1 de marzo de 2010

¿Qué narices pasa con Unelco-Endesa?

Anoche, a eso de las 1:30, estaba tranquilamente leyendo en la cama; a falta del par de capítulos para acabar el libro con el que estoy cuando estoy solo en la cama (que cuando estoy en el salón tengo otro) (y cuando no estoy solo, ¿libro, eso qué es?), de repente, como quien no quiere la cosa, se fue la luz. Tras comprobar mentalmente que no tengo recibos pendientes de pago (y pensar "aunque los tuviera, no me veo al señor de Unelco cortando la luz a estas horas"), que el automático estaba conectado y que el resto de La Laguna city estaba también apagada me dije "pues va a ser que tenemos otro apagón, vaya por El Nota".

Como uno es de natural previsor, excepto cuando no preveo nada, y como ya estoy curado de espantos, tengo en la mesilla de noche la correspondiente vela, dados los frecuentes cortes de luz que de último padecemos (bueno, y que una vela siempre da ambiente, pero ésa es otra historia), así que la encendí y me dispuse a seguir leyendo. Pero claro, mis ojos no son los que eran y nunca fueron gran cosa, así que a la luz de una vela poco se puede leer (si son dos sí, lo comprobé cuando el Delta, pero no me apetecía buscar otra por toda la casa; vale, están en el mueble de la cocina, encima de los vasos de tubo, no me apetecía salir de la cama). Eso explica por qué nuestros abuelos tenían tantos hijos: si se hace de noche lo único que puedes hacer con esa triste luz es irte a la cama y ponerte a frinkar. Así que me quedé a dos capítulos del final.

Hoy, leyendo en distintos blogs y prensa varia (por ahora lo he leído en El Mundo y La Provincia) descubro que fue otro apagón total, en toda la Isla de Tenerife. Pero, vamos a ver, ¡no hacía viento, no llovía, no pasaba ninguna circunstancia excepcional! Y si fueras a arreglar daños producto de la última tormenta lo habrías avisado el día antes, ¿no? Así que eso tampoco, que ayer me leí dos periódicos de esta provincia y uno de la de enfrente y no decían ni palabra, juraíto.

Lo que me lleva a la pregunta: ¿qué clase de inútiles son los que están llevando nuestro sistema eléctrico? ¿Por qué narices sigue pasando esto en pleno siglo XXI, en lo que supuestamente es el primer mundo? Porque de crío como cada dos por tres se iba la luz, teníamos siempre a mano el lumigás y unas cuantas velas, pero que ahora, 30 años después, tengamos que seguir haciendo lo mismo no me parece de recibo.

Y hablando de recibos, ¿vamos a ser indemnizados por este tiempo sin luz? ¿Y cómo se determina lo que me tienen que pagar por tenerme hasta esta noche sin descubrir el final de la historia, hijos de la gran señora de mala vida? Es que esto es intolerable, joder.

Siempre he sido partidario de nacionalizar los medios de producción, más aún en el caso de industrias estratégicas como puede ser la producción de energía. Pero claro, si cae en manos de la Co.Ca. y el P.P. puede ser peor el remedio que la enfermedad. Y del P.s.o.E. canario ya te digo. Vas a ver como al final la culpa la tenemos los del no a todo. Y los que estamos leyendo en vez de hacer otra cosa, hombre ya, con el gasto de luz que produce cómo se te ocurre ponerte a leer.

Va a tener razón D. Pepito a.k.a. "Mr. Burns" cuando dice que si conseguimos la independencia podremos ser como Cabo Verde. A Doraemon gracias aún no la tenemos (y espero que nunca), pero  probablemente Cabo Verde esté mejor en cuestiones energético-eléctricas (vale, probablemente mejor no, pero a la par seguro).

¿Y el Gobierno de Canarias? Bien, gracias, en sus chalets con grupo electrógeno. Y como no leen, pues seguro que no les afectó (a no ser que les pillara en algún puticlub, que también puede ser). Hoy vendrán las declaraciones crispadas y mañana seguirán igual, sin hacer absolutamente nada.

Puto país.

Por cierto, como dejé adrede la luz de la mesilla encendida puedo decirles que por el barrio la luz volvió sobre las 5:30-6:00. Dicen por ahí que en zonas de la Isla no lo hizo hasta las 6:30 ó así.
Share/Save/Bookmark

5 comentarios:

ANuRa dijo...

Quita, quita, que habrâ quiên te diga que culpa tuya, que quê demonios pintabas tû a la una y media de la madrugada leyendo, que no son horas... Aunque no soy nadie para decir esta boca es mîa: yo soy peor. Recuerdo un dîa que tenîa que coger el aviôn a las ocho de la madrugada, pero la noche anterior no pude soltar el libro hasta las cinco. Una horita de suenyo... Gafes de ser bibliôfila, supongo.

ANuRa dijo...

Avisa si necesitas mâs suplementos iluminatorios, que creo que aûn tengo por aquî un par de teas para prender hogueras, souvenirs de la ûltima persecuciôn de brujas de la que conseguî escapar :)

exseminarista ye-ye dijo...

No, si estoy seguro de eso, de que por culpa mía y del par de enfermos más que se quedan a leer hasta tarde se cayó la m. de sistema eléctrico que tenemos, je. Por lo demás, en casos como el tuyo (quien dice coger un avión, dice ir a currar o similares) ya puestos prefiero seguir leyendo y aguantar a base de café, viciosillo que es uno hasta para lo de leer :-P

Muchas gracias por el ofrecimiento de las teas, pero si me da pereza ir hasta la cocina, que dista 3 metros del cuarto, a Suiza ya te digo. Además, seguro que les tienes cariño y nunca sabes cuando puedes necesitarlas para escapar en la siguiente quema XD

ANuRa dijo...

Dejê de leer porque acabê el libro y no era cuestiôn de empezar otro :). El cafê me lo tomê de todas formas, despuês de noquear un poco.

exseminarista ye-ye dijo...

Je, vista la hora que era yo habría empezado otro, más si iba a coger un vuelo en el que podía seguir leyendo, viciosillo que soy :-)