking/playa/cultura Tenerife sin duda. También con un parque nacional aunque en éste al ser de montaña te puedes perder menos (el Teide lo ves por todas partes :-D ).
Bueno, venga, vale, para este tipo de turismo también puedes ir a Gran Canaria, pero está más poblada aún (Tenerife también) y más degradada si cabe. Eso sí, Las Palmas es más capital que Sta. Cruz, aunque lo cultural ahora que el ayuntamiento lo lleva el PP está casi muerto.

Y si lo que quieres es playa pura y dura, sin duda Lanzarote y/o Fuerteventura.

¡¡Puedes elegir para 5-7 viajes casi completamente diferentes!! ¡Anímese, paya!

-Lillu: es lo que he llegado a pensar, pero dan ganas de darles con la porra, la verdad.

SAlud y saludos.

JuanRa Diablo dijo...

¿Y no hay un buzón de sugerencias para escribir:

Señores competentes del aeropuerto de El Hierro. Si ustedes quieren que el turismo de la isla repita visita, eviten el estrés del embarque (o en su defecto, repartan Tranquimazines)

Si alguna vez visito esa isla y su miniaeropuerto ya te diré si mejora la cosa :D

exseminarista ye-ye dijo...

Pues mira que no se me ocurrió y eso que no me cogió de nuevo. Antes, claro, porque después no hubo tiempo :-P

No sirve para nada, pero sí que se lo twitteé a AENA, mas que sea para quejarme con alguien.

Salud y tal y ¡no dejes de hacerlo!, de visitar la Isla, claro.