15 de agosto de 2012

De libros y sin dibujos, de ésos que nada más tienen palabras

Porque no sólo de cómics vive el hombre por fin he logrado eliminar dos de los 21 libros que tengo en cola (empezados 13) según me chiva el Anobii. Me disperso, me disperso demasiado. Ains. Además, a uno de ellos le tenía especial cariño pues me llevaba acompañando desde hace tiempo, tal vez demasiado, así que empiezo por él.

#38 Kim Stanley Robinson - Fifty degrees below

De éste no puedo decir lo de la contraportada porque me lo pasó en formato word el Mariquita años ha. Por eso llevaba demasiado tiempo con él: lo abría y lo iba leyendo poco a poco, a lo largo del día y cuando me acordaba (no soy de llevarme el portátil al sillón). Pero lo que sí puedo hacer es pegar parte de la entrada de la wiki, oiga:


The book, and series, looks mainly at possible mitigation and adaptation efforts that could be undertaken to combat the dangers of anthropogenic climate change, though mainly the plot focuses on an international effort to restart the stalled Gulf Stream. The focus is mainly on the scientific approach by theNSF, and its effort to work with the United States government, the UN and other international bodies.
The character of Frank Vanderwal is followed closely through about a year and a half of his life. Alongside his work at the NSF, his storyline focuses mainly on his attempt at a paleolithic lifestyle, which includes focusing on certain types of behaviour that the human brain has adapted to enjoy, such as sleeping outdoors and hunting. Vanderwal also meets a woman who introduces him to the potential and danger of total electronic surveillance.


Parte de la trilogía Science in the Capital, el primero Forty signs of rain me lo pasó en papel papel el mismo Mariquita y lo mismo hará con el último, Sixty days and counting, este fin de semana (si Doraemon quiere y yo se lo recuerdo).

No soy objetivo pues me encanta la ciencia ficción de Robinson; aunque tienda a repetirse con ciertas cosas no puedo sino declararme fan absoluto suyo (¿¡no has leído la serie de Marte!? Deberías). Así que venga, un 8 ó así y porque soy como soy.

#39 Román Morales García - Caminos de agua

De la contraportada:

El autor de este libro decidió conocer la inmensidad de las "tierras bajas" sudamericanas de una manera singular. Valiéndose de un káyak, durante dos años recorrió los 10.500 kilómetros de aguas interiores que, de manera casi ininterrumpida, enlazan Buenos Aires con el delta venezolano del río Orinoco. Un remar sin prisas, atento a la posibilidad de compartir un fuego con pobladores que viven junto a ríos de dimensiones, diríase, siderales.
Viaje en cierta forma intemporal, el de un navegante que fue conociendo la naturaleza y la memoria social de caudales que logran unificar todo un continente. Ríos como el Paraguay, el Paraná, el Guaporé, el Madeira, el Amazonas, el Negro, el Casiquiare y el Orinoco, cuyas orillas vieron pasar a un canoero buscando contacto humano y trémulos jirones de libertad. Caminos de agua nos invita a penetrar en el corazón de Sudamérica, allí donde la plenitud de la naturaleza comienza a estar bajo amenaza; donde los pueblos indígenas tratan de salir del olvido al que los ha arrinconado la historia.

El Exseminarista hermanochico ya me había regalado el libro anterior de este chicharrero, Buscando el Sur, en el que relataba su pateo por creo recordar que todos los Andes. Aunque de prosa un tanto recargada ambos libros resultan bastante interesantes, la verdad sea dicha, y siempre encuentro esperanzador que haya aún gente que se financie en parte sus aventuras publicando los cuadernos de viaje (te lo puedes encontrar en bastantes ferias de Tenerife con su puestito de libros, soñando quien sabe en que próximo destino), género que siempre me ha gustado bastante.

Venga, le doy un 7 por eso, por interesante y estimulante.

Y con esto y un bizcocho me retiro a mi sillón. Gracias a Mariano y la porquería que ha hecho con la televisión española ya no me pongo a ver el canal 24 horas ni demás, así que me espera BSG que me ha dado por revisitarla. Buenos jueves y minimediasemana y sean malos, que no nos queda nada por sufrir.
Share/Save/Bookmark