2 de enero de 2011

Hoy tocaba desvariar pero hace demasiado frío y a lo mejor puede que haya madurado algo (editado y actualizado).

¿Te lo puedes creer? ¡14ºC o así, no más! ¡Esto es intolerable! La culpa es de Pepiño, seguro, ¡qué va a ser lo próximo! Que nos nieve, o baje a los 12º ó algo. Subtropical, decían... (vale, sí, lo reconozco, esta parte en tan solo para reírme un fisco de los inexistentes lectores peninsulares; también es verdad que para uno hace un frío do carallo, jurado).

Empezó bien el fin de año. Como me gusta dejar las cosas para el final, habiendo quedado a eso de las 21:00 (GMT) a las 19:30 estaba empezando a pasar la aspiradora y después fregar. Que cualquier excusa es buena a la hora de limpiar la casa. Al igual que cualquier excusa es buena a la hora de dejarlo para otro día, procrastinar lo llaman.

Después, lo normal, casapadres. Y al contrario de lo que suele ser habitual, ¡este año comí! Es que por motivos que no vienen a cuento y aunque vinieran, otros años suelo picotear tan solo. Pero no, ayer había hambre, te lo digo. Bueno, sólo cayeron navajas (muchas), langostinos (casi tantos como las anteriores y eso ya es decir), ensalada, consomé (más que taza era un balde), conejo en salmorejo (plato estrella de mi señora madre con el que te chupas los dedos, de verdad de la buena), helado, vino, café, copa y puro, uvas (reventonas, más que 12 comí 24) y cava. Así negro sobre blanco suena a poco, lo sé, pero créeme cuando te digo que ayer subí de los 74 kg en los que estoy ahora (exageradamente delgado, dicen, ¡nunca me he visto mejor, hombre ya!) a casi 80 ó así (sí, sigo poniendo la tilde, ¿¡va a venir la RAE a multarme o algo!? No, vale, sólo cometo una falta de ortografía, es la fuerza de la costumbre).

Después, ¡genial idea! Los desnaturalizados, desfamiliados, algo, del grupo cenaron y rompieron el año juntos. Y justo al lado de mi casa. Dado mi natural falta de voluntad y para prevenir futuros males, porque me conozco, llevo conmigo demasiados años, voy directo a casa y aparco allí para después bajar a la fiesta fiesta con ellos y no habrá más tu tía que subir andando cuando sea que acabe la noche. Es que de vez en cuando hasta parezco inteligente o algo.

Lamentablemente y a pesar de la puñetera crisis los taxis no responden y no hay sitios para todos. Porque a mí me da igual bajar andando (me jode más subir, la verdad), al fin y al cabo si sólo llevas un par de cubatas son sólo 15 minutos o casi 20, pero supongo que con tacones de 20 cm es un poco más complicado. ¡No quiero bajar el coche a los bares! Además, va a ser un coñazo lo de aparcar. ¡Otra genial idea! No son una, ni dos ni tres, sino tres las parejas que viven en la calle de al lado. Propuesta: yo bajo el coche pero el que se suba más temprano se encarga de subirlo y así el día 1 está en casa y yo no lo toco. Además, la copia de las llaves está en la casa a la que vamos, así que aunque no vea al chófer hasta a saber cuando podré moverme. ¡Propuesta aceptada! V., que para eso es responsable, madre y esas cosas (a pesar de casarse con quien lo hizo y eso que él es amigo mío de antes ;-P ) se encargará de dejármelo por el barrio cuando se retire. Y lo mejor de todo, ¡aparcamos rápidamente! Sólo dos vueltas y a 50 metros o menos de nuestro objetivo. ¡Bien!

Casa de las Niñas. Cubatas. Música. Time Warp (It's just a jump to the left...). Gente guapa (que somos todos y en todos los sentidos). Risas. ¡Vuelta por los bares! Salir, beber, el rollo de siempre.... Agüita, encuentros con gente perdida tiempo ha. O'Clock, más risas aún (a pesar de la música, je). Palique horacional (hora y pico) con ¿S.? (nota mental, debería hacer algo con mi grave problema a la hora de acordarme de los nombres), a la que me había autopresentado en nochebuena y como ser paciente y no tener prisa acaba dando normalmente sus frutos esta vez fue ella la que vino hacia mí ("seguro que no te acuerdas, blablabla..." Pues sí, me acordaba perfectamente). Mola la piba, mucho, inteligente, atractiva, matemática (lo pongo aparte de inteligente porque no tienen que ir necesariamente juntos. De hecho, conozco más de un caso que demuestra lo contrario) y más, mucho más... ¿Futuro? Doraemon lo sabrá, habrá que ver y tal. Luego, lo normal, echar a la gente que para eso es gente y aunque sean de su padre y de su madre no son míos, vamos hombre hasta feo estaría. Después más conversación, más copas, más risas y, lo mejor de todo, ¡sin música!

