2 de diciembre de 2011

Pues va a ser que soy un lacayo de las multinacionales

Lacayo, lacayo. Ésta es una palabra que me gusta, lacayo. No su significado sino su sonoridad, lacayo, mola.

A lo que iba, es algo que no falla pero nunca. Cuando hay alguna opinión que no le gusta al buenrollito tipo en un tema de los que para ellos son controvertidos, un estúpido comentario que nunca falla es el típico de "otro a sueldo de las multinacionales", ¡no falla! Es algo tan seguro como que en cualquier discusión por internet te vas a encontrar con una referencia a Hitler, seguro seguro.

Pongo un ejemplo típico. Leí ayer o anteayer una entrevista a una bioquímica sobre transgénicos, de lectura recomendada y que pueden encontrar aquí. Ante los transgénicos dudo, como ante muchas cosas, pero me inclino más bien hacia la benignidad y positividad (bonito palabro) de su posible futuro uso que ante el dudoso hecho de que sean hijos de Satán. Pero ¿sabes? Como dudo, me fío más de los que trabajan en eso que de los que no tienen puñetera idea del tema y que sólo han asistido a cuatro charlas de iluminados, llámame escéptico o racionalista o lo que quieras.

Mas hay algo que me revienta, extraño en mí que suelo ser de natural comprensivo y tolerante, exceptuando cuando me dan ganas de coger un AK47 y liarme a tiros, que suele ser el 99,9% de las veces, y es que no sólo no aportes ningún argumento sino que además desprecies por completo la opinión de alguien que sabe mucho más que tú con el no-argumento de "otra que está a sueldo de las multinacionales". Y para muestra un botón, recogido del susodicho artículo, en el que un comentarista, que tiene el muy revelador nombre de Uri Geller, me parto, suelta (sic):
Otra al servicio de los intereses de las multinacionales de la alimentación que nos quiere vender los transgénicos como la última maravilla...
Lo peor de todo es que el mismo no-argumento utilizarán si les dices que la homeopatía es sólo agua y azúcar y que no tiene más efecto que el placebo. Te dirán que estás al servicio de los intereses de las multinacionales farmacéuticas, obviando el hecho de que los productos homeopáticos (el azúcar que te venden a precio de oro) lo comercializan otras (o las mismas) multinacionales.

Les cuentas que las ondas electromagnéticas de los móviles por las propias leyes de la física no pueden hacer daño al ADN, por lo que no pueden producir cáncer, mostrándoles incluso artículos recientes en los que se demuestra que no hay relación entre telefonía móvil y cáncer, y te dirán que estás al servicio de los intereses de las telefónicas.

Les dices que sus famosos chemtrails son sólo estelas de condensación y te echarán en cara que estás a sueldo de las multinacionales petroquímicas.

Y si te niegas a firmar un panfleto en contra de la experimentación animal porque consideras que ésta salva vidas también estás a sueldo de las multinacionales fármaco-cosméticas (a lo que tengo que decirles que lo siento pero a mí me paga la universidad con fondos europeos, oiga, y que si hago lo que hago no es por el dinero, que también, sino porque considero moralmente aceptable la experimentación médico-farmacéutica porque señores, ¡salva vidas, hottia ya! Bueno, eso si me suelto y digo a qué me dedico, que suelo evitarlo porque predomina la estupidez con honrosas excepciones).

Buenrollismo, cada vez me toca más las narices. Organizaciones antes simpáticas como Greenpeace han conseguido que nunca más les muestre mi apoyo (e intente convencer a los que me rodean de que no lo hagan) por haber conseguido ralentizar de forma increíble la investigación con células madre en Europa gracias a estúpidas demandas, demandas basadas en la ignorancia y el estúpido (de nuevo, sí, repito demasiado estúpido, pero es que lo es) buenrollismo new age. Mi mano tiembla al coger una papeleta de partidos de izquierda (IU, Sí se puede, etc..., ¡todos!) porque todos ellos cuentan entre sus propuestas la financiación de las no-medicinas alternativas, que si para algo sirven es para sacarle los cuartos a los incautos y mal informados, la prohibición de las malvadas antenas de telefonía y demás joyitas. Me consuela (algo, poco, más bien nada) ver que las mismas propuestas están en los programas de la derecha (PPSOE).

