6 de agosto de 2012

Cuanta duda metafísica

ATENCIÓN: hoy no voy a hablar del puto gobierno, que lo sepan.

Yo ya sabía que era mutante. Lamentablemente, mis superpoderes no me permitían volar, emitir rayos X o ver a través de la ropa de las féminas, para nada, eran mucho más inútiles. Entre otros, tenía el poder de no ver sin gafas más allá de 7 cm, lo que parece una bobería pero me ha procurado muchas satisfacciones; bueno, vale, muchas no pero sí alguna. Además, si te quitas las gafas puedes ver cosas muy chiquititas que la gente es incapaz de apreciar; a 3 cm del ojo, eso sí, pero las ves que es lo que importa. Tampoco me aburría porque otro de mis superpoderes es el de conjurar a muy diversas personalidades que me mantienen entretenido, hablando entre ellas y conmigo mismo. Mi piel no es invulnerable pero sí que se renueva con una capacidad impresionante, con una rapidez tal que se está cayendo cuando aún no ha crecido; pero por otro lado cicatrizo muy rápido, las cicatrices se van muy rápidamente y soy resistente a múltiples infecciones. Hasta feo estaría, creo que tengo más anticuerpos en sangre que glóbulos rojos, je. Además y por último, para no extenderme que podría seguir contando hasta el final de los tiempos, también tengo el poder de detectar la calima antes de que llegue. Vamos, no han empezado a soplar los vientos sobre el Sáhara, ni un grano de arena ha llegado a cruzar el océano, cuando mis superbronquios me dicen "ahí viene" y tengo que tirar de broncodilatador.

Vamos, que soy un dechado de virtudes. Menos mal que soy alto, delgado y razonablemente atractivo, amén de medianamente inteligente cuando me pongo. Y según la Marcela tengo unos ojos muy bonitos.

Pues bien, ahora va y después de joven voy y desarrollo otro nuevo superpoder aunque aún no le he acabado de encontrar su utilidad del todo. Bueno, estoy más delgado, 73 kg, pero sin llegar a tipo Auswitch; bien, la verdad. Y es que mi cuerpo ha decidido, así, por sí mismo, desarrollar una vamos a llamarlo superresistencia a la insulina o algo similar. Vamos, ¿sabes la diabetes ésa que le da a los señores (y señoras) obesos (y obesas) que no hacen ningún tipo de ejercicio (y ejercicia)? Pues eso mismo, lo cuál me llena de perplejidad cuando ni soy obeso (tampoco obesa) y hago ejercicio a puñados, vamos, al menos cuatro o seis veces al día bajo y subo las escaleras de casa (¡ni uno, ni dos, ni tres, sino dos pisos, dos!) e incluso voy andando (y vuelvo) hasta donde está aparcado el coche. Y no sólo eso, también ando desde el aparcamiento del instituto de investigación hasta mi laboratorio. Lo dicho, ¡es que no me lo explico lo más mínimo!

Así que en eso estoy, en acostumbrarme a este nuevo poder. Adiós azúcar, adiós dulces, adiós hidratos de carbono en exceso. Tiene su lado bueno, no te voy a decir que no; las pocas veces que me permito tomar algo dulce el sabor me estalla en la boca, no lo había disfrutado tanto en toda mi vida. Y también he desarrollado un superolfato hacia lo dulce; ayer fui a ver Prometheus (la peli bien, gracias, floja pero entretenida y no le pedía más; además, a caballo regalado...) y dos o tres filas delante nuestro alguien abrió una bolsa de golosinas. Estuve toda la peli cagándome en sus muertos pues el olor llenaba mis fosas nasales y me hacía salivar cosa mala... Y bueno, no sé, resulta un absoluto coñazo entretenido ponerse a pensar en lo que me hago para comer; "a ver, si hago esto entra una unidad de hidratos de carbono que tengo que compensar con tantas unidades de...", lo dicho, entretenido...

Y esa es otra. Hay muchas páginas web sobre el tema y algunas de ellas son muy informativas. Pero lamentablemente tampoco es que aclaren mucho. Porque sí, te dicen que una unidad de hidratos de carbono son, por ejemplo, 30 g de arroz, y te cuentan que una cerveza de 33 cl es una unidad y media. Además, de una forma muy bonita, te transforman los platos que comes en sobres de azúcar, para que veas lo que te metes y tal. Pero mira que lo busco y no lo encuentro, ¿¡no sería sumamente ilustrativo, educativo, visualmente descriptivo incluso poner una tabla o aplicación o algo que te diga algo como: tiene usted 73 kg, 188 cm de altura y un ejercicio físico moderado-medio, por lo tanto le corresponde una ingesta de 3 sobritos de azúcar o x unidades de hidratos por comida!? Considero (deformación profesional, tal vez) que estaría bien, oiga. Pero no, por lo que se ve son demasiados datos para el mutante normal y corriente.

