10 de octubre de 2010

Uy, qué pena, ha muerto Adán Martín (actualizado)

Y como todos los muertos son buenos, voy a dejarme de rencores sin sentido y decir algo bonito de él. Que seguro que lo hay. Mira, a voz de pronto se me ocurren ya dos cosas:

  1. ¡Ya no va a cobrar más la millonada que el Gobierno de Canarias le paga a sus expresidentes durante toda la vida! Va a ser que como la cosa está mal decidió palmarla para aliviar el erario público.
  2. Sus herederos son millonarios. A ver si hay alguna soltera.
No, me niego, cuando alguien se muere no empieza a ser por arte de magia maravilloso y buena gente. Si sólo cobras el sueldo como servidor público no hay manera de explicarme por qué aumentaste el saldo de tu cuenta corriente en varios millones de euros en sólo el par de años. Y tampoco me explico por que extraño motivo compraste cientos de parcelas en el futuro puerto de Granadilla antes de que se aprobara nada; eso sí, siempre a nombre de familiares, rollitos, exs, etc...

Así que sí, lo lamento. Lamento que tengamos una justicia y una policías tan a sueldo del poder que chorizos como tú se mueran sin haber pisado la cárcel. El próximo Hermoso, seguro (que se muere sin haber dado cuentas de nada). Cabrones, siempre se salen con la suya.

¿Qué la tierra te sea leve? No, que ardas en el peor de los infiernos. Mierda, pena que no exista.

Pdta.: sí, destilo rencor, pero estoy un poco harto de que estos cabrones se salgan siempre de rositas, joder.

Actualizado a las 17:35: menos mal que ya no compro El País. Perdón, ahora voy a vomitar.

Share/Save/Bookmark