9 de julio de 2011

La obsolescencia y Apple

Lo malo que tiene lo de empezar a currar es que durante todo un mes vas a estar gastando, pero tus ingresos van a seguir siendo inexistentes, así que no queda otra que ahorrar lo que se pueda y estiraaaaarlo todo. Y una de las mejores y más aburridas maneras de ahorrar es quedarse en casa por la noche, oiga. Afortunadamente cuento con la grata compañía de la gata, que aunque demasiado peluda para mi gusto no deja de hacer compañía (además, no da conversación quitando algún miau, lo que es un alivio...), una botella de Matusalen 15 años regalo de cumpleaños, que con una piedra de hielo y unas raspaduras de limón te pone en la gloria, y algún que otro alegal producto. Todo esto, junto con algún libro y/o cómic hace que las noches sean más entretenidas antes de irte a la cama.

Casualmente cuando estaba haciendo la ronda de rigor antes de poner de ruido de fondo el canal 24 horas, en la 2 estaba empezando el documental sobre la obsolescencia programada, que ya habían dado hace un tiempito y que había visto por ordenata, así que decidí quedarme a verlo, que en el sillón mola más, la verdad sea dicha.

Y cuando llegó al ejemplo del iPod de Apple me dio por pensar. Sí, de vez en cuando me pasa, qué pasa. Por si no lo conoces, se ve que diseñaron el iPod adrede para que la batería se estropeara relativamente pronto (menos de un año) y no se pudiera cambiar, así que la única opción que tenías era comprarte otro iPod nuevo (bueno, o un mp3 de otra marca, pero entonces no irías a la moda, que ésa es otra...).

Resulta que llevo poco más de una semana trabajando en entorno Mac y la verdad es que sí que mola. Los ordenadores son muy bonitos y minimalistas, el software muy intuitivo, no se cuelgan (ni una sola vez en todo este tiempo; dudo muy mucho que eso hubiera sido así en entorno Windows), no hay pantallazos azules, todo va como una seda, vamos (además, otra competencia más para el currículo; joer, no dejo de pensar en el oscuro pasado y posible futuro, mira que soy pesimista, o realista, o algo).

Mas he encontrado un pero, oiga, que si no lo hago no soy yo. Uno de los programas que uso, el digamos Paparrugaitor, del labo es de la versión 7b.01; recoges tus datos, los guardas en red y te vas a trabajar con ellos al despacho. Allí abres el mismo programa, pinchas en tu archivo y, ¡oh, qué pena!, no te lo reconoce. Te pones a buscar el motivo y descubres que el que está instalado en el despacho es la versión 7a.10. Bueno, no hay problema; si esto me pasa en software de laboratorio en PC siempre me he encontrado que te dan la opción de guardarlo como una versión anterior, pero siempre, oiga usté.

Así que vas de nuevo al del labo, lo enciendes (otra ventaja, ¡no tarda nada en encenderse ni apagarse! Y cuando digo nada es que es nada, oiga, que acostumbrado a los interminables arrancares y "espérate 10 minutos que me apague" del güindous, esto es una maravilla, la verdad) y cuando vas al "save as", ¡no aparece por ningún lado la opción de guardar como versión anterior en ninguna de las posibilidades!

Bueno, no pasa nada, el CD está por aquí, instalamos la versión nueva en el despacho y problema resuelto, ¿no? Obviamente, no. Para poder instalarse requiere que el sistema operativo sea el 10.03.01.02 y el del despacho es el 10.03.01.01 y no hay nada que hacer, porque ya no se le puede actualizar más, por lo que se ve es demasiado "viejillo" el ordenador.

Y yo me pregunto, ¿llevan los de Apple la obsolescencia programada en los genes, digo, en el software? Porque visto lo visto, si te ves obligado a prescindir de una herramienta que funciona perfectamente porque no diseñas el software para que sea compatible con versiones anteriores, la respuesta es que sí, digo yo.

¡Oiga, que hablo desde el atrevimiento que me da la ignorancia! Al fin y al cabo sólo llevo una semana Macqueando y a lo mejor hay alguna solución por algún lado. Mas la verdad no me extrañaría nada de nada.

En fin, que eso, que seguiré investigando el tema y aprendiendo, que siempre mola mucho. Sean malos y tal, que lo intentaré un fisquito.
Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

Lillu dijo...

Yo trabajé con mac hace ya muchos años, maquetando sobre todo, y es cierto que eran fantásticos. Tengo todavía mi viejo iMac guardado en el armario y aún funciona, aunque dudo que se pueda conectar ya a internet. Es cierto que ya por entonces, con el sistema MacOS había algunos problemas con las versiones, pero poco más puedo opinar porque mac tenía muy pocos usuarios. También es cierto que ya en aquellos tiempos (hablo de finales del siglo pasado) no se colgaban (quizás dos o tres veces en años, aunque cuando lo hacían había que llamar directamente a un técnico porque no había manera de resucitarlos XD) y no se pasaban dos horas finalizando programas antes de apagarse. Totalmente de acuerdo en eso :D

Yo me pasé a PC por los juegos online (y porque me lié con un informático que de lo que entendía era de ventanas y no de manzanas, así que qué remedio XD) y desde entonces ya no he vuelto a los mac. Pero creo que trabajar con ellos es bastante más gratificante que con un PC :)

Oye, que me alegro de tu curre, por cierto! A mantener parados como yo, que no tienen la suerte de trabajar ni en lo suyo ni en lo de los demás :P

saluditos!

exseminarista ye-ye dijo...

Je, yo también me alegro :-) Lo de pagar, ya se sabe, hoy por ti y mañana... :-P

Y no desesperes, que todo llega, juradito :-)

Besos y tal