En fin, que me disperso. Volvamos a lo que iba. Sinceramente, si estar a sueldo de las multinacionales es tu único no-argumento es que eres idiota, chaval. Pero sin acritud, oye, que tú no tienes culpa de tu mala dotación genética. Aunque sí la tienes de no informarte más y de no haber estudiado, oye.

Vaya, ¡si puedo no escribir de lo que nos va a caer encima con el Rajoy, qué fuerte Meri! A ver si el próximo post y tal.

Disclaimer: dicen, cuentan, rumorean que esta bioquímica sí que está a sueldo de think tanks de derecha con fuertes lazos en multinacionales de la alimentación. Sin embargo en este caso, de ser cierto, esto no resta validez a sus argumentos, que lo sepas.

Venga, para alegrar el ánimo que para eso es viernes y la semana que viene trabajaremos poquito (los que trabajamos, los que no aún menos), un temita de La Casa Azul, de los viejunos, que aunque acaban de sacar disco aún no lo he escuchado a mi entero gusto. ¡Salud y buen fin de semana!


Share/Save/Bookmark

9 comentarios:

Lillu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lillu dijo...

Pues yo no entiendo mucho del tema a nivel científico, pero creo que las posturas de algunos grupos ecologistas están rozando extremos muy poco razonables. Sólo porque haya dinero de por medio ya tiene que ser malo? Todos los científicos que defiendan la agricultura transgénica lo harán por intereses económicos? Yo lo dudo.

Es cierto que de repente todo el mundo prefiere productos ecológicos. Como dice esa señora en su artículo, parece que son mejores personas los que los consumen. Pero estamos hablando de que lejos del primer mundo los cultivos transgénicos tienen unas posibilidades que, a priori, pueden ser muy positivas y que esos colectivos están empeñados en ignorar. Y no solo eso, sino que se dedican a boicotearlos y difundir medias verdades sobre su uso y efectos. Sin duda no hay más ciego que el que no quiere ver.

bsito

Euribates dijo...

Yo también soy un lacayo de las multinacionales, pero a mi lo que me mosquea es lo mucho que tardan en enviar los cheques. Coñe.

alejandro dijo...

muy buen post
a mi me la suda que me digan que soy lacayo de algo o alguien, tengo las ideas claras y se defenderlas
a la gente que te contesta con consignas no les hago ni caso, pobrecitos han estado dos semanas aprendiendoselas
como dijo alguien "la memoria es el talento de los tontos"

diamond life dijo...

uy, chemtrail, he tenido que ir al google para buscarlo, que poco me intereso yo por las conspiraciones.
Y donde dices que se consiguen las AK47 esas?

exseminarista ye-ye dijo...

-Lillu: exacto, al conseguir en los tribunales la paralización de patentes sobre la producción y tal de células madres, Greenpeace lo que ha conseguido es paralizar la investigación en Europa, porque no merecerá la pena invertir dinero en ello. O trasladarla a otros países. Que las compañías no son hermanitas de la caridad y, por desgracia, dinero público para ello cada vez hay menos.

No sé, quizás habría que matarlos a todos o enviarlos a comer al 3er mundo, que sería casi lo mismo, para ver si cambian de opinión.

-Euríbates: sí, por lo que se ve son lentos en pagar, a mí tampoco me ha llegado un duro aún :-P

-Alejandro: oiga, gracias. Es lo que tiene, discutir con loros es una bobería :-)

exseminarista ye-ye dijo...

-Diamond Life: vaya, me pillaste escribiendo ;-) Desafortunadamente, no son de curso legal en este país, pero hay otros en los que sí, igual introduciéndolas de tapadillo... Salud y saludos.

alejandro dijo...

el AK47 (kalashnikov) esta sobrevalorado, es como comprarse un land rover viejo para ir al monte, hoy en dia hay armas mejores y mas discretas
ademas el AK47 se asocia mucho con los integristas islamicos

exseminarista ye-ye dijo...

Pero es que uno es un sentimental, es un arma icónica, como la UZI o el Magnum .45; aunque las hay mejores mi corazón siempre se inclinará ante una de éstas.

Salud y saludos.