19 de diciembre de 2012

¡Huid, insensatos!

Voy a ver si aprovechando estas jornadas de vacaciones le doy un acelerón a la cosa esa de leer. Como cambian los tiempos, ¿recuerdas cuando con esta bonita y engalanada excusa del solsticio de invierno era todo él una continua fiesta? Tiempos de decadencia y desfase, como molaban. Eso sí, si te acuerdas házmelo saber que yo lo tengo más bien borroso todo.

#52 J.R.R. Tolkien- El Señor de los Anillos I

Como ya dije anteriormente ya le iba tocando, ya lo echaba de menos. Y como siempre el 10 no se lo quito oigausté.

#53 Joss Whedon, Brett Matthews, Will Conrad y Laura Martin - Those left behind

Con el fin de completar los abundantes huecos dejados tanto en la serie Firefly como en la peli, Serenity, se lanzaron una serie de cómics que completarán la trama, tanto la anterior a la serie (por ejemplo, ¿quién era el predicador antes de ser predicador?) como intermedias a la serie y la peli.

Este primer número aborda el momento inmediatamente posterior a la serie. No, no puedo decir lo de la contraportada porque Lillu me los pasó en formato digital. Pero sí les puedo contar que en el cómic se mantienen los personajes de la serie y que se deja leer, está bien. Aunque ahora estoy con el segundo me atrevo a pronosticar que los fans nos quedaremos con ganas de más, como siempre. Venga, un 7,5.

#54 Harpo Marx - ¡Harpo habla!

De la contraportada:

"Ha llegado el momento de echar a volar la imaginación, tumbarme al sol, quitarme los zapatos y, por fin, hablar." Con estas palabras, Harpo Marx, el famoso hermano mudo, rompe su silencio en unas conmovedoras y delirantes memorias escritas con el inimitable sentido del humor de los Hermanos Marx.

Harpo relata en estas páginas su infancia en el Nueva York de principios del siglo XX, donde fue expulsado de la escuela y tuvo que aprender por sí mismo; la historia de su estrambótica familia; la precariedad de los inicios de su carrera artística, y el éxito en los años dorados de Hollywood.

"Estas memorias, cargadas de melancolía por narrar la vida de personajes que se mueven en un tiempo cada vez más lejano al nuestro, mantienen la sonrisa del lector en todo momento... Al cerrar este volumen que encierra una vida tan rica de aventuras lo que desea el lector es colarse en sus páginas, vivir en ellas, aceptar la existencia como un juego que uno no ha de tomarse demasiado en serio", Elvira Lindo.

Primero de todo, no fue expulsado de la escuela (a ver, de nuevo, comentadores, que se lean el libro, ains). Por lo demás, aunque no suelo ser dado a biografías esta autobiografía es una de esas que recomiendo. Como bien dice Elvira Lindo a pesar de ser en gran parte dramática, al menos en las circunstancias que Harpo relata, no dejas casi nunca de sonreír y de vez en cuando te ríes a mandíbula batiente (¿se decía así?).  Y hasta aprendes en lo personal, que es mucho más de lo que suele suceder. Así que venga, un 9 ó así.

Bueno, sigo pereceando por aquí. Salud y saludos y cualquier cosa, silben.
Share/Save/Bookmark