28 de enero de 2011

Aún no voy a hablar de las pensiones, no me he cabreado lo suficiente.

Tengo que darle el par de vueltas más, pues aunque ya tenga la mala hostia casi a punto de ebullición aún debo dejarle un hervor. Así que paso a comentar una chorradica que me mandó Calima, titulada algo así como por qué los hombres no se deprimen1 o algo así:

El  garaje es todo suyo. Cuando lo tenga, supongo. O no, dependerá de si lo comparto o algo.
La preparación de la boda se hace sola. Pues no lo sé porque aún no he tenido ninguna, pero pensaba que era así.
El chocolate es algo que siempre pueden comer. Pero siempre siempre. Y fumar también.
Nunca corren el riesgo de quedar embarazados. Pero sí de que nos carguen con el paquete. 
Los mecánicos sí les cuentan la verdad. ¡Eso es lo que tú te crees! A lo mejor mienten ligeramente menos, pero en la FP de mecánico hay una asignatura específica para eso; de hecho, creo que se mienten a ellos mismos y todo.
El mundo es su urinario. No todo. Además, el de ellas también.
No importa que el baño de la gasolinera esté sucio. Mujer, da un poco de asco pero en plazas peores uno ha toreado.
Por el mismo trabajo, obtienen mayor salario que las mujeres. ¿Salario? Eso me suena, ¿qué es lo que era?
Las arrugas y canas les añaden carácter. Y menos mal, ya que somos de natural feos al menos eso consuela.
Cuando hablan con ellos la gente nunca les mira los senos. ¡Hasta feo estaría! Además, yo tampoco lo hago con las tías. Como mucho una mirada rápida. Bueno, al menos lo intento. Espera, ¿senos?, tetas, mujer, tetas.
Los zapatos nuevos no les destrozan los pies. ¡Cómo que no! Por supuesto que sí. Bueno, a mí no porque llevo milenios usando All Stars así que el pie ya lo tengo hecho, pero si me pongo zapatos nuevos, así como una vez cada 3.000 años, sí que los destrozan.
Sus conversaciones telefónicas duran 30 segundos. Demasiado. En 10 tienes tiempo de sobra para decirlo todo.
Para ir de vacaciones 5 días necesitan sólo una maleta. ¿Maleta? Maletín de cabina o mochilita de ataque. Y va que chuta.
Pueden abrir cualquier tipo de frascos. Bueno, eso depende.
Su ropa interior cuesta 10 euros, en paquete de tres. Pues si te soy sincero, lo ignoro por completo. Mi ropa interior me la traen los Reyes.
Tres pares de zapatos en el armario les son más que suficientes. Pues mira, de zapatos sólo un par. Otro de botas de pateo y como 15 de tenis.
Son incapaces de ver las arrugas en su traje. Verlas las veo, pero me quedé anclado en lo de "la arruga es bella".
Todo en su cara permanece de su color original. ¡Discrepo! Alguna manchita sale. Y de las canas ya no te digo.
El mismo estilo de peinado les dura años ....décadas. Sí, milenios incluso.
Sólo tienen que afeitarse la cara. Haga o no haga falta, una vez a la semana, ciertamente.
Pueden jugar con juguetes toda su vida. A que mola. ¿Por qué no lo haces tú también?
Usan cartera, cinturón y zapatos de un mismo color para todas las estaciones. Cartera y cinturón, pues sí; no se cambian hasta que no mueren de forma irremediable. Zapatos, pues como ya te dije uso tenis y los 15 pares son de 15 colores (o mezcla de colores) diferentes, así que como que no.
Pueden llevar pantalones cortos independientemente de cómo luzcan sus piernas. Sin duda; pero prueba a ponerte unos pantalones cortos en Los Cárpatos y verás que poco duras.
Pueden “hacerse las uñas” con una navajita de bolsillo. ¡Acs, qué horror! Que uno es uñófobo, oiga :-P
El bigote es opcional. E incluso atractivo a veces.
Pueden comprar regalos de Navidad para 25 parientes, el mismo 24 de  diciembre, en sólo 25 minutos. Sin duda, soy un experto en comprar los reyes en la franja que va de 17:00 a 19:00 del día 5 de enero. Se trata sólo de tener más o menos claro lo que se quiere :-)

Si te quejas es porque quieres, que lo sepas, que te complicas exageradamente la vida. O no. O yo qué sé.

Salud y feliz finde. Y recordad Cartago.

(1) De todos modos, hija, que lo sepas, los hombres sí que nos deprimimos2
(2) Y tenemos la regla también. Al menos algunos. Psicológicamente sólo, eso también.
Share/Save/Bookmark