7 de octubre de 2011

De conciertos e incomprensiones, ¿o era incomprensibilidades? No, esto eran los líquidos, creo...

Hay cosas que no acabo de entender, muchas. Como decía vete a saber quién, lo que conozco es la medida de lo que me queda por conocer, y entre las muchas cosas que ignoro la mayoría afectan al comportamiento de los así llamados humanos. No sé si será fruto de mi ligera sociopatía o producto de algún asperger poco desarrollado; lamentablemente (me encanta usar adverbios terminados en "mente", no sé si lo había mencionado), lamentablemente, digo, aquél no incluye una supuesta inteligencia superior en mi caso, aunque sí que es verdad que considero estar situado para muchas cosas por encima del normal que nos rodea, modestia aparte, que uno ya no tiene abuelas. También es verdad que vista la fauna esto no tiene mérito alguno.

Uno es de natural vago, perezoso, indolente incluso (también me gustan las palabras que empiezan por "in", independientemente [¡doble diana!] de la palabra que sea). Pero a pesar de esta pereza natural que me domina (bueno, decir "domina" es decir mucho, que me condiciona mejor), hay cosas de la peña que no me entran en la cabeza.

Concierto de una banda de Rock & Roll en un cine en desuso de una capital de provincias en medio del océano (sólo hay dos, no digas que no te lo pongo fácil). Por desgracia el cine sigue conservando las butacas, pero sitio para estar de pie y bailar, haberlo haylo. A pesar de que no hay una excesiva cantidad de gente (menos de 300 personas, diría yo) la gran mayoría ¡va y se sienta! Y claro, protesta porque "la gente que está de pie bailando no le deja ver" (sic). ¡Señores, que esto es Rock & Roll, no Silvio Rodríguez! (que también me gusta). ¡Y el Rock está hecho para bailar! Aunque en mi caso bailar sea mover rítmicamente la cabeza y una pierna, oiga. La verdad, no lo entiendo, cómo puedes escuchar y ver a un grupo con un buen y fuerte directo apoltronado en tu butaca en vez de seguir el ritmo de la música, gente...

Tampoco entiendo la manía de mucha gente de encender la cámara de vídeo del móvil o similar, apuntar a la banda y pegarse todo el concierto a través de un visor. Y de éstos había unos muchos, oye. No sé, me parece una manera muy tonta de disfrutarlo, si es que se llega a hacer. Porque si quieres volver a verlos, conciertos del mismo grupo hay a manta en el youtube y te lo puedo decir, más nunca vas a volver a ver esa hora y pico que grabaste. Creo, sinceramente, que el mejor recuerdo que te puedes llevar está en tu cabeza (y en las agujetas de tu cuerpo), no en la tarjeta de memoria, ni en el archivo condenado a perderse en el próximo formateo, alma de cántaro.

Niños. En esto me puedes considerar un absoluto talibán. El lugar de un niño menor de ponle 11-12 años, pasadas las 2130, es la cama. Aún ahora, en que los bares están desafortunadamente libres de humo, ver a un niño dentro mientras sus padres se echan unas cervezas hace que me entren ganas de llamar a los servicios sociales (si no fuera porque siempre están ocupados...), pues además de resultar francamente molesto (tienden a ser un puñetero coñazo para los que no dejan caer la baba ante su presencia) no es lugar para ellos. Pues tampoco considero que un concierto de Rock & Roll sea el lugar apropiado para que estén varios niños de entre pocos meses y cerca de los 10 que allí habían, la verdad. Si no tienes quien te lo cuide pues no vas y punto, porque si lo llevas a mí me dice muy mucho de tu responsabilidad paterna. En fin, a ver cuando se hace obligatorio el carnet de padres.

No sé, son detalles que me hacen creer que en realidad no hay una sola especie humana, sino varias. O que la definición de humano debería extenderse más, hasta los chimpancés o así. Pero por lo demás y quitando algún pequeño percance que no me corresponde a mí relatar fue un muy buen concierto, no te los pierdas si tienes la oportunidad. Espera, que no te he dicho quiénes actuaron anoche, vaya por Doraemon, pues venga, te cuelgo un temita:


Ah, aunque parezca que estoy peleado con el género humano de último, ¡todo lo contrario! Hace tiempo que no me va tan bien, la verdad. Así que pórtense mal y ¡buen fin de semana! Salud y tal.
Share/Save/Bookmark

5 comentarios:

Lillu dijo...

Lo del percance no lo dirás por lo de mi pie engullido por un altavoz gigante con vida propia, no?

La banda, muy buena para mi gusto, y además majetes. El sonido del local más bien flojillo. Y oye, que gracias a los que se pasan la actuación con la cámara en mano tenemos vídeos como el que has colgado, así que yo tampoco me quejaré mucho de eso. Eso sí, yo no lo haría, más que nada porque para mí disfrutar un concierto también es otra cosa (pies machacados aparte).

Ya pondré mi crónica :P

bsito

La serpiente que pudo ser mujer dijo...

Me ha gusstado real'mente' la entrada, menoss el último párrafo. Si no estáss peleado con la raza humana, ¡eress uno más de esos raros seres a los que aborrezco!
:)= El día qué me den a mí un cargo político, la voy a liar parda..

Saludoss y silbidoss..

exseminarista ye-ye dijo...

-Lillu: pues sí, lo del percance va por usted, je.

-Serpiente: ¡muchas gracias! Realmente me expresé mal; no es que no esté peleado con la raza humana, que sí lo estoy, degollaría a todos (o casi) muy lentamente con un cuchillo oxidado, mellado y sin filo. Lo que no estoy peleado es conmigo y los que me rodean, sino particularmente feliz, cosas que me pasan de vez en cuando, así que igual el cuchillo lo afilaba un poco por piedad y me resbala un fisco más lo de los demás (pero tampoco mucho).

Salud y saludos :-)

diamond life dijo...

diga usted que si, que hay que perdonar la vida a media humanidad de vez en cuando, si no que iba a ser de los sociópatas. Doña Serpiente, si le dieran a usted un carguito haría lo que todos, "barrer pa casa"

exseminarista ye-ye dijo...

Eso es así, hay que dejar carne para mañana...

Y no seas desconfiada, igual Serpiente con cargo sería como yo, básicamente honrado; ella probablemente sería más de veneno, eso sí, aunque yo prefiera la guillotina.

Salud y saludos.