22 de enero de 2011

El café del ministro y la factura de la luz

Decía el ministro de ¿industria?, el señor No-me-acuerdo-de-su-nombre (¿puede que Sebastián?) que el aumento de las tarifas de la luz apenas iba a suponer a una familia media el equivalente a un café. Obviamente, no se le concedió la más mínima credibilidad y, como vamos a comprobar, con toda la razón del mundo.

En su momento, cuando se cambió el modelo de tarificación, que supuso pasar de la factura bimestral a la mensual, se produjo un aumento en la facturación que, aunque en su momento no me molesté en cuantificar, implicó pasar a pagar de aproximadamente 30 € cada dos meses a unos 40 € en el mismo periodo de tiempo; es decir, un aumento encubierto y apenas reconocido del 33% en la factura de la luz.

Ayer me llegó la última factura de UNELCO-Endesa, vamos, de la luz de toda la vida. Es importante tener en cuenta una serie de factores, siendo el principal que en esta factura sólo se ha cargado en parte la nueva tarificación, 11 días en total, lo que hace que me dé mucho miedito la próxima que llegue. La casa es, por desgracia, totalmente eléctrica: termo, vitrocerámica, nevera, microondas, amplificador de música y ordenador es lo que se usa habitualmente, aunque no en exceso pues aquí vive una persona sola. La tele, como mucho, dos horas al día. Las bombillas, de bajo consumo, nunca más de una encendida y casi todas apagadas durante todo el día; tengo suerte y casi todas las habitaciones son exteriores (lo cual es una putada en este frío invierno, je). Un deshumidificador que sólo utilizo cuando la humedad ambiental supera el 70% y del que no abuso, sólo una hora antes de acostarme, para bajar la humedad al 60% y en el cuarto nada más; ponle que como media y desde que empezó el invierno, allá por octubre, lo usaré en torno a 1 y 1/2 horas a la semana. Una estufa de aire caliente que conecto 10 minutos antes de acostarme (y que uso también habitualmente desde noviembre). Y ya está, no hay más oiga.

Pues hagamos un poco de números; obviamente, siendo una n muy pequeña (y más hablando de este año) por ahora no hay datos estadísticamente significativos, pero sí que son indicativos. La media (± error estándar de la media o S.E.M.) de consumo en los meses en que te clavan más es de 42.34 ± 3.01 €. En el caso del mes en que dicen "uy, te cobré de más, vamos a cobrarte menos" es de 9.70 ± 1.82 €. Si hacemos ya la media de ambos datos, obtenemos que por mes los cabron.., digo, los señores de Endesa me están cobrando 20.58 ± 7.02 €. Como te decía, 10 € más de lo que pagaba antes bimestralmente.

Bien, factura del primer mes del año sin haber variado significativamente los hábitos de consumo: 59.10 €, nada más y nada menos que 17 € por encima de la media del mes "caro". Si este aumento hay que dividirlo entre los dos meses aún así se queda en 8.50 € más al mes. Y además, lo dicho, este mes sólo se aplicó la nueva tarifa durante 11 días. Miedo me da la factura de marzo.

Conclusión, señor ministro (con perdón para los señores presentes): a usted le están engañando en el precio del café. O eso o va a sitios mucho más caros que los que yo frecuento, que seguramente será así. Queda una tercera posibilidad que así entre tú y yo veo como más probable: me está mintiendo, so cabrito. Y lo peor de todo es que el PP tampoco es solución, todo lo contrario.

¿No crees que va siendo hora de que empecemos a cortar cabezas? Recordad Cartago... (que no viene a cuento pero siempre me ha molado decirlo, bueno, sí viene a cuento, hala, a partir de ahora acabaré todas las paridas que escriba con esta frase. O no. O yo qué sé).
Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

Euribates dijo...

Me está dando miedo la lectura que nuestros políticos están haciendo del Wikileaks y del Cablegate, que es esta:

"Ummm... En realidad, puedo mentir muchísimo más que antes, no pasa nada, aunque te cojan..."

exseminarista ye-ye dijo...

Llevan muchos años mintiéndonos impunemente; por mucho ...leaks que les pongamos, saben que no les va a pasar nada, ya se han encargado de nombrar a los jueces que no les juzgarán y de pagar a la prensa que no va a publicar nada. Y de deseducar a la gente, de modo que solo les interese el UD-Tenerife y el carnaval.

¿Empezamos a cortar cabezas? Recordad Cartago...