5 de enero de 2013

Venga, voy a ser original, propósito (único) de año nuevo

Uno es razonablemente feliz. Con achaques de la edad, con algún apurillo económico actual y transitorio (yo que había conseguido ya no llegar a fin de mes, sino incluso ahorrar, ¡gracias Mariano! Y tus muertos), pero sin dejar que me superen aunque a veces pueda parecer que me esté quejando todo el día (gruñón, dicen, grrr). Dejar de fumar no quiero por ahora. Hacer deporte está sobrevalorado y ya estoy suficientemente delgado (poco menos de 70 para 188 creo que está bien). Así que no pienso ni pasar cerca de un gimnasio. Y así podría seguir tachando ítems de las listas ajenas de propósitos. Sólo tengo uno, no muy sencillo dada mi particular idiotasincracia, pero que me creo capaz de llevar a cabo.

Así que para este 2013 que acabamos de empezar a sufrir lo único que quiero hacer es rayarme menos. No de aquella manera, que ya lo hago incluso demasiado poco, no, será que me estoy haciendo mayor. Quiero trabarme menos, dejar que las cosas me resbalen cada vez más. Porque esto, dejar que ciertos temas me afecten demasiado, acaba por no ser sano.

Por lo tanto en eso me pongo, en cubrirme con un manto de resbalabilidad que haga que cuando diga "me la sopla, a mí plin" lo diga de verdad.

Y como a caminar se aprende andando en eso me pongo. Venga, mañana empiezo que hoy ya llego tarde.

Y poco más, que les dejen mucho los reyes-que-(ATENCIÓN SPOILERS)-son-los-padres-o-las-parejas. ¿Me traeran la guillotina y los cuernos de chivo con munición para el par de años que pedí? Ay, qué nervios...



Share/Save/Bookmark