20 de diciembre de 2010

Dinero para tonterías sí que hay, pero no para lo que es realmente importante

Copio y pego íntegramente una nota que me hace llegar Deprofundis vía féisbuk:

Estos días andan revueltos para las ONGs que en Tenerife, prestan servicios especializados en materia de menores para el cabildo. Se encuentran comunicando a sus trabajadores el cese de la actividad por falta de financiación. Cinco ONGs afectadas y 70 trabajadores, que pasarán a engrosar las listas del paro en la isla. Realidad difícil de afrontar, tiempos de crisis en los que estos profesionales y sus familias inician un nuevo camino, ánimo para todos y todas. Lo que resulta increíble es que se desmantele una parte importante de la atención a los menores en la isla. La Unidad de Infancia y Familia del IASS, encargada de desarrollar las competencias del Cabildo en materia de menores, ha venido realizando un ejercicio de responsabilidad desde 1998, con la puesta en marcha de servicios especializados para la atención a los y las menores víctimas de malos tratos en la isla. Este trabajo responde a la obligación legal, de dar respuesta a las competencias que tiene atribuidas por ley. En este momento estos servicios quedan desmantelados, se trata de un retroceso en la intervención de 30 años, que nos sitúa en la prehistoria de la protección a la infancia. Resulta curioso, sino triste, que esta noticia salte a los medios el mismo día que se hacen públicas las denuncias de 180 personas que presuntamente fueron adoptadas de forma irregular, ejemplo claro de lo que fue el sistema de atención a los menores en el pasado, por no recordar las denuncias por presuntos abusos sexuales en la casa cuna. Esto quedó atrás, la ley 1/1997 de Atención Integral a los Menores estableció los principios y el marco competencial, sobre el que las administraciones han ido creando los servicios necesarios para garantizar la atención integral a los menores en las islas. En este sentido hay que decir que el Cabildo de Tenerife ha sido la referencia, desarrollando actuaciones especializadas con los menores que requieren de actuaciones protectoras, tanto desde el acogimiento residencial como desde la preservación con sus familias. El desmantelamiento de estos servicios se lleva por delante el avance más importante en la historia del sistema de protección, los puestos de trabajo de 70 profesionales (Psicólogos, Trabajadores Sociales, Pedagogos y Psicopedagogos) y lo más importante el bienestar de los menores más necesitados de la isla. En números se trata de en torno a 2500 beneficiarios (menores, sus familias y técnicos/as de los centros de menores y de los municipios). Concretamente son 454 los menores que en Tenerife viven en acogimiento residencial y 1694 los que se encuentran en situación de riesgo, este desmantelamiento hipoteca su futuro y el de sus familias, nos muestra una visión asistencialista del Cabildo propia de otras épocas y nos recuerda el pasado de un sistema que no se merece estos políticos y políticas.

Lo dicho, propaganda de un futuro tren (medio millón de euros), sí; estudios para tren por levitación magnética, también. Pero a quién coño le importan los niños y más si tienen graves problemas, peor para ellos, haber nacido en la familia adecuada. Hh. de p.
Share/Save/Bookmark

5 comentarios:

Sharli Fly Clown dijo...

Esto es muy grave, sí.

Malditos hhpp sin corazón, codiciosos despiadados.

La protección a los menores es de las cosas más básicas.

Me hierve la sangre, me cabrea el camino que esto está tomando.

exseminarista ye-ye dijo...

Y me temo que más nos va a cabrear, pues aún nos espera lo peor. Y les seguirán votando aunque sólo van a lo suyo y a lo de sus amigos, que viene a ser lo mismo.

Esos niños no votan y sus familias, aún menos, total, qué más les da.

ricardo dijo...

Cuando uno lee estas cosas y después miras los descuentos que te hacen en la nómina, te dan ganas de coger la escopeta y cargarte a más de un chúpoptero.

exseminarista ye-ye dijo...

Pero muchas muchas ganas, la verdad :-/

quebrantandoelsilencio dijo...

Despreocupándose por los problemas elementales de las personas pero hiper preocupados por los problemas de espacio en sus bolsillos, ese el principio que rige en la vida política española. Lamentable que sigamos aguantando a este tipo de calaña.
Un saludo.