21 de julio de 2012

Más lecturas con dibujitos

Como les decía ayer creo que, quitando vacaciones y periodos sin internet (período se acentuaba según te diera la gana, ¿no?), ésta es la época de este egoblogocaca en la que menos he publicado. Y no por falta de ideas; buscando un post anterior acabo de ver que no son 10 las entradas que tengo como borrador sino 12. Me viene la idea, pero luego no la desarrollo.

¿Apatía, estulticia (palabras que me gustan), pasotismo? Ains, no sé, hay veces en que uno tiene mil cosas que contar y acaba diciendo "bien, como siempre" porque no le salen las palabras. Seguro que la culpa la tiene el Gobierno, no lo dudo...

Hala, venga, al tajo. Ahí va por orden lo último que he leido:

#34 JM Ken Niimura - Historietas

De la contraportada:

Historietas es un libro de J.M. Ken Niimura que en sus 128 páginas agrupa por primera vez todas las historias cortas y tiras cómicas realizadas entre los años 2000 y 2005, que hasta el momento se podían encontrar publicadas en diversas revistas y fanzines del sector, así como en los catálogos de algunos de los certámenes de toda España en que han sido galardonados.
Dos historias en paralelo, protagonizadas por un recluso y una mujer sirven de nexo entre estas historias cortas, que conforman un mosaico de posbilidades tanto a nivel gráfico como temático y narrativo.

Sentimientos contrapuestos. Por un lado historias muy buenas. Por otro algunas más bien malillas para mi gusto. Algunas conocidas pero no sé de donde (¿alguien sabe dónde se publicó la tira de El niño costra?). Resumiendo, se pasa un buen rato. Un 7 ó así.

#35 Philippe Lejeune - Diario de un peluquero de señoras

De la contraportada: 

Los que creen que un peluquero es un mamífero simple, cuya actividad principal se limita a unos risibles tijeretazos o a unos insignificantes rociados de laca, van a sorprenderse...
¿Saben lo que ocurre realmente en la vida de este ser de carne y hueso, tan capaz de violentas pasiones sensuales como de profundas aspiraciones místicas?
¿Sabían ustedes que un peluquero es capaz de reír y también de llorar?
Pues si no lo sabían, les recomendamos que se lean esta nueva obra maestra de Philippe Lejeuna, publicada por primera vez en castellano por Glénat en un momento de profunda debilidad.

Philippe Lejeune no ha nacido en 1941 como Willem, no ha pasado su infancia en Burdeos como Sempé, no es una mujer como Brétécher y nunca ha estudiado dibujo como Got. Tampoco está muerto como Reiser.
No obstante, estos últimos años ha pulbicado en las páginas de, entre otros, Psikopat (del que no es director como Carali).

Entretenido y simpático. 6,5 venga.

#36 Ted McKeever - Industrial Gothic

De la contraportada:

Habiendo escapado de los confines de su prisión, Pencil y Nickel se sumergen en un mundo exterior desconocido, que puede llegar a ser tan cruel e inhóspito como del que han escapado. En la búsqueda de su propio Grial (la Torre de Aluminio) emprenderán un viaje sin retorno donde pondrán en juego lo más valioso que tienen: la amistad...

El aclamado artista Ted McKeever nos ofrece una de sus obras más personales, un universo onírico fiel reflejo de sus inquietudes y de los acontecimientos actuales, donde el amor y la amistad son la última oportunidad de redención para los atormentados seres que desfilan por Industrial Gothic.

Una historia perfecta para un artista muy especial.

Interesante. Un 8 y tal.

#37 Andi Watson - Geisha.

De la contraportada:

¿Pintan los androides lienzos digitales?
Jomi Sohodo está condenada a ser una geisha postmoderna: es una sintética, y como tal no tiene derecho a amar, a ser amada, a ver sus sueños hechos realidad ni a convertirse en una pintora de éxito. Jomi Sohodo está destinada por su origen a verse envuelta en una vida de violencia sin fin.

El nombre de Andi Watson está ligado para siempre con el género del slice of life, en el que ha demostrado una gran maestría al saberlo conjugar con el tebeo de superhéroes, en Peleas de enamorados, y con la ciencia ficción, con este Geisha.

Muy simpática, me gustó bastante. También le doy un 8.

Y con esto y otro bizcocho me voy corriendo a la ducha que tengo un cumpleaños, lo que implica socializar, comer, beber, irse de fiesta, qué horror, no sé si podré soportarlo. Ya si eso les cuento, o no. Salud y buen fin de semana.



Share/Save/Bookmark