9 de agosto de 2011

Y aún se quejan

Interrumpo mi descanso laboral semanal para hacer mía una reflexión que, como no podía ser de otra manera, he leído por ahí y por allí: a ésos que tanto se quejan de la "ocupación del espacio público" por parte de los jipis, perroflautas, delincuentes, rojos, masones y demás gente de mal vivir englobados en el colectivo 15-M, ¿cómo les habría sentado que la rabia de la gente hubiera encontrado la misma válvula de escape y expresión que se está dando en estos momentos en ese gran país que es la Pérfida Albión?

No sé, quizás habría sido mejor, así empezarían a tener miedo de verdad, que ya va siendo hora. Yo por sugerir, o no, o yo qué sé (joer, que estoy cada vez más harto, de verdad de la buena).

La banda sonora de hoy anarroseada a Kelmort, oiga usté:


Hala, vuelvo a mis quehaceres, que en estos momentos consisten básicamente en irme a jugar con la gata, que doy por terminada mi ardua jornada laboral.
Share/Save/Bookmark