14 de febrero de 2011

Christopher Moore - El ángel más tonto del mundo

Afortunadamente para mí, el amigo Ornitorrinco ha descubierto que tiene demasiados libros (¡herejía! ¡Nunca se tienen demasiados libros! Es como la cerveza, hombreyá, aunque por motivos obvios no se lo voy a discutir) y ha decidido hacer espacio en su casa regalándomelos, así que allá por las navidades me llegó la primera caja y se supone que al menos otro par de ellas caerán; vamos, feliz que me ha hecho el señor.

Pues entre todos los libros de este primer cargamento se encontraba el título que aquí les traigo. Si hubiera sido por mí, gracias a este horrendo título, a la aún peor portada y al sello de best seller que ésta tiene, ni se me habría ocurrido comprarlo, la verdad sea dicha. Pero como a caballo regalado no se le mira el diente, decidí darle una oportunidad hace el par de días y la verdad es que me alegro de ello.

Una historia divertida y delirante, que consigue que sueltes alguna carcajada y mantiene la sonrisa puesta durante casi toda su lectura, además de satisfacer a los más frikis (y a los para nada frikis también). Vamos, recomendable a mi entender. Un buen ejemplo del dicho "no juzgues un libro por su portada", a pesar de que el dicho no se refiere mayormente a libros, claro. Eso sí, ya puestos a criticar soluciona demasiado rápido la novela; no sé si es algo que este autor suela hacer, pero una buena historia merece un final igual de bueno, en vez de espabilárselo espalillárselo en un par de páginas (fíjate, lo mismo me pasa con Neil Stephenson, historias maravillosas que ventila muchas veces malamente) (vale, a mí también, nunca sé como acabar bien una historia).

De la contraportada:
Falta una semana para Navidad, pero no todo el mundo es feliz en el pueblecito de Pine Cove (California). El pequeño Joshua Barker necesita con urgencia un milagro navideño. Y no es que esté moribundo, ni que su perro se haya escapado de casa: es que Josh ha visto como a Santa Claus le abrían la cabeza con una pala. Ahora sólo anhela una cosa: que el viejo barbudo regrese de entre los muertos. Lo que no puede imaginar es que alguien esté escuchando sus plegarias... Aunque no destaque por ser, precisamente, el más listo de los ángeles.
Solo a una mente como la de Christopher Moore se le podría haber ocurrido una historia tan hilarante como ésta. Sus novelas se covierten en superventas de The New York Times y se publican en más de una docena de países. El ángel más tonto del mundo ha sido comparado con el fenómeno de "El curioso incidente del perro a medianoche", de Mark Haddon.

Share/Save/Bookmark