2 de septiembre de 2010

No tengo nada que decir

Llevo un tiempito, unos días, pensando en una nueva entrada pero no se me ocurre nada. Y mira que no es por falta de cosas a comentar, pues entre la descatalogación (o no catalogación) de la Cymodosea nodosa a nivel nacional (uno es de natural malpensado; ¿será éste el favor que le hace el Gobierno de España a Coalición Canalla para agradecer su apoyo en el Congreso?), el cada vez más bajo nivel de la política canaria, la serie de tele 5 a cuenta del accidente del avión de Spanair (que la verdad, te basta con no verlo y de paso no ver tele 5, que quitando CSI y poco más no te pierdes nada; es como si hubieran prohibido las películas del 11-S, que todo sea dicho no me hubiera parecido nada mal pues no aportan nada de nada y resultan aburriditas más bien), etc, etc, cosas de las que hablar, haberlas haylas.

Pero no se me ocurre nada. No me entran ganas de escribir. Intento poner negro sobre blanco lo que pasa por mi cabeza, empezar algún cuento, ¡soltar alguna chorrada manquesea! y no hay manera.

No sé si aún me duran los calores pasados, calores desafortunadamente debidos al tiempo atmosférico y no al tiempo pasado entre los brazos de alguien, de nadie más bien. Y no es porque no me apetezca, aunque también es porque no me apetece; sí, vale, si ni yo mismo me aclaro.... No sé si ya es la rutina de enviar mil currículos para nada, de comprobar que joder no encuentras hueco por ningún lado, ni tienes para una triste birra y de tabaco, racionándolo. O, como dicen las niñas, simplemente que estoy con la regla, que ya llevaba tiempo sin ella y la señora de rojo (bueno, en mi caso incolora aunque si palpable) tarde o temprano acaba presentándose.

Además, uno es un animal (mucho) social (bastante más si cabe) y la verdad quedarme un fin de semana entre cuatro paredes, por mucho que me pase los días leyendo, que me apasiona, es algo que me echa mucho para atrás. Menos mal que este fin de semana N. se nos casa y with a little help of my friends me voy a ese secarral, tercero en importancia y tamaño y primero en falta de bellezas naturales XD que es ¡Las Palmas!, fiesta, fiesta... :-) así que supongo que algo me animaré. O no. O yo qué sé.

En fin, les recomiendo escuchar el tema que hay colgado aquí; decir que es la Marsellesa es mucho, pero realiza una interesante versión jazzística. Y que me sean malos, que ya se sabe que se va a todas partes.
Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

Kely O dijo...

Anímese hombre!

exseminarista ye-ye dijo...

No, si animado estoy, o no, o yo qué sé :-P