20 de julio de 2011

Sí, también soy un fisco cansino en lo del transporte público, pero es que me repatea el hígado.

En estas más de dos semanas de trabajo en una facultad de la Universidad (Troglodita) de La Laguna he vuelto a enfrentarme al "querido" tranvía, dos trayectos al día, hasta que llegue el mañana en que tendré (¡por fin!) la dichosa tarjeta de acceso, aunque hasta que no lo vea no me lo acabo de creer lo que ya sucedió. He visto tortugas más rápidas, la verdad, pero en fin, nunca es tarde si la dicha es buena. Y poder ir en coche al curro, sin problemas para aparcar ni na, es una dicha inmejorable.

Como bien sabes, uno es de natural ecologísta y está a favor del ambiente entero y esas cosas como los pajaritos, los bichejos repugnantes y las plantas fumables y/o destilables, entre otros productos naturales y evolutivos y tal. Por lo tanto, puede parecer incoherente el que prefiera el tranporte privado al público. Pero también sabrás que uno de los rasgos que me caracterizan es el de la incoherencia, hasta feo estaría. Además, la pereza también me marca mucho. Y el dinero, o más bien su falta, mucho más.

Así que viviendo en esta lejana Carpathia, usando el transporte público tardo en llegar al currele un total de 40-45 minutos (y otros tantos en volver), pues a los 12 min de tranvía hay que sumar los 15-20 min que se tarda en llegar hasta el mismo (hay una guagua que supuestamente conecta, pero sólo la he visto una vez y por lo que sé viene a tardar lo mismo que yendo andando; más cómodo, eso sí, pero como no tiene hora fija de paso, pues igual te toca esperar media hora porque acaba de pasar. Se acaba antes andando, la verdad), más lo que tardas en llegar desde la parada al laboratorio.

Yendo en coche, desde que salgo de casa hasta que estoy perfectamente aparcado tardo sólo 15 min. 25-30 min por trayecto, 50-60 min al día que puedo usar para lo que me dé la gana (como por ejemplo, dormir media hora más cada mañana, oigausté).

Usando el transporte público el gasto semanal es de 10 €, que sí, no es mucho, pero es el doble de lo que gasto en gasolina, 5 € semanales para ir al curro. Y cualquier ahorro es bueno, qué quieres que te diga.

Y aunque no tan importante como los anteriores puntos, no deja de tener su importancia el que el transporte público esté lleno de gente, Que sí, que hay algunas niñas monas, pero uno no tiene el cuerpo para jotas a esas obscenas y tempranas horas de la mañana; o está demasiado cansado cuando sube. Así que por mí, la verdad, como si está siempre lleno de modelos y similares (vaaaaale, bueno, miento, por lo menos se llega con una sonrisa al trabajo). Además, sinceramente las mujeres profundamente atractivas son las menos y mira que mi horquilla es amplia, oye, que uno es de buena boca. Vamos, que no compensa, ya las veré en los bares.

Así que como siempre he dicho, lo que es uno por ahora, mientras tenga coche, mientras el precio del billete sea tan caro (sí, lo sé, me repito, pero estando subvencionado, con la gasolina más barata que en la España(coño) peninsular, ¿¡por qué narices es más caro que en la mayor parte de la peni!?), a pesar de la profunda contradicción con mis más arraigadas convicciones seguiré yendo con mi musiquita, en mi polito, que además a la hora a la que entro ya no hay colas en la autopista, la verdad.

Venga, sean malos y pórtense bien. Snif, interné, cuando volverás a casita.... :'(


Share/Save/Bookmark