25 de agosto de 2011

Probablemente lo mismo se aplica a La Laguna


Recién leído sobre Boston y el MIT, de la novela Fifty Degrees Below de Kim Stanley Robinson ya mencionada (y de nuevo, malamente traducido, oiga usté):
…alrededor de trescientos mil estudiantes universitarios; lo que quería decir al menos ciento cincuenta mil mujeres jóvenes y núbiles más que lo que sugeriría la demografía ordinaria.  Quizás por eso los hombres permanecían en Boston cuando se habían acabado sus años universitarios, quizás explicaba por qué eran tan hiperactivos intelectualmente, tan frustrados, tan alcohólicos, tan malos conductores. A Frank le parecía correcto. Estaba lleno de deseo, las mujeres en el paseo del río eran todas diosas sueltas al sol… 
Muchas similitudes, ¿no? Un orden de magnitud menos y también son bastantes las mujeres que permanecen en La Laguna por las mismas razones (bueno, si me llevo por varias de mis amigas elimino el quizás y afirmo con rotundidad).

Uno que siempre ha pensado que era por el ambiente universitario e intelectual y al final va a ser por las mujeres (y hombres). Va a resultar que somos más primarios de lo que pensaba.

Vale, miento, siempre he sido muy primario, “uh, comida, tía buena, sexo, birra, jembra, jembra, rrrrrr”.

Buen día y eso.

Share/Save/Bookmark