8 de octubre de 2012

Dos motivos por los que nunca nunca debes comprar una funda de edredón negra

Una funda de edredón de color negro mola, es cool, bonita, viste y combina. Si, como es mi caso, tienes sábanas de colores (varios juegos, claro), da un contrapunto cromático bastante agradable. De entrada y de verdad de la buena te la recomendaría.

Lamentablemente la vida de soltero disoluto tiene un final y llega el día en que entra en tu vida una bestia peluda. Bueno, vale, el final llega más tarde pero la entrada de un lindo minino (o perro para los que gusten de esos animales babosos; ¿no pensarías que estaba hablando de una pareja, no?) marca una clara línea de cambio. Primero, porque adquieres una responsabilidad que antes no tenías, no puedes desaparecer de casa durante 4 días porque tienes un bicho al que cuidar, ni puedes montar un after hour día sí y día también, pues le crearás un trauma al animalito que no sabes tú.

¡No todo es negativo, que quede claro! Todo lo contrario, aporta más de lo que quita, incluso (o sobre todo) a la hora de obtener compañía femenina. Pero una cosa está clara: olvídate del negro. Y esto se va a aplicar a tu vida de ahí en adelante, porque cambiará tu estado civil, pasarás a poner "es complicado" en el facebook por no poner otra cosa que siempre corta más, te mudarás a la lejana Carp-Athia, pero lo que nunca nunca va a cambiar es la extraña atracción que sienten los pelos de tu bicha hacia toda tu ropa negra (y/u oscura).

En la ropa en sí siempre podrás hacer algo, pues para eso están los rodillos adhesivos que eliminan todos los pelos. Tienes que saber pasarlos, eso sí; de nada sirve eliminar todo rastro de blanco de tu camiseta preferida del Doctor Who si luego vas a estar 10 minutos más por casa recogiendo el portátil, preparando la comida, etc... No, tienes que dejarlo todo acabado y las cosas junto a la puerta para pasar el rodillo y salir disparado. Si tardas tan solo un minuto tendrás que pasarlo de nuevo, créeme.

Pero con la funda del edredón olvídate. Gastarías miles de millones de rollos para conseguir nada. Sale de la lavadora ya con bastantes pelos de gato y si éstos no son muchos en breves minutos tras su colocación ya estará llena, porque ¿sabías que los gatos sienten la profunda necesidad de ponerse encima de la ropa limpia? Debe de ser algo genético o yo qué sé...

Así que tu funda de edredón preferida pasa a ser de forma casi inmediata a una funda intermedia entre otras de colores más alegres y, eso sí, más sufridos y donde se disimule más. Porque tenlo claro, sólo será eso, disimular, pues estar están ahí, siempre atentos, siempre dispuestos a pegarse a cualquier cosa oscura que tengas.



Share/Save/Bookmark

5 comentarios:

alejandro dijo...

estas marujo total

exseminarista ye-ye dijo...

De vez en cuando me da por ahí... :-P

Salud y tal.

Anónimo dijo...

Un guante de goma va de narices para recoger el pelo, eso sí, es un curro.

Anónimo dijo...

Dos motivos?

exseminarista ye-ye dijo...

No lo sabía, pero sólo pensar en que tengo que ponerme a recoger los pelos con el guante, se me ponen mis pelos como escarpias. Porque sería el cuento de no parar, limpiar, se sube, limpiar, se sube, limpiar... Vamos, que no por ahora :-)

El segundo motivo es más escatológico. Hay ciertas manchas que nunca van a salir, por mucho que le añadas detergente directamente, lo pongas varias veces en la lavadora, etc... (y siendo negro, olvídate de lavar en caliente :-P ) ¡Pensé que nadie iba a preguntar! :-D