9 de abril de 2011

Como siempre, me vuelven a tocar los mismísimos, oigausté.

Hay muchas, pero que muchas, cosas que despiertan mi más profunda ira. Afortunadamente, se me pasa con una cierta rapidez aunque siempre queda ese poso que me repite continuamente "guillotinas, guillotinas es lo que hace falta".

Por motivos ajenos a mi voluntad (estaba resintonizando la radio del coche), caí el viernes en la COPE. A diferencia de gran parte de mis amigos, aficionados al encabronamiento mañanero y que seguían fielmente al Jiménez Queasco, digo, Losantos, para así mantenerse en un saludable estado de cabreo durante toda la mañana, uno no necesita esa terapia de choque. Me basta con el café y la mala leche que me suele proporcionar el despertarme. Pero en la milésima de segundo que pasó antes de que pudiera darle rápidamente al botón de búsqueda, tras aparecer en la pantallita el nombre de la cadena, me dio tiempo a escuchar brevemente a la portavoz, presidenta o lo que sea de la asociación de víctimas del terrorismo convocando a las masas (o cabreando a las masas) para la manifestación que alegremente han convocado (perdón por la redundancia y tal) para esta tarde.

Pero (opero) en estos breves momentos me dio tiempo a escuchar la típica y asquerosa frase, que repiten hasta la saciedad en convocatorias de este tipo; ésa que viene a decir "cualquier español y ciudadano de bien estará con nosotros" y que me lleva rápidamente a pensar que ni soy español, ni soy ciudadano de bien. Vale, lo segundo, lo de ciudadano de bien es incontestable: no lo soy según su corte moral. No soy católico, no estoy en contra del aborto, no estoy a favor de las familias numerosas, ni de darle el control de todo a los mercados, ni de la liberalización de los servicios públicos, ni, más importante aún, de darle voto a las víctimas del terrorismo en un proceso de desarticulación de un grupo terrorista. Y menos aún estoy a favor de usar el terrorismo con propósitos políticos, gritando hoy "ZP, traidor a España(coño)" cuando ayer, en la época en que tu querido Josemari Ánsar hablaba de "ser generosos con el Movimiento Nacional de Liberación Vasco" te callabas la boca como una puta (con perdón para las señoras que ejercen la calle). Está claro, no soy un ciudadano de bien según tu estúpido (para mí, oiga) y estrecho corte moral.

Además, te recuerdo, también hay víctimas del terrorismo en el otro lado, en el independentista; y eso me parece aún más grave, pues hemos tenido un estado terrorista. Al igual que se sigue condenando a policías por torturas, por lo que tenemos también un estado torturador (ya lo decía Amnistía Internacional y de ellos me fío más que de Rubalcaba o Rajoy o cualquier otro políticos de éstos) y por lo que el Rey sí es el jefe de los torturadores, que decía Otegui, oigausté.

Mas lamento tener que decirte que lo de español no me lo vas a poder quitar. Dado que mis padres lo son, genéticamente me tocó también serlo; y no es que esté particularmente orgulloso de ello, oiga, como bien saben el concepto de Patria me la trae al pairo y por mí como si prenden fuego a todos los Bobones envueltos en la bandera rojigualda, pero lo siento, tú no eres quién para incluirme a mí ni a muchos que piensan como yo dentro del grupo de gente de tu calaña, que lo sepas.

Por otro lado, me pongo a escuchar las noticias y sale el típico portavoz del PP diciendo algo como "no importa que hayan imputados en las listas electorales, pues el voto de los ciudadanos les absolverá" (Atención: me da absolutamente igual que el corrupto sea del partido que sea, son todos iguales). Alguien debería de enseñar a este tipo de gente (a los políticos, todos) aquello de la mujer del César, lo de no sólo serlo sino además parecerlo; tendrían también que explicarles lo de los tres poderes y que los únicos capacitados para absolver (y condenar) son los jueces. Porque los ciudadanos lo único que pueden mostrar es su más absoluta estupidez si continúan votando a los que les están robando, sea en Valencia con el PP, sea aquí en Canarias con PP, PSOE y Coalición (que la misma mierda son, como dice la coplilla que no pude evitar incluir); a ver, tú, ciudadano que no me vas a leer, que sepas que si votas a quién ha robado dinero público eres absolutamente gilipollas, que lo sepas. Así, con ánimo de ofender. Y tú, político cabrón que disculpas con estas tristes excusas a tus amigos que meten la mano en la bolsa de todos, que sepas que eres tan chorizo como él, además de analfabeto (aunque sea funcional) y caradura, hostiayá.

De todos modos, como ya sabes también estos dos son temas recurrentes, que vuelven y vuelven y vuelven y me vuelven a cabrear todas y cada una de las veces, pero tampoco me hago mala sangre aunque sí que pienso en sangre, en la de ellos, en fin...

Y no voy a hablar del pederasta condenado Paco Padrón, "comunicador" y señorito tinerfeño, porque los amigos de Mentiras, Malditas Mentiras y Estadísticas ya lo han hecho (aquí y aquí; no se pierdan los comentarios del primer post). Me resulta, eso sí, "curioso" por decir algo que casi todos los menores se hayan retractado; bueno, miento, no me extraña lo más mínimo, estamos en unas Islas muy pequeñas y cuando tienes amigos importantes saldrás impune de cualquier cosa. De hecho, lo que me resulta extraño es que haya sido condenado, aunque sea por la mínima. A éstos sí que les mentaría la madre, pero paso que me enseñaron que eso era muy feo.

En fin, hala, ya me he desahogado un poco. Esta noche tocará desahogarse del todo, je. Venga, feliz finde y a pasarlo bien y tal ;-) ¡Ah! Y me sean malos, hostiayá, pero malos de los buenos, no de los de arriba.

Share/Save/Bookmark