12 de febrero de 2012

Atún en salmorejo (ampliado)

Pues resulta que un inocente Exseminarista decidió un buen día hacer una convocatoria familiar en forma de almuerzo, sabiendo como sabe el estrés que iba a cogerse y tal. Pero bueno, como todos sabemos el tonto es el que hace tonterías, y como dicho Exseminarista las hace a puñados, pues va a resultar que es tonto de capirote. Pero no importa, él siguió adelante con su plan y decidió sabiamente realizar un plato que una vez le había quedado muy bien, hace como 5 ó 6 años, el susodicho atún al salmorejo.

Nada podía salir mal, pues teniendo la receta y el material apropiado los resultados serían similares a la vez anterior, francamente buenos. Pero, espera, ¿y dónde está el cuadernillo de recetas de atún que no veo desde la anterior mudanza? No lo habré tirado, ¿no? Busca, busca, busca, busca...., ¡noooooooo! Y el jodido atún ya está descongelado, qué puedo hacer, ya sé, interné, interné lo tiene todo.

Pues no, no tiene la receta, pero tiene varias, muy diferentes y tal, así que me lie la manta a la cabeza y me dije, total, es familia, si sale mal pido unas pizzas. Pero he de decir que el resultado me resultó gratificante, así que aquí se los voy a colgar.

NOTA ACLARATORIA: como todo el mundo ya lo sabe, no me voy a molestar en aclarar que el salmorejo canario no tiene absolutamente nada que ver con el salmorejo cordobés. El primero es una salsa, adobo, con el que se prepara preferentemente conejo (mmmm, conejo al salmorejo, delicioso) y, en el caso que les voy a contar atún. El segundo es un entrante muy rico, que también sé preparar y que también preparé para el susodicho almuerzo, en dos versiones con y sin jamón, porque habían vegetarianos, oigausté.

Así que vamos a lo que vamos, empecemos con los INGREDIENTES:

  • 1 kg de atún cortado en dados, o tacos, o asía, yo pillé del lomo, que está rico
  • 1 cebolla
  • Guindillas o pimientas de la putadelamadre al gusto
  • 4 dientes de ajo
  • 1 cuchara de café de comino molido
  • 2/3 de vaso de aceite de oliva y un fisco más
  • 2/3 de vaso de vino blanco
  • 2/3 de vaso de cortado de vinagre de vino al estragónb
  • 1 cucharada de café de orégano
  • 1 cucharada sopera de sal fina y un puñado de la gorda
  • 1 cucharada de pimentón, dulce y/o picante, así, asigún te guste (yo usé mitad y mitad)
Pues bien, ahora que lo tienes todo vamos a la PREPARACIÓN propiamente dicha, empezando con el ATÚN, oiga:
  1. Ponemos agua al fuego con un puñado de sal gorda y la cebolla (pelada y troceada un fisco, pero tampoco en exceso); cuando esté hirviendo añadimos el atún, poco a poco y procurando que no deje de hervir. Dejamos que se guise durante 4 minutos, lo apartamos del fuego y dejamos que se enfríe como 20 min-1/2 hora, tiempo durante el que prepararemos el salmorejo (ver pto. 2). Lo escurrimos bien y eliminamos escamas y cosas chungas si las hay (el que yo compro no tenía).
  2. En el mientras tanto preparamos el salmorejo (¿¡quién dice que los hombres no podemos hacer dos cosas a la vez!?): tomamos la pimienta, el ajo, el comino, los vasos de aceite, vino y vinagre, el orégano, la sal fina y el pimentón y los ponemos en un vaso de batidora. Entonces le pasamos el brazo y lo mezclamos y trituramos bien todo.
  3. Cuanto el atún esté limpio lo añadimos al salmorejo (o le añadimos el salmorejo, tú mismo) y lo dejamos reposar durante un par de horas (con dos o así ya basta, aunque si lo dejas overnight quedará con más sabor; más de 12 horas yo no lo dejaría). Recuerda revolver de vez en cuando, pues como bien sabes el aceite tiende a separarse de los fluidos de base acuosa, por lo que forman dos capas bien diferenciadas, debido a..., na, que lo revuelvas de vez en cuando.
  4. A continuación fríes muy ligeramente los dados de atún en el fisco de aceite que te dije, que esté caliente caliente. Vamos, los pones, los volteas un poco y los pasas a otro caldero.
  5. Ahora les añades el salmorejo, un poco del aceite en el que se frio el atún (mejor con los restillos de atún que quedan en él) y lo pones a hervir; en cuanto empiece, lo dejas cocinando a fuego medio-bajo durante unos 15 min, revolviendo de vez en cuando y tal. Y cuando esté, a servir.
Yo lo acompañé con un plato de papas arrugadas y, modestia aparte, he de decir que me quedó de rechupete. Y los demás decían lo mismo, pero claro, ¿qué iban a decir?

Hala, buena semana y eso.

a.- Bueno, a lo mejor puede que quizás resulte que has comprado el atún hace unos días y no te acuerdas de cuanto pesa. Además, no tienes pesa en la cocina, que nos pasa a todos. ¿Cuánto tienes realmente? Fácil. Te subes a la pesa del baño y anotas (mentalmente) tu peso. Te bajas, coges el atún y te vuelves a subir. La diferencia es lo que pesa el atún. De nada, oiga...

b.- Mejor con un vinagre así pijo, como éste, el del estragón, o de jerez, o cualquier otro por el estilo. Pero también queda bien con el normal y corriente, que lo sepa.

Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

Lillu dijo...

Sé por fuentes fidedignas que te quedó de vicio. Mola esa vena culinaria :)

Ah, y pagaría lo que fuera por verte subido a la báscula del baño pesando el atún... ah, espera, que sí lo vi!! XDDD

bsito

exseminarista ye-ye dijo...

Ay, qué mona ella... :-D

Gracias niña. Salud y beso.