Así que uno va haciendo las cosas más o menos a ojo. Bueno, ciertas cosas no, fuera todos los dulces (¡adiós, tocinos de cielo, os extrañaré no sabéis cuanto!) (bueno, alguno caerá alguna vez), fuera todos los platos de "sólo pasta", adiós las panzadas post-porro nocturnas, fuera las fiestas con sólo cerveza (afortunadamente, el vino me sienta muy bien y los combinados [con refrescos cero o agua] también ¡y ya no tengo resaca!) y  hola ejercicio físico, manquesea un fisco. Afortunadamente el cuerpo ya me va diciendo lo que no debo tragar y lo que sí y cuando, quién iba a decir que iba a ser tan sabio con la poquita cosa que parecía cuando lo compré. Y siempre siempre (o casi) voy con una manzana encima. Bueno, no en la cabeza ni similar, pero la llevo conmigo normalmente.

Cambios, cambios, cambios en todo. Con 42 añitos ya tengo claro que no pinto nada en sitios donde no me quieren, en los que no cuentan conmigo, así que también me encuentro a la busca de un nuevo ecosistema dado que aquel en que pasaba mi tiempo libre ha decidido que no soy apto o que no encajo o yo qué sé. Porque no sé, pienso yo, si le dices al resto de alimañas que la situación en el bosque te incomoda y éstos siguen haciendo lo mismo, pues igual es que tu nicho ya no es necesario y va siendo hora de darse el piro, ¿no? Da un poco de pereza pero no es la primera vez que lo hago en mi vida y supongo que no será la última (aunque me gustaría y no me agrada, odio los cambios). ¿Sabes de algún nicho ecológico en el que quepa un Exseminarista y tal?

Y encima ayer se nos fue Chavela. Una muerte no menos triste por ser tan esperada. En fin, que no somos nada. Un temita ahí, cantado por esa voz inconfundible:


Hala, buena semana y tal que ya si eso me quedo yo aquí, levantando la ciencia española y eso. Y contando hidratos, ¡mira, por ahí va uno, zape animal! Y buscando amigos, que también. Ains, cuanto estrés, en cuanto termine el curro me voy a echar una siesta.
Share/Save/Bookmark

9 comentarios:

vespinoza dijo...

Tengo 5,5 € de tu propiedad. Esto no tiene nada que ver con el post pero sin duda te producirá más satisfacción que cualquier elucubración pedorra sobre lo que has escrito arriba

Lillu dijo...

Vespinoza, vamos a darle la mala noticia al Exseminarista ye-ye: esos 5,5 € son de mi propiedad, no de la suya, lo que pasa es que se me fue un poco de las manos el asunto de los intermediarios esta vez, jeje :P (Gracias, por cierto ;))

Venga, Exseminarista, ya pasó, ya pasó XDD

saluditos

exseminarista ye-ye dijo...

-Vespi: oiga, será todo lo pedorra que usted quiera, pero es mía y le tengo cariño, a diferencia de las pelas. Hoy estoy liado, mañana te doy un toque para pasar por tu casa y tal.

-Lillu: oiga, que ya lo sabía. Y no pasó, está pasando :-P

Salud y saludos.

Locke Demóstoles Vespinoza DeProfundis dijo...

¿Estás seguro de que no has hablado del gobierno?

exseminarista ye-ye dijo...

Hombre(s), de lo único que estoy seguro es de que vamos a morir todos. Y al ritmo que va Mariano va a ser pronto.

diamond life dijo...

con lo baratos que están el azúcar y los macarrones!

exseminarista ye-ye dijo...

Más que barato (que usaba, snif, azúcar moreno de comercio justo) es lo bueno que está (no estaba, sigue estando supongo) todo a lo que le añades azúcar. Y los tortellinis, declaro desde aquí mi amor por ellos, ¡os echo de menos! :-P

Salud y me alegro leerte oiga :-)

diamond life dijo...

por cierto, esta página está muy bien, bien explicado el tema de los hidratos y recetas ricas y fáciles, para que no sea tan coñazo!
http://megustaestarbien.com/

exseminarista ye-ye dijo...

¡Gracias! Le echo un ojo :-)