12 de agosto de 2010

La reina, una ecologista profundamente comprometida

Ayer todos pudimos ver en las noticias como su campechana y grecohablante reina, Dña. Sofía de Grecia, conducía orgullosamente un coche eléctrico por las calles de Palma, supuestamente para promover su uso y proclamar a los cuatro vientos su ecologismo. Podemos verla sonriente dirigiéndose a trabajar, ah, no, espera, que no hace nada, dando un paseo, en la foto robada de aquí:


La cosa empieza a apestar un poco cuando te cuentan que el coche ha sido cedido por una marca para promocionar el "uso de coches eléctricos por ser ecológicamente mejores", marca que se puede apreciar claramente en las imágenes (bueno, en ésta no, pero en los vídeos y demás sí), ahí delante, su león rampante, sin disimulo ninguno. Vamos, lo que faltaba, ¡la Casa Real, que pagamos todos, haciendo publicidad! Bueno, tampoco es nada nuevo, siempre he pensado que el nombre de Fortuna del yate real no es casualidad, pero bueno, igual es que uno es así, de natural malpensado.

La cosa toma tintes buñuelianos (¿o era berlanganianos?) cuando vemos la secuencia completa:


Efectivamente, la Sofi va muy contenta en su coche eléctrico, seguida por otro otros dos de alta gama y gran cilindrada en el los que supongo irá la escolta. Y yo me digo, como los coches eléctricos hay que recargarlos lo que consume energía, normalmente de origen no renovable, ¿no habría sido más ecológico que se fuera de paseo en el coche de los escoltas? No sé, yo por sugerir.

Y encima comete una infracción de tráfico. Seguro que no la multaron, no me veo yo a los picoletos extendiéndole una receta, je. Y por cierto, al Mariano "el Corto" Rajoy no le han multado por ir sin cinturón en el coche, ¿no? Será que tiene manga o algo.
Share/Save/Bookmark

1 comentario:

eulez dijo...

Pues sí, podría ir andando o en bici.

Sobre el ecologismo de los coches eléctricos, es que habría que matizar. La ventaja de estos coches es que no generan emisiones contaminantes (incluido el ruido) EN las ciudades. La contaminación en los núcleos urbanos genera miles de muertos al año, además de múltiples enfermedades. Y dado que la economía depende mucho de estos trastos, no parece que sea una mala solución que al menos sean eléctricos.

Eso sí, el problema de cómo se genera la electricidad (quemando combustible en alguna parte?) queda pendiente, cierto.