6 de febrero de 2011

Amanece, que no es poco

Tarde, para variar, es que esto no es formal ni nada, cuando te vienes a dar cuenta va y el sol se pone a salir a las 9 de la mañana, qué falta de formalidad y de to. Y encima no sale ni en Los Cárpatos ni na', no, le da por asomarse allá donde el diablo perdió los calzones, pabellones militares los llaman. Joer, ¿pero no te habías enterado que uno era inútil y que lo único que le gusta del verde oliva es el aceite virgen extra? También es verdad que cualquier cosa que me pongas que tenga en la etiqueta extra y/o que sea virgen me va a gustar. Bueno, cualquier cosa no, que por muy incorrupta que sea la señora que está al lado del ayuntamiento no me acaba de poner, un poco acartonada que la veo.

¿Y por dónde iba? Bueno, ir, lo que se dice ir fui por la paralela a Viana de cuyo nombre no me acuerdo. Volver volví por Viana, que por eso puedes ir por el medio. Es como la fiesta del PP a la que fui ayer, la Paella para chuparse los dedos. Y la Pata negra ya te digo. Iba a colgar una foto de como quedó la extremidad del pobre cochino extremeño, pero resulta que el bluetooth (¿se escribía así?) me lo escondió la gata, así que ya lo subiré otro día. También me escondió el jash y ya sólo tengo tabaco que fumar, la jodía. De hecho espero que lo haya escondido, porque como se lo haya comido, bueno, vale, eso explicaría muchas cosas. Shit, tengo una gata que me esconde el chocolate, una de dos, o me cuida o salió viciosilla como el padre, digo, amaneció.

Y bailamos el Time Warp, y estuvo bien, y a tus amigas le gustó. Y de repenté como que salió el sol, decía, y no sé como fue. Bueno, sí lo sé, pero tampoco voy a contarlo ahora que no es lugar e igual ni respeto las normas de ortografía ni na', que también es verdad que para unas normas que respeto no las voy a destrozar ahora, bueno, no mucho.

O algo. O yo qué sé.

It was just a jump to the left, que lo sepas.

¿Hacemos algo hoy? Dame un toque, pero no muy fuerte que cabeza sólo tengo una y a ti te encontré en la calle. Estaré en el sillón, bajo la manta y la gata y ante alguna peli de ésas que se ponen los domingos, largas, para no moverte.
Share/Save/Bookmark