24 de marzo de 2011

Llamadme Unamuno

Viento, mucho viento. Sol. Extensas planicies vacías. Arena y calima, pisos vacíos, italianas, alemanas y extensas playas. Desde el exilio económico, expulsado de la nevada Nivaria, me encuentro en Fuerteventura. Con sus cosas buenas, la compañía de Fisherman tras años sin verle, cervecitas vespertinas al lado del mar (y cuando digo al lado, quiero decir al lado, a menos de un tiro de piedra) y posiblemente algo de dinero en la cuenta cuando acabe esta estancia.

Mi por lo que se ve nada fiel felina, sin echarme de menos en casa de alguna amiga. Yel retorno al hogar, a una semana vista, semana que espero disfrutar. Alguna playita, más birras e, incluso, alguna pesca en alta mar, si sale, claro, así como el encuentro con viejos amigos. Aunque lo único seguro que hay ya sabes que es la muerte.

No te preocupes, La Laguna mía, que uno es como McArthur, ¡volveré! A no ser que no lo haga, claro.

Salud y eso.
Share/Save/Bookmark

4 comentarios:

vespinoza dijo...

Yo conociendo tus aficiones prefiero llamarte "UnaMano"

exseminarista ye-ye dijo...

Oiga, que preferir, lo que se dice preferir, prefiero lo de conocer gente y relacionarse... ;-P

Lola (pecado,docape) dijo...

Estuve viviendo en Fuerteventura en el 85, eso si que era una unamunada o cabritada jeje me gusta Fuerteventura.
saludos

exseminarista ye-ye dijo...

Buf, en el 85 sí que era otro mundo, ahora ya es casi parte del 1º ;-)