22 de mayo de 2010

Cartas desde el siglo II (XXV)

Decíamos el 2 de mayo (día nefasto para el progreso de España(coño), por muchos fusilamientos que hubieran, digo yo): lo del diluvio lo copiaste mal, que lo sepas. Y además, ¿¡qué dios va a condescender en reencarnarse!? Tienes unas cosas...
Y hoy veremos como los judíos no sólo copiaron el diluvio, Babel también entre otros.
44. Judíos y cristianos esfuérzanse en justificar la Redención cada uno según su propio punto de vista. «El mundo, dicen los primeros, por estar lleno de crímenes, es preciso que Dios envíe a alguien para castigar a los malos y limpiar todas sus máculas como ocurrió otrora cuando el diluvio y la destrucción de la torre de Babel.» Ahora bien, es evidente, que en su historia de la torre de Babel y de la confusión de las lenguas, Moisés no hizo más que copiar, modificándola, la leyenda de los Aloidas, de la misma manera que la historia de Sodoma y Gomorra fue sacada del mito de Faetón. Los cristianos responden con otros conside­randos: «Fue por causa de los pecados de los Judíos, por lo que el Hijo de Dios fue enviado a la tierra, y éstos, habiéndole hecho perecer y beber hiel, desencadenaron sobre sí la cólera divina.» ¿Qué cosa habrá más ridícula que semejante debate? Judíos y Cristianos me parecen una bandada de murciélagos o de hormigas saliendo de su agujero, ranas reunidas en torno a su charco, o gusanos en medio de un lodazal, y disputándose entre si cuáles serán los mayores pecadores. Pa­rece oír a esos animalitos decirse entre sí: «Es a nosotros a quien Dios revela y predice todas las cosas. Del resto del mundo él no se preocupa; deja el cielo y la tierra rodar a su aire para preo­cuparse de nosotros. Somos los únicos seres con los que desea establecer intimidad, porque Él nos hizo a su imagen y semejanza. Todo nos está subordinado, la tierra, el agua, el aire y los astros; todo fue hecho para nosotros y destinado a nues­tro uso; y puesto que ocurrió que algunos de nosotros pecaron, vendrá Dios en persona o enviará a su propio hijo para quemar a los malos y hacernos gozar con él la vida eterna». Un tal lenguaje sería seguramente más fácilmente soportable entre los gusanos y las ranas que en la disputa entre Judíos y Cristianos.
Judíos y Cristianos, Gusanos y Ranas, me gusta, me gusta...
Share/Save/Bookmark