¡Otro momento de lucidez! Se han ido yendo todos los que estábamos. Increíblemente, a punto de irme con S. y S.S.J. a una macrofiesta llena de cañis, copas caras y más música mala me digo "¡y pa' qué!" y no me subo al taxi con ellos. Vamos, será que estoy madurando o algo pero directamente les cerré la puerta y dije "pásenlo bien". Voy a tener que mirármelo, ¡sólo eran las 10 y pico!

Enfilo pa' casa. Conversación larga, muy larga, con Asaberquiénera que casualmente va en la misma dirección. Curioso como la vida es tan diferente. 20 años menos, madre de dos y sin absolutamente nada en común aparte de ser más o menos humanos y respirar el mismo aire (y ser atractivos ambos; vale, sí, tengo la autoestima alta, qué pasa, a ver cuanto dura). Corrijo, a pesar de todo, de no conocernos de nada acabamos encontrando puntos en común. Je, sólo hay que buscarlos. Nota mental, en el hipotético caso de que quiera cortarme el pelo sin ser con la máquina de rapar ya sé donde tengo que ir. Sólo hace falta que tenga dinero para ello. Y que me acuerde dónde trabajaba (¿puede ser por La Gallega? Lo que miente uno a esas horas de mediamañana, "sí, claro que conozco el barrio, voy frecuentemente y tal". Creo que en coche he pasado dos veces por ahí. Andando pues nunca). Y que nos acordemos mutuamente, que esa es otra. Nota mental: ¿dije ya algo de hacer ídem con la memoria o así?

¡Ah! El coche estaba debajo de la ventana de la cocina, ¡gracias V.! Otra cosa buena, la estación de guaguas esta a 5 min de casa (mira, ¡otra cosa buena de Los Cárpatos, ya van dos, creo! Ah, espera, que ya no hay cómics ni casi libros. Vale, sólo hay una cosa buena), así que la pose responsable de "uf, lo siento pero en este estado no voy a coger el coche" resulta bastante resultona; un café, un jugo de naranja y un ya nos veremos que todos sabemos es mentira cochina. O no. O yo qué sé. Bien. A media tarde por fin me lo planteo, ¿veo el último capítulo de Misfits (¡gracias Vespi y Kel!, me gusta) o duermo alguito? Me estoy asombrando a mí mismo en esta entrada de año, ¡me vuelvo a la cama! Sin falta voy a la médico el lunes, jurado, me tiene que haber pasado algo, un derrame o así.

Despertar, desayunar, internetear. Creo que ya va siendo hora de ese capítulo. Y de cambiar a productos de Ketama, que hay que probarlo todo oiga y no tienes por qué limitarte.

Y mañana, joer, a pesar del frío que hace playita, venga, con un par, que no se diga. Con suerte pasaremos de los 22ºC (nota mental: acordarme de llevarme el suéter. Y bajar a por pan pal bocata) y la compañía será inmejorable. Este invierno es que está resultando intolerablemente gélido. XDD

ATENCIÓN: todos los hechos aquí relatados son estrictamente ciertos, a no ser aquéllos que son completamente falsos. En todo caso si no pasó tal cual, tendió infinitamente a ello. Y qué narices, como dice no me acuerdo quién (¿Pitercantropus?), no dejes que la realidad te estropee una buena historia ;-)

Nota mental: voy a tener que usar más a menudo el lápiz de ojos junto con el rímmel, no te imaginas el juego que da.

Día siguiente: las imprudencias se pagan, ¡ay mi cabeza! Más nunca, de verdad de la buena. Esto me suena.

Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

vespinoza dijo...

Pues yo le noté sorprendentemente sobrio......lo que me sorprendio de mi mismo es que me preocupé al ver a cierta presona con una cogorza monumental......he perdido la costumbre de ver borrachos/as y que me importe tres pitos.

Me hago viejo

exseminarista ye-ye dijo...

No, si yo también lo noté; anonadado que me dejé a mí mismo :-p

Por lo demás, sí, te haces viejo. O eso, o será cuestión de recuperar las antiguas y buenas costumbres :-)