17 de noviembre de 2010

Cosas que me pasaron (II): qué bonita es esta cosa de la ciencia (y II)

O como si las cosas pueden ir mal, irán aún peor.
Y allí estaba yo, recién llegado del yanki en el laboratorio de siempre. Y entonces, y entonces...

Entonces1,
entonces llegó tu prima2,
y tras el primer esfuerzo
ineficaz que le trajo
la derrota en otro departamento,
armada en la Canadá
con su exnovio el cocinero,
volvió a la carga, y los becarios
a su empuje sucumbieron.

Ya los despachos perdidos, 
ya derrotado el empeño,
ya homenaje de adhesión
rinde a tu prima, el catedro3.
Ya no más aplicar técnicas
aprendidas con esfuerzo,
ya el ARN se perdió
en sospechosos sucesos.
Ya los despachos perdidos,
ya derrotado el empeño,
¡era para enloquecer,
de asco y de sufrimiento!

Exseminarista enloqueció,
arrojó pipeta y eppendorf,
y vagando por los pasillos,
anduvo de labo en labo,
espantando a los predocs
con sus profundos lamentos,
gritos de rabia y dolor,
imprecaciones a Doraemon,
que en sus togas recogían
los eminentes catedros.

Bueno, tampoco fue para tanto, pero casi. Tras el consiguiente período de adaptación, empleado en tomarme como un mes de vacaciones para poder salir todo lo que no pude salir en el pérfido EE.UU. (y también para buscar piso y todas esas cosas), me puse a aplicar lo aprendido, empezando por la puesta a punto de las técnicas que en aquel malvado país funcionaban a la perfección. Pues bien, aquí no, no había manera; no sé si porque los reactivos tenían que cruzar el océano, por el clima subtropical o por cualquier otra extraña razón, no había manera. Lo que iba a tardar un mes como mucho se alargó a varios, por no decir bastantes.

Mas como la confianza es algo que no faltaba aún, decidimos empezar el experimento que nos faltaba, algo sencillo, chorrocientos grupos distintos, cada uno con n-mil individuos por grupo y que además había que encargar por duplicado, pues la cosa iba de trasplantes, de hacerles unas cosas a los bichos y luego pasarles el órgano a estudiar a los bichos "hermanos" también tratados. Vamos, un cacao. ¡Pero salió bien! Más de medio año después, pero salió bien (entre que los encargabas, ponías a sus padres a frinkar, aclimatabas, etc, etc, etc). Además, para más satisfacción la técnica ya estaba a punto, ¡a medir! Resutados cojonudos, y tan cojonudos, que el jefe yanki decidió que faltaba aún la joya de la corona, otro experimento más.

Por lo pronto la FPU ya se había acabado (menos mal que no estaban condicionadas a la lectura de la tesis en un plazo determinado, como las del Gobierno de Canallas, que si no lees tienes que devolver las perras), porque entonces sí que me arruinaba. Además, como el jefe jefe tenía perras para esas cosas me pudo becar durante un tiempo más. Y el experimento que sería la joya joya no era tan coñón, en vez de requerir 8 meses se hacía en tan solo 6 ó así. Y se hizo (más animales, más trabajo, más de todo) y, al mismo tiempo, iluso de mí, empecé a escribir la putatesis.

Mientras tanto, en el mismo universo, tu prima iba acaparando más y más poder. Había conseguido que en un laboratorio con cuatro grupos distintos de investigación ya sólo existieran dos y hacía todo lo posible por eliminar el que no era suyo, ¿imaginas cuál? Ante la inacción y la complacencia del jefe jefe tomaba responsabilidades para las cuales no estaba preparada, sólo para joder (por poner un ejemplo, consiguió la responsabilidad de la sección de julancias cuando no sabía distinguir una julancia de un lepóptero y sus primeros pasos y lecciones en ese tema fueron impartidos por nosotros, para después no hacer ni puñetero caso y hacer las cosas mal, a su modo e intentar obligar a los demás a hacer lo mismo). Como para aquel entonces uno ya estaba un poco paranoico (cuando curras por un lado con radiactividad y por otro con ARN y además haces experimentos supercomplicados con animales desarrollas una cierta tendencia a la paranoia galopante, créeme) y ni me gustaba el andar de la perra, digo, perrita, ni visto lo visto me fiaba de nada, había puesto el par de controles en mis cosas, en todas (el equivalente de poner un pelo en la gaveta de las películas de espías).

