28 de octubre de 2010

El Exseminarista no tiene quién le llame

Porque vamos a ver, sí, el Coronel no tenía quién le escribiera pero los tiempos han cambiado, la historia es distinta y, al fin y al cabo, el Coronel era un personaje de libro mientras que el Exseminarista es una persona de carne y hueso. Al menos en el Mundo RealTM (pero con otro nombre). Y al menos cuando no está protagonizando a algún personaje con algún fin más o menos turbio. Y aunque hable de mí en tercera persona e incluso discuta con mis otras personalidades. 

Once meses ya. Miles de currículos (o curricula si te quieres poner fino) enviados, en papel, en pdf, como doc, en mano, por correo correo, por mail, vía buscadores, a trabajos que dices “en éste mi perfil encaja como mano en guante, seguro que ellos también lo ven”, a otros (los más) en los que el único motivo porque los deseas es el vil metal, que no es poco aunque sea escaso, en Tenerife, en el resto de Canarias, en toda España(coño), en Europa continental. Miles.

Once meses ya. Y las visitas afortunadamente no han dejado de frecuentar la casa, visitas con las que compartir risas, vinos, petas, sudor y desayunos. Y La Visita no, no ha venido más. Once meses.

Y miro el teléfono por si me ha llamado alguien, por si en el momento en que fui a la cocina a preparar café ha sonado y las sesiones de Nueva York de Jimmy Hendrix, que hay que escuchar a un volumen alto, no me han permitido escucharlo. Pero no, no hay llamadas perdidas, no hay ssmmss, ninguna empresa llama, ni nadie (bueno, de vez en cuando Kelly O sí, pero porque se aburre y necesita una birra en compañía, lo cual me viene muy bien dada mi más que precaria economía; de hecho, llamar economía a lo mío es casi un oxímoron), menos aún quién debería llamar.

Bueno, por lo menos no ha pasado un año, aún queda un mes para ello. Y la salud bien, gracias. Aunque de un par de semanas hacia acá tengo un pequeño dolor en la garganta, nada importante ni realmente molesto, seguro que es un tumor.

¿Y River? Pues dando la lata, como tienen que hacer los cachorros. Fíjate, por lo menos el Exseminarista sí tiene quién le maulle, aunque sea para darle de comer o porque le molesta que duerma. Podría ser peor.

Share/Save/Bookmark

4 comentarios:

Lanarch dijo...

:(

(Te comprendo perfectamente. Yo tuve hará un par de semanas mi primera entrevista en AÑOS. Si no fuera por lo de Hacienda estaría realmente jodido)

exseminarista ye-ye dijo...

En fin, por lo menos no desespero, mientras tenga techo, comida, libros, gata y amigos... ;-)

vespinoza dijo...

Usted sabe que siempre que sale alguna cosa....

exseminarista ye-ye dijo...

Sí, ya, pero cada vez menos. En fin, pilarín... :-P