12 de febrero de 2013

Resumen de carnavales

Sinopsis extrabreve: Carnaval 0 - Pereza aislativa 4.

Desarrollo posterior: para ser sinceros, sólo me había planteado salir dos días de este fin de semana, el sábado, tranquilo, sin bajar a (la pérfida) Santa Cruz y ayer lunes de carnaval, en que sí tenía pensado bajar y hasta el domingo lo tenía claro, con cierta ilusión.

El sábado fue el día que más cerca estuve. Ya disfrazado nos dio por comer algo antes de salir de casa. Tras acabar miré a M., que estaba sentada al lado (ella de paisano), y le comenté "¿Y si nos quedamos en casa y vemos tal peli?", "por mí" respondió ella (o algo así). Y a los 5 minutos estábamos en pijama bajo la manta.

Ayer, ayer no lo tenía tan claro, o más bien sí. A eso de las 7 de la tarde repetía, cuando me preguntaban, que las posibilidades eran 50-50, pero sabía perfectamente que a las 2030 estaría leyendo, jugando apalabrados y viendo el Intermedio, tumbado de nuevo bajo la manta. Como al final pasó. Y eso que los invitados que tengo en casa insistieron en que saliera, que me lo iba a pasar bien y tal. Y seguro que sí, pero no.

Aún queda piñata y la verdad es que me apetece salir, pero también me apetecía hacerlo este fin de semana así que no pongo la mano en el fuego.

¿Abuelización degenerativa, efecto secundario de la hiperglucemización, uno que ya no es el que era y nunca fue gran cosa? ¿O es que he descubierto las ventajas de la sobriedad y la continencia? No, esto último no, seguro. De lo anterior dudo un poco más, pero tampoco contribuyen en exceso.

Se trata más bien de que estoy inmerso en un proceso de autistizamiento, bomito palabro. En estos momentos si me das a elegir entre socializar y tomarme un vino y un peta en el sillón con la única compañía de mi gata y un libro, elegiría sin duda lo último. De hecho es lo que llevo eligiendo de unos meses para acá.

¿Bueno o malo? Pues probablemente ni una cosa ni la otra, pero si a esto le sumamos el que trabajo prácticamente solo, con contadas excepciones, igual no me vendría mal interaccionar más, pues mis contadas habilidades sociales están desapareciendo a pasos agigantados.

Pero no me apetece. Por varias razones, analizadas hasta la saciedad, que otra cosa no pero uno de mis superpoderes es el de comerme el coco. Pero se resume en eso, en que no me apetece.

A ver si me reinvento o algo.

Salud y saludos. Y buena semana desde este martes que se cree domingo, que para eso aquí es festivo.

Pdta.: sí, otra entrada cansina, qué le voy a hacer si así  también soy yo, lalalala
Share/Save/Bookmark