Pues bien, todo acabado, me dispongo a medir los resultados y no sale absolutamente nada, no funciona lo que poco tiempo atrás sí hacía. Me pongo a analizar los porqués y los cómos y descubro que todos mis estándar de ARN, todos los ARNs de las muestras del experimento (largo y caro) se habían degradado. Gracias a los chivatos (algo tan sencillo como poner a congelar agua a media altura en un eppendorf; cuando ya está congelada en posición vertical, lo pones en horizontal dentro de la caja de muestras. Si se ha descongelado y vuelto a congelar la posición del agua habrá variado), veo que en un -80ºC lleno de material de todo el laboratorio sólo se han descongelado las cajas con mi nombre, ¡caramba, qué coincidencia, no sabía yo que funcionara por baldas! Todo lo demás estaba perfectamente.

Y el tiempo mientras tanto pasa (y esto se alarga, así que vamos a acortar un fisco). Y ya puestos se decide que no hay más dinero para el otro grupo (el mío, claro). Y se acaba el sueldo. Y me ofrecen un puesto en otro laboratorio, de modo que esperarán a que lea para darme la beca-contrato. Y el jefe jefe dice que con lo que tengo puedo leer. Y el yanki dice que sin el último experimento él no firma nada. Y el jefecillo lo único que dice es que cambie la redacción de la tesis que no le gusta. Y uno sigue escribiendo y cambiando la redacción, mientras unos insisten que no hay pelas, los otros que así no firman nada, el otro que no le gusta y que lo cambie. Y así semana tras semana. Y mi salud mental, la poca que me quedaba, empieza a tambalearse a pasos agigantados. Y si iba a leer en mayo (sin dinero desde diciembre), llega julio y seguimos igual.

Afortunadamente (o no, aunque ésa es otra historia) en el otro labo me dijeron que no les importaba que no hubiera leído. Mas la presión ajena seguía y seguía y seguía y yo continuaba sin llegar a nada. Hasta el momento en que los mandé a tomar por el p. culo a todos, ¡mi puñetera salud era lo primero! (la poca que quedaba), me dediqué al nuevo proyecto y me puse en manos de gente que me ayudara (psicológicamente más bien).

¿Y la tesis? Pues ahí está, impresa y sin leer, de vez en cuando la releo con un rictus combinación de amargura y tranquilidad, es algo que ya no me toca los mismísimos.

¿Y tu prima? Pues que yo sepa ya es profesora titular. Y seguirá repartiendo puñaladas hasta que logre cátedra, ya verás.

Lo único que jode es que aún haya quien me eche la culpa a mí de todo lo sucedido y que incluso me hayan recriminado y echado en cara el dinero que el Estado(coño) se ha gastado conmigo, ¡manda huevos! Ganas de mandarlos a una buena cámara de gas o baño de nitrógeno líquido o algo...

Así que niños, si quieren empezar en esto de la ciencia tan solo un consejo: estudia bien el sitio en el que te vas a meter, pregunta, busca, averigua. No va a servir de nada y te vas a comer todos los marrones posibles, pero al menos no digas que no te lo dije.

O hazte una FP, será lo mejor.

1.- Adaptación libre de la Cantata del Mencey Loco de Los Sabandeños. Si no la has escuchado puedes hacerlo aquí, creo, que aún no me funciona la tarjeta de sonido y tengo que creerme lo que me dicen.

