4 de noviembre de 2011

Lois McMaster Bujold - Criopolis

En cuanto me enteré hace el par de semanas que había salido el último (por ahora, espero) libro de la serie de Miles Vorkosigan, el enano hiperactivo, me dije "creo que es hora de que recuperes aquella bonita costumbre de comprar un libro nada más cobrar", costumbre que abandoné debido a motivos ajenos a mi voluntad, vamos, básicamente una cuenta a 0. Esta costumbre retomada la junté con la otra de llevarme un libro nuevo siempre que voy de viaje, así que aprovechando que me iba para La Palma, el mismo día que salía me pasé por la librería y me hice con mi ejemplar, más feliz que un niño con zapatos nuevos, oigausté.

De la contraportada:
La espera ha sido larga, pero ha valido la pena. Tras quince años de éxito de público y crítica, Lois McMaster Bujold por fin se ha decidido a continuar con la más importante y famosa saga de aventuras de ciencia ficción de todos los tiempos: la protagonizada por ese genio sin par llamado Miles Vorkosigan.
Unas aventuras que recuerdan la mejor space opera, pero con una potente carga de ironía y humor tratados con suma inteligencia y dinamismo. Una serie con personajes entrañables que resuelven, gracias a la genialidad de Miles, situaciones completamente imposibles. La serie ha obtenido gran éxito popular, como atestiguan las impresionantes cifras de ventas y los muchos galardones: cuatro premios Hugo, dos Nebula, dos Locus y un Analog.
En Criopolis, Miles, ya con treinta y nueve años, es enviado en misión diplomática al planeta Kobou-daini (Nueva Esperanza II), donde las personas enfermas o moribundas son congeladas a la espera de que la medicina del futuro pueda revivirlas para encarar su cura. La empresa criogénica WhiteChrys pretende instalarse en Komarr, lo que motiva una investigación en la que, como suele ocurrirle a Miles, todo resulta posible: desde un secuestro hasta un complejo enfrentamiento cultural.
La aventura, divertida e inteligente, está servida. ¡No se la pierdan! Su protagonista es nada más y nada menos que Miles Vorkosigan...
De entrada debo decir que la novela lo que se dice gustarme, me gustó; prácticamente la devoré y si no la acabé en el primer día fue porque estaba de vacaciones con grata compañía, así que quedaba feo lo de sentarse en la terraza en modo autista con el sonido de las olas de fondo. Entretenida, divertida a ratos, lo que uno espera de Miles. Pero sí, hay un pero, no iba a ser menos. Debo reconocer que me pareció floja; no sé si por la ausencia de saltos y batallitas, o por no aparecer casi ninguno de los grandes secundarios habituales. Por algo fue, eso seguro; atención, no te digo que sea mala, de hecho estoy releyéndomela, que en la primera vez tenía activado el modo lectura rápida, pero..., no sé, ¿la has leído, qué opinas?

Y si la has leído, ¿qué piensas del final? Por un lado, pienso que puede ser un final de la serie, aunque puede que me equivoque, que simplemente sea un paso a otro nivel. No sé yo. Y otra duda, ésta sobre el título: ¿no debería ser Criópolis en vez de Criopolis?

Nada, que te la recomiendo oye. Salud y saludos y ¡buen fin de semana!
Share/Save/Bookmark