31 de diciembre de 2012

Cerrando el año

Pues oiga, que esto se acaba, hoy es el día en que cambia el año y en el que con esta tonta excusa vamos a celebrar y comer y beber y comer churros al amanecer. O algo. Así que para dejar las cosas cerradas te diré que los últimos libros (las cosas ésas con páginas, letras y a veces dibujos) en caer son:

#60 Tian - El año del conejo 1. Adiós, Phnom Penh.

De la contraportada:

Phnom Penh, abril de 1975. Los jemeres rojos toman la capital camboyana y se alzan con el poder. De repente los pobres comienzan a movilizarse en el campo tratando de sobrevivir, y poco a poco van tomando conciencia de lo que significa esta revolución. Si ellos creen que su vida nunca será la misma, aún están lejos de imaginar la tragedia de su país...

Tian cuenta, mediante una narración sensible, pero a su vez objetiva, la historia de su familia y la vida de los camboyanos durante la dictadura de los jemeres rojos.

Interesante cómic de un momento histórico, de un genocidio, aún muy poco conocido en occidente (cómic de ida y vuelta porque se lo regalé a M. por su cumple, semiautorregalos, jeje). A la espera estoy (estamos) de que salga el siguiente volumen. Un 8 que le doy.

#61 Arturo Pérez-Reverte - El asedio

De la contraportada:

Cádiz, 1811. España lucha por su independencia mientras América lo hace por la suya. En las calles de la ciudad más liberal de Europa se libran batallas de otra índole. Mujeres jóvenes aparecen desolladas a latigazos. En cada lugar, antes del hallazgo del cadáver, ha caído una bomba francesa. Eso traza sobre la ciudad un mapa superpuesto y siniestro: un complejo tablero de ajedrez donde la mano de un jugador oculto -un asesino despiadado, el azar, las curvas de artillería, la dirección de los vientos, el cálculo de probabilidades- mueve piezas que deciden y entrelazan el destino de los protagonistas: un policía corrupto y brutal, la heredera de una importante casa comercial gaditana, un capitán corsario de pocos escrúpulos, un taxidermista misántropo y espía, un curtido guerrillero de las salinas y un excéntrico artillero francés a quien las guerras importan menos que resolver el problema técnico del corto alcance de sus obuses.

El asedio narra el pulso asombroso de un mundo que pudo ser y no fue. El fin de una época y unos personajes condenados por la Historia, sentenciados a una vida que, como la ciudad que los alberga -una Cádiz equívoca, enigmática, sólo en apariencia luminosa y blanca-, nunca volverá a ser la misma.

Le encuentro un par de peros. En ocasiones es exageradamente recargado en lo que a descripciones se refiere. Además tiene un punto paranormal (¿para-anormal?) que no me gusta nada. Pero a pesar de esto es una novela muy interesante y con la que aprendes algo de historia, como siempre pasa con Pérez-Reverte, y que entretiene bastante, así que el 8,5-9 no se lo quita nadie.

#62 Isaac Asimov - Hacia la Fundación

De nuevo me apeteció releer algo de Asimov y lamentablemente sólo tenía este título en casa, debo recuperar los otros cuanto antes. Lamentablemente porque de la serie de la Fundación éste es sin duda el peor, al menos para mí, oiga. Le apruebo por los pelos y porque es Asimov, porque si hubiera sido otro... Un 5 venga.

En resumen, un año bastante menos variado de lo que suele ser habitual en lecturas. Por varias razones, pero  que se resumen en una: menos tiempo libre. Trabajar quita tiempo. ¡El smartphone quita un tiempo de narices! Y tener pareja, aunque no quita tiempo, sino que te da otras cosas, sí que también hace que se lea menos. Pero bueno, 62 libracos tampoco está mal del todo. Propósito de año nuevo: leer más y perder menos el tiempo. Éste es de los fáciles, a ver si lo cumplo...

¡Feliz 2013! Y que Doraemon nos coja confesados, je.


Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

ANuRa dijo...

Feliz entrada de año, Ex! No voy a soltar el topicazo de que no te atragantes con las uvas que aûn alguien me contestarâ que con la que viene mejor que nos atragantemos. Nos leemos!

exseminarista ye-ye dijo...

¡Gracias niña, e igualmente! Yo a ver si te leo más, digo... ;-)

Beso y buen año. Y salud.