21 de marzo de 2010

Grandes películas de la historia

Como ya dije en un post anterior anoche me quedé en casa, cosa increíble para ser un sábado, la verdad sea dicha. Experiencia curiosa levantarse un domingo tras 12 horas de sueño y sin malestar de ningún tipo; a ver si la repito un año de éstos.

Había decidido darle una segunda oportunidad al primer capítulo de The Pacific pero en lo que me iba al sillón hice un zapeo rápido por los canales y una imagen, de una película que estaba empezando, me llamó la atención y despertó mi curiosidad. Por eso decidí darle una oportunidad al "peliculón" de Antena 3 y dicha curiosidad dio dando paso a una extraña y morbosa atracción que me obligó a "disfrutarla" por completo.

Sí, "disfrutarla" entre comillas porque tamaña selección, compendio, de barbaridades era algo digno de ver. Por si no la has visto te diré que la peli "El día de los trífidos" va a ser destrozada a continuación, así que si tienes intención de verla igual no te apetece seguir leyendo; vamos, que el término SPOILERS se queda chico, que lo sepas.

(Foto robada de aquí).

La peli empieza (o al menos yo empecé a verla) con noticias de todo el mundo que muestran que la atmósfera presenta un extraño (y bello) aspecto, con colores rojizos, etc... Curiosamente no muestran qué pasa con las zonas del mundo que son de noche, tema al que volveremos posteriormente. El que luego veremos que es el protagonista está en el hospital, siendo curado por una afección en sus ojos por la que puede perder su vista; como no me acuerdo de su nombre (ni poco que me importa) lo llamaremos Dr. Atractivo-pero-no-del-todo-guapo-y-con-barba-permanente-de-5-días (Dr. A., para abreviar), biólogo o algo similar, como también nos descubrirán.

De repente un brillante fogonazo ilumina toda la Tierra y cuando digo toda quiero decir toda. Y cuando digo brillante quiero decir muy brillante. Tanto que aparentemente todas las personas del mundo mundial se quedan ciegas. Nuestro héroe el Dr. A. sin embargo, al tener los ojos cubiertos por vendas, pues no. Curioso porque el resto del personal que está en el hospital sí, aunque están en interiores. ¿Será porque las vendas estaban cubiertas de algo? Ni idea pero no dejó de parecerme raro... Al igual que el hecho de que también se quedaran ciegos en aquellos países en que era de noche, no sé yo, no sé yo. El fogonazo, eso sí lo aclaran más o menos, fue producto de una llamarada solar sin precedentes. Y aunque en principio parece que el Sol se apaga después vemos como amanece de nuevo; a lo mejor es que Unelco-Endesa eran los responsables de alimentación solar y tuvieron un corte por goteras, es algo que tampoco descarto.

Al mismo tiempo, en un 747 que se acerca a Londres (donde transcurre gran parte de la historia) el segundo protagonista de la historia, creo recordar que se llamaba Travis, duerme. El griterío causado al quedarse todos ciegos le despierta y se da cuenta de que el avión se está cayendo. Como es un poco psicópata (y me da que tampoco sabe pilotar), coge todos los chalecos salvavidas que puede, se encierra en un baño, ¡los infla todos y se queda en medio de ellos esperando el choque! Obviamente y con tan sofisticado sistema se salva (y obviamente todos los demás mueren). Desde ya les digo que Travis va a ser el malo maloso, pero con estilo, casi sin sentimientos (aunque al final, cuando muere, ya tiene unos pocos más, odio sobre todo, je).

Por último tenemos a la prota buenorra, periodista-atractiva-que-se-acaba-liando-con-el-bueno (P.). Salvó la vista porque estaab en el set de producción de la BBC que como todos saben no tiene ventanas. Mola la escena en que cuando sale a la calle y un par de los transeúntes ciegos se da cuenta de que ella sí ve lo gritan a los demás y se ponen todos a perseguirla como zombies. Es cuando se encuentra con el Dr. A que la salva in extremis de un policía que se había vuelto loco, o desesperado, o lo que fuera.