2.- Tu prima: dícese de cualquier persona que nadie quiere ver en su familia. Nunca pertenece a la familia de nadie, siempre es "tu prima", la prima de otro, sea la persona que sea la que habla. Aka "la rubia", aka "la zorra ésa". Para más información, buscar trepa en la wikipedia; la que sale en la foto. Bueno, vale, no aparece trepa en la Wikipedia, muy mal, pero aquí sí.

3.- Licencia poética, dícese cátedro. O incluso catedrático.

Disclaimer: la realización de este post no ha dañado a ningún tipo de animal, a no ser que consideremos daño el tiempo que no he dedicado a jugar con mi gata. Eso sí, durante la realización de mi no tesis doctoral sí que cayeron unos cuantos, vale, unos muchos bichos, pero todos los trabajos se hicieron de modo que se produjera la menor cantidad posible de dolor y estrés (al fin y al cabo, si no se hacía así los niveles hormonales variaban considerablemente) y si sirve de consuelo a todos los que opinan que la experimentación animal está mal y es malvada (opinión que no es respetable, aunque sí puedan serlo los que la sostienen) me produjeron una alergia tal que no te la puedes imaginar. Y qué coño, si no hubiera sido por uno ni siquiera habrían nacido, de verdad de la buena.


Share/Save/Bookmark

8 comentarios:

copepodo dijo...

Joder, joder

JODER

Joderjoderjoder

J-O-D-E-R

He escuchado historias para no dormir sobre la investigación. De verdad, me han contado muchas, muchísimas, e incluso he protagonizado alguna, pero después de leer estas dos entradas (al principio curioso, después escandalizado y por último espantado de la muerte) tienes el dudoso honor de protagonizar la más horrible de las que tengo conocimiento.

Me quedo sin saber qué decirte, lo he flipado, literalmente.

Además, he aprendido lo que es un chivato y empezaré a usarlos, que eso de que la luz se vaya por baldas es curiosísimo.

exseminarista ye-ye dijo...

Jeje, ahora puedo mirar hacia atrás y reírme, lo que no quita que lo pasara putas. Y puedo asegurarte que he suavizado bastante todo, en esta época de mi vida ya son cosas que me resbalan, vamos.

Eso sí, el mejor chivato es un falcon de 15 pero canta mucho en una caja de muestras, porque a veces pasa que por capilaridad el agua en el eppendorf no se mueve. Y sí, un fenómeno francamente curioso, tanto que a pesar de las pruebas el cátedro se negó a creerlo ("¡esas cosas no pasan en mi laboratorio y el que piense así que se vaya!", decía; yo le respondía que "vale, voy a recoger todas mis cosas, gusto conocerte", pero luego venían con que no me tomara las cosas así y blablabla).

En fin, al menos un par de historias buenas y muchísimas técnicas distintas saqué de allí. Que no me sirven para nada, oiga, pero lo mismo puedo decir de la carrera, jejeje.

Salud y tal.

copepodo dijo...

¡Salud! Eso que no nos falte. Gracias por los trucos de los chivatos (son sólo para saber si "se va la luz").

Lanarch dijo...

A-CO-JO-NAN-TE.

Entre imbéciles e hijos de puta vamos apañáos :/

exseminarista ye-ye dijo...

-Copépodo: de nada, oiga, pero no te me vayas a volver paranoico sin motivos (con sí se puede) :-)

-Lanarch: no lo sabes tú bien. O sí. ;-)

exseminarista ye-ye dijo...

Fe de erratas: donde pone Falcon de 15 debería decir Falcon de 10, creo, que hace el par de años que no veo ninguno, pero juraría...; donde pone "capilaridad" debería decir "tensión superficial", me da a mí...

copepodo dijo...

Capté la idea de los chivatos, conste que no es por paranoia, es para detectar cortes de luz. Una idea ingeniosa.

exseminarista ye-ye dijo...

Ah, vale, si es para eso sí que le dejo :-)

Salud y tal.