13 de marzo de 2012

El grano de Arenas entró en el ojo del médico

Escuchaba anoche mientras cenaba, que no sólo de birra vive el hombre, al señorito Arenas dando la charleta a sus compis de partido porque quiere ser Califa en lugar del Califa. Prometía el señor del que hay gente que no le quiere comprar que aplicaría los recortes necesarios excepto en tres áreas: sanidad, educación y asuntos sociales.

Bien. Partiendo del hecho de que este señorito del que sólo se le conoce el oficio de político (que yo sepa, claro) (¡atención, su principal contrincante probablemente también lo sea!, pero ahora toca éste) (además, éste es mi blog y...), este señorito, decía, es subalterno del presidente Mariano "el callado y corto" Rajoy, deberemos entonces aplicar el rajoyómetro que recién acabo de patentar a sus declaraciones.

¿Qué hace el rajoyómetro, preguntas, clavando en mi pupila tu pupila azul? Sencillo, por medio de un algoritmo de realidad, autoalimentado y automejorado gracias a su conexión a internet, traduce al lenguaje de la gente corriente lo que tanto Rajoy como aquellos a los que manda dicen. No voy a entrar en detalles de su funcionamiento porque luego me roban la patente, pero tiene en cuenta en sus algoritmos moleculares de autoaprendizaje todo lo que ha dicho y ha hecho Marianico.

Por lo tanto y encendiendo el rajoyómetro lo que el susodicho Arenas dijo realmente fue: "aplicaré los recortes necesarios, especialmente en tres áreas: sanidad, educación y asuntos sociales".

De nada, oiga.

¿Y los médicos? En eso que estaba un Exseminarista tomándose el café de media mañana en un bar atestado de al lado del labo, cuando llegó a sus manos el periódico fascio-independentista de Canarias, ése, el de siempre. Y ojeándolo por encima, porque si lo hago en profundidad me río a la par que indigno muy mucho, me encontré con la noticia cuyo titular dice "Los médicos reclaman libertad para no recetar principios activos sino marcas", que también puedes leer aquí (enlazo excepcionalmente y sin que sirva de precedente, que lo sepas).

Nos vienen a decir los médicos (más bien sus "dirigentes", o cabezas "pensantes" o algo) que los excipientes son diferentes en un medicamento de marca con respecto a otro genérico. Excipientes, que como bien dice la RAE son sustancias inertes, vamos, que no hacen nada ni interaccionan con nada. Y aquí, claro, me surge la duda, ¿hablan desde la ignorancia o desde el interés? ¿Qué más da que sean diferentes si el excipiente es inerte*?

Ignorancia: tampoco  me extrañaría dado el fuerte componente de letras de la carrera de medicina (memorizar, memorizar y seguir memorizando). Y también recordando noticias de hace muy poco, como la del médico que también era homeópata que le retiró la medicación contra la subida de tensión a un paciente y sólo le dio elixires homeopáticos; éste casi la palma, menos mal que llegó a tiempo a un hospital. Y me surge la duda, ¿sigue ejerciendo? Seguro que sí, porque...

Interés: porque la mayoría de los colegios de médicos apoya la pseudomedicina homeopatía pues les permite ganar más dinero, pura y exclusivamente. A no ser que todos sean ignorantes, cosa que no creo, no del todo.  Y lo mismo me da que pasa con los malvados excipientes de marca blanca: no les pagan congresos, vacaciones, no les dan regalos, al contrario que los de marca. Y eso que se sepa, porque estar están prohibidos los regalos en metálico, mas a saber...

Obviamente, en ningún momento me surgió la duda, pues tengo claro cuál es la motivación real de los colegios de médicos, que no de todos los médicos, oiga, que conozco el par de ellos que son honrados y no aceptan regalos ni nada. Igual habría que instalar también una guillotina en dichos colegios, además de la de las plazas, digo yo.

Venga, les dejo con un temita recién escuchado y que me gustó bastante (al igual que el vídeo): Semipresente, segundo single del disco Botón Elemental, primero del grupo The Moustache, ¡no te lo pierdas!


¿Y el título? Bueno, ¿no ves la etiqueta desvaríos? Pues eso. Salud y buena semana.

(*) Estuve tomándome varios años un medicamento para una cosa que no te interesa lo más mínimo, con perdón. Genérico, claro, aunque había una casa que me molaba más, porque tenían las pastillitas un delicioso sabor a limón, mientras que los otros genéricos no. Vale, me gustaban más las de esta casa, pero el efecto que obtenía con las de las demás era exactamente el mismo, hasta feo estaría, oiga. Pero no voy a caer en el amímefuncionóísmo, porque no hace falta, es sólo cuestión de ciencia.
Share/Save/Bookmark

4 comentarios:

Lillu dijo...

Me mola mucho la canción y también el vídeo!

Sobre el desvarío, te tomaste ya la medicación con excipiente genérico inerte?? :P Una de mis doctoras me recetaba una marca y no otra porque decía que le tenía "cariño" a la casa. No sé si era por las compensaciones de cualquier tipo o por puro sentimentalismo. Y creo que no quiero saberlo XDD

bsito

exseminarista ye-ye dijo...

Pues sí, los descubrí hoy. El mes que viene les compro el disco, que éste es marzo negro o algo.

Pues si no quieres saberlo, es porque ya lo sabes :-)

Salud y besos.

Pdta.: ¿medicación? Hostias, ya sabía yo que se me olvidaba algo... XD

diamond life dijo...

pa mi que piensan que los ignorantes somos nosotros, o gilipollas, o algo

exseminarista ye-ye dijo...

Vamos, están convencidos, seguro :-/

Salud y tal.