10 de abril de 2010

Lección de conducción #6174: En caso de emergencia...

Retomamos esta sección, después de varios milenios, manteniendo el firme propósito de aleccionar a las masas e intentar inculcar ciertos valores que se deben mantener al volante, valores como la educación, la inteligencia, el saber estar, la paciencia, etc., valores que si ya de por sí son de gran importancia en la vida diaria lo son aún más cuando llevamos entre las manos un par de miles de kilos de metal y plástico, lo que nos convierte en asesinos potenciales. Potenciales porque a diferencia de ese gran país que es EE.UU. (sólo en esto) no podemos comprar armas en el supermercado libremente, porque si pudiéramos te ibas a cagar, lorito, pues como decían Les Luthiers no hay nada como un buen revolver y como leía en (creo) V de Vendetta los gobernantes deberían temer al pueblo y no al revés, cosa que por lo que se ve no pasa por estos lares. Un buen subfusil, ¡quiero un buen subfusil con municiones! Y algún lanzagranadas tampoco estaría mal.

Pero bueno, que me disperso, vamos a lo que vamos y dejemos mi propuesta de revolución social, desobediencia civil y limpieza de indeseables para otros días y otros foros menos públicos, que luego pasa lo que pasa y nos hemos liado. Empecemos con la lección de hoy.

Supongamos, por poner un suponer, que vas conduciendo por una autopista a hora más o menos punta. Vas a tu rollo, con la musiquita, mira la piba de al lado que rica que está, como me apetece un café, mejor pongo la 5ª, vamos, lo típico. De repente el coche se para. Bueno, no se para de golpe, pasar de 100 a 0 en menos de un segundo es probablemente mortal o como poco muy doloroso, sino que se te va frenando, ¿¡qué haces!? Igual es un problema de la combustión o como se llame, o de la marcha que llevas, ¡o yo qué sé! Soy biólogo, no mecánico, así que a mí no me líes.

Lo primero, Don't panic! ;-) Recuerda que si te pones a ello, aún siendo tío, eres capaz de hacer más de una cosa a la vez. Y siendo tía, también (¿Por qué si hago chistes feministas es incorrecto hacerlos machistas? Injusto que me parece). Intenta resucitarlo, pero no te fíes de ello; a la vez que lo haces (vete reduciendo de marcha o cosas así), pon las luces de emergencia (el botoncito que hace que se enciendan los cuatro intermitentes; suele tener un triángulo rojo) e intenta irte lo más a la derecha que puedas, suele ser más seguro para todos y más importante aún, para uno mismo.

Si mientras intentas reducir ves que lo único para lo que sirve es para ir frenándote más rápidamente quizás lo mejor es que quites la marcha (esto es, aprieta el embrague y/o pon la palanca de cambios en punto muerto) y te dejes llevar por la inercia, llegarás más lejos (no, no estoy hablando de tu vida personal, aunque es posible que también). Echarte a la derecha suele ser más difícil; no me preguntes por qué hay gente estúpida que no se da cuenta de que si pones los cuatro intermitentes (¡las luces de emergencia, coño, el nombre lo dice!) e intentas salirte de la carretera es porque pasa algo. Aquí sí que dependes de la bondad ajena; vamos, normalmente lo tienes chungo, muy chungo, y las probabilidades de que acabes en un carril central de la autopista son muy altas. Así que hay dos posibilidades:
  1. Llegaste al arcén: bien, estás más o menos fuera de peligro.
  2. No llegaste: bueno, a estas alturas de la película en principio estás a salvo pues habrás conseguido detener el tráfico detrás de ti, así que por ahora sólo te arriesgas a una pitada o a algún insulto (lo cuál me lleva a: ¡¡subnormal del puto culo, qué te crees, ¿que me paro en mitad de la autopista para joderte?!!; lo que a su vez me reafirma en pensar que la gente es idiota, pero eso es otra historia).
 En ambos casos lo que tienes que hacer es lo mismo, pero está claro que el segundo caso es mucho más peligroso, para tu salud y para tu coche. Lo primero primero es, como decía el otro, ¡trata de arrancarlo, trata de arrancarlo! No pierdas mucho tiempo en esto, dos intentos rápidos bastan. Si sí lo consigues, como ya tendrás un buen pitote montado detrás vete lentamente al arcén donde podrás estar con más tranquilidad; ¡no sigas conduciendo! A ver si te vas a cargar el coche de verdad de la buena, a no ser que seas muy pero que muy torpe un coche no se te para así como así. Si no, pues nada, proseguimos con unas sencillas reglas que debes de cumplir en todo caso.

