4 de agosto de 2010

Tercernundista es decir poco

Parecía un día normal. River había conseguido despertarme dos horas antes de lo previsto, como todos los días, a base de no tan tiernos mordiscos en todas las extremidades; uno ya sabía que cuando introducía a una rubia en casa se jugaba la vida y el corazón. Tras frenar las hemorragias, tropezando con la rubia me dirigí con los ojos semicerrados a introducirme las dosis que me esclavizan y liberan. De forma automática encendí un cigarro, preparé la cafetera y la puse al fuego al tiempo que rellenaba los recipientes de agua y comida de mi niña; la cabeza embotada y la boca reseca, junto a las pocas horas de sueño, gracias a las vacaciones de Hello Kiky que obligaban a acompañarla por esos bares dejados de la mano del Nota para no dejarla sola, pues ya sabemos cuan mala es la gente en esta Laguna, no ayudaban al despertar. Sentado en la silla, junto a la ventana, me dispuse a escuchar los sonidos del barrio, los que me acompañan a diario: el perro de abajo dando la lata (perros, quién los necesita...), el camión descargando en los congelados,  los señores del bar de enfrente echándose unas perras de vino y unos dominós, los chanflis pasando por la calle, el motor de la nevera. Pero aunque estuviera medio dormido no pude evitar darme cuenta: por primera vez desde que estoy en Los Cárpatos el único sonido que escuchaba era el de mi respiración (y River comiendo). Eso me despertó, mucho mejor que cafeína intravenosa. Parpadeé asustado, ¡el Apocalipsis o algo!

Algo más bien, habría que esperar a otro día por el Apocalipsis por mucho que se lo pidiéramos a la Conferencia Episcopal. Ligeramente más despierto, aunque tampoco mucho, me dispuse a explorar mi entorno. Shit! ¡Aunque llevaba más de dos horas al fuego (bueno, 2 minutos, vale) la cafetera seguía sin borbotear! Cagontó, ¿habré puesto agua? ¡Espera! ¡La placa sigue de color negro y no hay ninguna lucecilla encendida! Joer, puta River, me ha despertado demasiado pronto, me olvidé de encenderla. No, lo está, espera, seguro que no has pagado algún recibo, cagontó, siempre te pasa lo mismo. Tranki Exse, que ahora estás en Los Cárpatos y los recibos se pagan puntualmente, vamos a ver al pasillo de la escalera, ¡hala, las luces de emergencia encendidas, eso es que se fue la luz!

"Vaya por el Nota", pensé, "no sabía que estábamos en alerta roja por tormenta tropical". Porque es lo que tiene vivir en el subtrópico, cuando menos te lo esperas viene un casi huracán que derriba* todas las torretas de alta tensión aunque se encuentren en buen estado de conservación, vamos, casi como recién montadas; si encima les han dado un toque de color, de esa pintura que imita el óxido y les da más resistencia, ¡qué es acero inoxidable, hombre, y fabricado hace 50 años, que entonces sí se hacían las cosas bien y las neveras y lavadoras duraban toda la vida, no como ahora, que en cuanto se acaba la garantía tienes que comprarte otra nueva!... Pero no, espera, que si aún estando en Los Cárpatos no hay niebla ni frío ni nada, mal tiempo no va a ser. ¡Seguro que está lloviendo para el sur con tan mala suerte que una gotera ha caído en un generador y se ha parado*! Tampoco nos vamos a poner de los nervios, eso pasa hasta en los países más avanzados, no sé, Turkmenistán, Somalia, Guatemala, allí también pasa. Ah, no, en Somalia lo de la gotera, no. ¡¡Pero yo necesito café y en los bares más cercanos de La Laguna city no va a haber!!

Piensa, piensa, por mucho que te cueste. ¡Lo sé!, adelanta tu visita a Santa Cruz City; total, ibas a ir a regar y conectarte en una hora y, aunque tampoco haya luz, lo que me extraña dado que para eso es la capital y tal, ¡la cocina de Padres' Home es de gas!, muahahahahaha. Adiós River, vuelvo en un rato; espera, mejor vestirme, ponerme las lentillas y eso, por no hablar de la higiene y demás (menos mal que en Los Cárpatos el depósito de agua está arriba y no en el sotano como en la tan añorada casa anterior; espera, es la primera ventaja que le veo en un mes y pico, bueno, eso y el cuarto de más. Y los cómics. Y los libros. Pero aparte de eso, ¿qué nos han dado los romanos?) Hala, ya está, ¡a por el coche!

Encendido, manos libres conectado, ventanillas bajadas, música on, ¡a la autopista! Suena La Casa Azul (de uno de los 15 CDs de recopilación etiquetados acertadamente como Pop, éste creo que era Pop 3) (también hay otros como Rock español, Rollings, Heavy, etc..., que no se diga):


Hala, abreviando que me enrollo más que una persiana. Santa Cruz City: 50º C a la sombra, calima asfixiante (te tropiezas con los granos de arena y todo), semáforos que no funcionan (pero ninguno ninguno), algún accidente pero sin coches ardiendo ni nada, joer, que falta de formalidad, niñas con camiseta de tiritas, minifalda y cholitas (debería estar prohibido, de verdad de la buena), aparcamiento al lado de casa :-) cuatro pisos sin ascensor :-( radio a pilas (¡bien!, así me entero de lo que pasa), parece que esta vez no ha sido en toda la Isla, sólo en la zona metropolitana, bueno, no pasa nada, apenas ha afectado a un millón de personas, menos mal, podría haber sido peor. Eso sí, cada vez las excusas que se buscan son peores: ahora dicen que es un interruptor que se apagó, es lo que tiene el automático, que salta cuando menos te lo esperas.

Que pena que nuestro presidente Paulino Rivero a.k.a. "El Mencey del Sauzal" & "El Omnipresente Helitransportado" está de vacaciones, porque si no seguro que reaccionaba contundentemente. Por lo menos por lo menos les decía/hacía a los de Endesa algo, no sé, "sus tengo dicho que no tengáis apagones, hostia ya" o algo así, seguro. Igual en septiembre...

Espera, ¿¡dejé la cafetera en la vitro encendida!? Mierda mierda mierda mierda...**

(*) Historias reales de verdad de la buena. Menos lo de la pintura, era óxido de verdad.
(**) La respuesta es no, ésta me la sé :-)
Share/Save/Bookmark

3 comentarios:

Kely O dijo...

Y usted que lo diga, ahora no podrán decir que fue por lluvias/viento/alguna inclemencia meteorológica.

vespinoza dijo...

Melchior ha dicho que va a tomar medidas, creo que va a llamar feo al presidente de Unelco DOS VECES, Y COMO SE VUELVA A REPETIR AÑADIRÁ: Y TONTO

exseminarista ye-ye dijo...

Y además en la próxima cena no le va a pagar los postres ni el puro, seguro.