22 de septiembre de 2011

Historias de la ciencia (a saber cuál, ¿3?)

Hoy debo confesar que estoy ena..., digo, no, rebobino, hoy debo confesar que casi casi se me ha saltado una lagrimita, y es que a uno lo han mal acostumbrado, pero "mal" en el mal sentido, no en el de "mira que eres un niño mimado, que estás mal acostumbrado", en ése no; más bien en el de "¿por qué cuando levanto el brazo te tapas la cabeza? Ah, bueno, por si acaso me pegabas".

Pues resulta que con motivo de, bueno, no viene al caso, con un buen motivo, todo el grupo (que tampoco somos muchos, menos de 10 y más de 4) nos fuimos a echar unas cañas y un par de tapas de jamón, quesitos varios y demás. Lo típico, se habló de todo un poco, nos echamos unas risas, portereamos algo y demás. Y cuando nos fuimos a ir, a la hora de pagar, a la hora de "EméritoCatedrático (bueno, realmente dijimos el nombre de pila, que pa eso nos tuteamos todos), a cuánto toca" la respuesta fue algo como "a nada, que de esto me encargo yo". Lo que, dicho sea de paso y estando a finales de mes (que sí, que cobro en un par de días, pero hasta entonces....) me permite echarle gasofa al coche mañana.

¿Y por qué me emocionan estas cosas? Pues porque he visto cosas que jamás imaginarías, he visto a catedráticos que cobran más de medio millón de pelas exigirle a becarios precarios la mitad de la bolsa de viaje de un congreso porque a él no se la dieron (no fue a mí pero sí a un compañero de un laboratorio anterior, en la época en la que yo también estaba allí), he visto comidas de laboratorio de asistencia obligatoria en restaurantes de alto nivel en las que había que pagar tu cubierto por poco que cobraras, mientras ellos se dedicaban a pedir vinos caros, que total, era a escote (ya puestos, a beber a beber que ya que la pago no te lo voy a dejar todo para ti), he visto muestras de racanería tales que ríete tú de las naves en llamas y los rayos Z.

Así que permíteme que estas cosas me alegren, oye.

Venga, sean malos y crucen los dedos para caer en buenas manos, oigan. Y salud.
Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

diamond life dijo...

si yo le contara!!, menos mal que todos esos momentos se perderán como lágrimas.....

exseminarista ye-ye dijo...

Muy bien lo dices: menos mal que se perderán :-)

Salud y buen fin de semana.