Primero y no sólo para evitar la multa, aunque también sea importante que no está la cosa como para gastos bobos. Ponte el chaleco, me da igual que no vaya conjuntado con el modelito que lleves. ¡Importante! Tenlo siempre a mano, que te lo puedas poner sin bajarte del coche. Después estudia el tráfico y sal por el lado que sea más seguro para ti, dirígete hacia la maleta y coge el triángulo (si estás en autopista sólo te hará falta uno). Esto puede ser más o menos difícil en función de lo desastre que seas; si eres como alguna amiga que tengo cuyo maletero ejerce de cuarto trastero puede ser francamente difícil, pero no desesperes, tienes todo el tiempo del mundo, al menos hasta que lleguen los picoletos. Móntalo (el triángulo) y ponlo lo más alejado del coche que te atrevas y las condiciones del tráfico te permitan.

Una vez hecho esto ya te has salvado de una posible multa. Coge el móvil y el teléfono de la aseguradora (de hecho te recomiendo pero ya meterlo en la agenda), pide una grúa, aléjate del coche y espera. ¿¡Qué no tienes móvil!? ¡En pleno siglo XXI! Pues búscate la vida, a lo mejor viene algún alma caritativa que sí lo tenga, o hay algún poste S.O.S. cerca, o algo así. O si ves pasar una grúa párala, aunque tengas que pagarla. No desesperes, tarde o temprano llegará algún civil, munipa, madero o algo y, aunque no te lo creas, la policía está para servir (jajajajaja). 

Y alejarte del coche, ¿para qué? Porque la gente es estúpida, muy estúpida, totalmente estúpida. Verás auténticas barbaridades, aquél que a pesar de toda la señalización acelera para intentar meterse en otro carril en el último segundo, el otro que se para justo detrás y toca la pita para que el coche se mueva, el que pasa rozando, el... Los ejemplos de la estupidez humana y, más aún, de la subespecie humano al volante (tomando subespecie en el sentido peyorativo no biológico) son incontables e infinitos y si te quedas en el coche o a su lado peligras, de verdad de la buena. Lo mejor es tomártelo con humor y ver todas estas muestras de idiotez, recolectar anécdotas y armarte de paciencia, qué se le va a hacer.

Obviamente, este humor desaparecerá en cuanto llegues al del taller y te diga que es la junta de la trócola, el condesador de fluxo o la bobina de encendido, y que son dios y la madre euros. Pero ésa es otra historia. Y el mes que empieza con un presupuesto ya de por sí limitado que ha sido partido por la mitad promete ser "divertido" (entre muchas comillas), te lo aseguro. Mas ya hablaremos de eso en otro momento. O no. O yo qué sé.

Exseminarista ye-ye, por una carretera más segura y por que no le dieran el carnet a la gente sin un análisis mental previo. Bueno, esto mejor no, mejor dejémoslo en examen de educación o algo.
Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

Lanarch dijo...

¿Pero qué te ha pasáo, hombre dediósss? Además, si ahí abajo no tenéis autopistas, que lo sé yo, que si vas en quinta 5 minutos seguidos acabas por caerte al mar :P

exseminarista ye-ye dijo...

Pues nada, la bobina de encendido decidió morir en medio de la principal salida de Santa Cruz, que para más inri es un túnel, en plena hora punta, cuando todos salen a comer ¿Sabes el refrán "a perro flaco todo son pulgas"? Pues eso :-P

Por lo demás, ¡¡pero qué dices, flaco!! Todas todas las islas (menos La Gomera y El Hierro) tienen su autopista o, al menos, autovía, aunque sean 500 metros. Eso sí, en las principales (Tenerife y Gran Canaria) el Gobierno de Canarias y los cabildos, en su afán conservacionista (modo irónico on) pretenden reducirlas desde las dos que hay en cada Isla a una sola. A una sola que rodee la Isla por completo. H. de p.