16 de octubre de 2012

Librillos, pero no para fumar (y una perra de música)

Esta vez sí que sí que me hecho el firme compromiso de no beber más, no, éste no, éste mañana, de dejar de fumar, ¡vamos, hombre, pa dos vicios que tengo!, bueno, quién dice dos dice cinco o seis, no vamos a negarlo. A ver, por donde iba, sí, que estoy empezando a eliminar libros de la cola y hasta que ésta no se reduzca a, digamos, diez, no empiezo ninguno nuevo. Jurado.

Sí, claro. La culpa la tiene Vespinoza que va y te presta un libraco de los gordos, el Danza de Dragones, y tienes que dejar de lado otros. O no, porque avanza por la derecha uno que tenía por ahí. Y resulta que en un programa semichorra donde destripan y "spoilean" todas las obras o casi de algún autor (La ciencia de la ciencia ficción o algo así, llevado supuestamente por el de Prometheus*) hablan de Asimov y te apetece leerte algo de él, y de repente piensas que ya es hora de hacer tu visita casi anual a Dune y te vas de viaje y, claro, tienes que pillarte el tradicional libro de viaje, y...Vamos, que me extraña que haya acabado algo :-P

Así que venga, por riguroso orden de finalización:

#40 Frank Herbert - Dune

No voy a decir lo de la contraportada porque es una relectura. Por eso mismo no es que lo recomiende, ¡tienes que habértelo leído, alma de cántaro!; en mi caso es de obligada visita cada año o cada dos. Vamos, que el 10 le doy siempre.

#41 Stanislaw Lem - Diarios de las Estrellas

De la contraportada:

"Los viajes de Ijon Tichy son fascinantes, irresistibles, aun cuando (o precisamente por ello) su omnipresente humor provoque más desazón que risa." Carlo Frabetti.

Considerada casi unánimemente la obra maestra de Lem, y descrita a menudo como una comedia cósmica en el escenario de un universo desbocado, Diarios de las estrellas narra las aventuras de un cosmonauta dedicado a la interminable tarea de explorar y modificar las estructuras, tanto cosmológicas como cronológicas, más sorprendentes e insólitas.
Compuesta de una primera parte de Viajes y una segunda de Memorias, estos Diarios de las estrellas son probablemente la mejor muestra de la aguda e ingeniosa crítica al antropocentrismo que caracteriza las mejores obras de uno de los grandes clásicos europeos de la ciencia ficción.

Stanilaw Lem (1921-2006) publicó su primer relato, en una revista juvenil, después de la segunda guerra mundial, pero fue sobre todo a partir de la década de 1950 cuando se ganó la admiración de los aficionados a la ciencia ficción, gracias a títulos como Diarios de las estrellas (1957), Edén (1959), Memorias encontradas en una bañera (1961), La voz de su amo (1961), Solaris (1961), El invencible (1964)... Su obra ha sido traducida a más de cuarenta lenguas y ha vendido casi treinta millones de ejemplares en todo el mundo.

Mira que a Lem lo había leído pero desconocía por completo esta obra. Y así habría seguido, en la ignorancia, si no hubiera sido porque el Friki (¡no me acuerdo de tu nick! Tanto tiempo sin usarlo...) me la recomendó cuando fui a comprar el libro de viaje último. Excelente elección, la verdad. Delirante, entretenida, muy buena ciencia ficción clásica. No dejo de recomendarla, oiga, un 9 ó así que le daría.

Y poco más, que ya van siendo horas. Sólo un toque musical, pues hoy he descubierto e incorporado a mi discografía a la banda Band of Horses, en concreto su disco Mirage Rock de este mismo año. Así que aquí les dejo un temita de dicho disco para que lo disfruten o algo.


Venga, buena semana y eso y a cuidarse.

(*) Sí, vale, alguna otra hizo, lo sé.... XD



Share/Save/Bookmark

4 comentarios:

Lillu dijo...

Band of Horses mola mucho :) Yo estuve enganchada mucho tiempo con esta canción:

http://youtu.be/S_-WmlI0wgQ

bsito

exseminarista ye-ye dijo...

Pues para variar no los conocía de nada. Seguiré buceando en su discografía, a ver... :-)

Salud y tal.

reptil dijo...

Échale un vistazo al LP "Infinite Arms" tiene un puñado de buenas canciones.

exseminarista ye-ye dijo...

Lo apunto y escucho sin falta, ¡gracias no tan joven señor! :-)