8 de junio de 2010

¿Exterminio?

Obviamente la idea no es mía, fue tomada de no me acuerdo cual novela (¿ideas?), en la que el castigo se aplicaba a los criminales.

Asistimos ayer a la noticia de un nuevo caso de ataque a un niño, con resultado de muerte, por parte de un perro de los considerados peligrosos. Cualquiera que por un motivo u otro haya pateado barrios de los considerados marginales de nuestra Islas (y probablemente de toda España[coño]) se habrá encontrado a multitud de perros de estas razas en manos de descerebrados que los sacan de paseo; y digo en manos por decirlo de algún modo porque normalmente van sueltos, sin bozal ni nada por el estilo, permitiendo al descerebrado presumir ante las pibas del perro más chachi que tiene. Y atención, no digo que el caso de los padres sea ése, parece que el ataque se produjo cuando entraron en la casa.

Pues bien, la idea es sencilla. Simplemente hay que eliminar al perro responsable y a todo perro "familiar" suyo hasta un cuarto grado de parentezco al menos, para así eliminar toda posibilidad de que si la tendencia al ataque es genética se siga extendiendo.

En humanos ante casos "similares" simplemente los esterilizaría, que creo que es lo que hacían en la novela aunque tampoco pongo la mano en el fuego. Menos al responsable, claro. Bueno y exceptuando el caso de que el asesino o criminal fuera uno familiar mío hasta un cuarto grado de parentezco, ¡qué oiga, la idea es mía, vamos hombre!

Uy, me noto un poco radical y sanguinario de último, tendré que mirármelo.
Share/Save/Bookmark

7 comentarios:

Locke Demóstoles Vespinoza DeProfundis dijo...

Deja de leer a Heinlein, que luego tienes pesadillas liberales

exseminarista ye-ye dijo...

Pues a ver si va a ser eso... :-P

vespinoza dijo...

En manos de un chanfli hasta un chiguagua se convertiría en una bestia asesina.

Ayer hablando con gente de la protectora que le dio el perro, ellos querían otro más agresivo pero al final los convencieron de que se llevaran al que finalmente mató al niño. Los de la protectora estaban amargados, pero dicen que todos los días acuden docenas de "white trash" buscando perros violentos

BlackCat dijo...

Para empezar me gustaría matizar que como siempre, el perro se lleva la peor parte. Señor@s, tengo ya bastante experiencia con los perros, no soy Etólogo pero desde que nací he estado con perros, compartí quince años de mi vida con un collie maravilloso que murió en mis brazos y mi hijo de diez meses juega con mi labradora y mi husky sin ningún peligro. Así mismo, ellas protegen al pequeño como si fuera un cachorro de la manada. Principalmente el grave error en el caso del niño de la Gallega fue ponerlo en contacto con un perro de albergue que llevaba un mes escaso con la familia. Ignoraban la procedencia del animal y quienes fueron sus anteriores propietarios y ese es un error muy grave. Con un día de nacido mis perras tomaron contacto con mi hijo y desde ese día el enano es uno más para ellas. Estamos habituados a escuchar eso de "perros de razas potencialmente peligrosas" cuando lo que habría que decir es "perros con propietarios potencialmente peligrosos". Señores y señoras: acoger un perro es una responsabilidad para la que hay que estar cualificado y si tantas pegas ponen para el carnet de conducir no sería mala idea llevar un control similar para la tenencia de perros. Tampoco hay que olvidar que el perro lleva con el ser humano desde hace miles de años pero eso no lo hace "el mejor amigo del hombre". Debemos recordad que los perros, por su adaptabilidad social y gregarismo poseen una psique compleja, igual que los humanos y son presa de desequilibrios emocionales y enfermedades mentales. Un perro sano no tiene por qué atacar a un humano, sin embargo, habría que plantear si el animal sufría algun tipo de desequilibrio. Hace un año llegó a nuestra casa una hembra de Pachón Navarro cruzada con un Pit bull. Había salido de Valle Colino y pasado por dos amos que solo consiguieron desequilibrar al animal, comía como una lima pero siempre estaba flaca y estresada. Incluso un adiestrador de perros nos sugirió que lo mejor que se podía hacer era sacrificarla. ¿Sacrificarla por culpa de dos propietarios irresponsables?. Actualmente, esa perra está hecha un toro y con paciencia y mucho cariño hemos conseguido que esté equilibrada hasta tal punto que la estamos preparando para competición de Agílity (una modalidad deportiva de obediencia y complicidad con su propietario). Y, obviando el "buenismo" promovido por Disney con los animales no hay que olvidar que los perros son animales y como tales se rigen por otras escalas. Mis perras saben quién es el lider de la manada, saben cual es su lugar y eso no evita que nos den un amor incondicional a la vez que rinden obediencia. Y nos cuidan, nos animan cuando estamos tristes o enfermos y permanecen junto a la puerta esperando que regresemos a casa. Yo solo espero que algún día se tomen medidas y que estos descerebrados que tienen un perro como el que tiene una navaja reciban una justa mordida en los cojones. Hasta entonces, me quedo con una frase que dice:
Mi meta en la vida es llegar a ser tan buena persona como mi perro cree que soy.
Un saludo y disculpad mi discurso.

exseminarista ye-ye dijo...

Bastante de acuerdo contigo, el problema seguramente está en dejar que cualquier animal se haga cargo de un perro.
Por lo demás, de disculpas nada, ¡vamos hombre, hasta feo estaría!, muchas gracias por escribir más bien.

BlackCat dijo...

Un placer oye, que por lo menos en la esfera de los blog me puedo desahogar que en el día a día en ocasiones me miran raro por mis ideas. Que menos mal que ya no hago publico mi deseo de la extinción humana (que nos lo estamos ganando a pulso) que si no me acusarian de vete tu a saber qué. Un placer leerte y contestarte.

BlackCat dijo...

Un placer oye, que por lo menos en la esfera de los blog me puedo desahogar que en el día a día en ocasiones me miran raro por mis ideas. Que menos mal que ya no hago publico mi deseo de la extinción humana (que nos lo estamos ganando a pulso) que si no me acusarian de vete tu a saber qué. Un placer leerte y contestarte.