Entonces, un poco más tarde, es cuando descubrimos que la verdadera amenaza no es que todo el mundo esté ciego, no. Resulta que hay unas plantas que en su momento salvaron al mundo proporcionando un aceite que servía para todo y no contaminaba, los, tchan tchan, trífidos. Descubiertos por los padres del Dr. A. dichos trífidos son carnívoros, inteligentes, hablan entre ellos y les gusta mucho la carne humana. Ah, y se mueven. Encima se han escapado en el caos resultante de las granjas en las que estaban y están comiéndose a la peña.

Y poco más. Son perseguidos, casi asesinados, escapan, se separan (no por este orden), descubren una monja asesina, Travis consigue el poder en Londres e intenta ligarse a la chica, siguen escapando, el padre del Dr. A. (que como siempre pasa no se hablaba con el hijo porque éste le echaba la culpa de la muerte de su madre) los encuentra por separado (mira que es casualidad), adoptan a un par de niñas preciosas recién salidas de Tank Girl y que reciben al Dr. A. a tiros pero luego lo adoptan como padre (esto fue antes de que el padre les encontraran), el padre del Dr. A. muere justo cuando está a punto de conseguir solucionar la plaga de los trífidos, los encuentra Travis, le montan una trampa y cuando están a punto de morir el Dr. A. se acuerda de algo que le enseñaron en la selva cuando sus padres descubrieron los trífidos, de modo que los protas y las niñas pasan entre ellos sin que los ataquen y Travis muere entre horribles estertores cuando está a punto de dispararlos.

Al final llegan a la isla de Wye en un bote a remos,donde sobreviven los últimos humanos mientras que los trífidos dominan la Tierra. Aunque yo me pregunto, cuando se comieron a todos los hombres y el resto de animales, ¿de qué comían? Tampoco lo sé, la verdad.

En fin, una peli horrible y buenísima a la vez que te recomiendo para un día de resaca en el que no quieras pensar lo más mínimo. Y con la que aprendes un par de cosas; el truco de los chalecos lo llevaré a la práctica cuando esté en un avión a punto de caer, a ver si funciona. Por lo demás, si no es el caso, resulta absolutamente prescindible.

¿Dije ya que se pegaban escapando toda la película? Tuvieron que cansarse, los pobres, cosa mala...
Share/Save/Bookmark

8 comentarios:

Locke Demóstoles Vespinoza DeProfundis dijo...

Hazte un favor y léete la novela: El día de los Trífidos, John Wyndham (el mismo que el de Los Cuclillos de Midwich. Está en Minotauro...

ANuRa dijo...

Vaya, se me han adelantado con la recomendaciôn literaria. Bueno, aparte de lo mencionado por Locke, "El dîa..." fue publicado en los anyos 60-70 y su argumento es muy moderno, ya que combina biotecnologîa (los trîfidos son el resultado de un proyecto de recombinaciôn genêtica de los rusos que se les asilvestrô) y armas quîmicas (la radiaciôn que deja a la gente ciega y que aparece sobre la tierra unas 24 horas, por aclararte esa duda) y biolôgicas (supongo que no sale en la peli, pero en el libro, la mitad de la penya muere de extranyas enfermedades...).

Por lo demâs, parece que la peli es una revisiôn muy libre del argumento del libro, aunque los protas de la carâtula se parecen mucho a la representaciôn mental que tenîa, la verdad.

Aparte de "Los cuchillos...", del mismo autor, tambiên te recomiendo "Las crisâlidas". La pega es que el ûnico ejemplar que tuve en las manos era la ediciôn en catalân, pero imagino que la espanyola tambiên existe... en algûn lugar... en algûn rincôn.

exseminarista ye-ye dijo...

- Locke: la novela la he visto muy recomendada y referenciada por lo que habrá que buscarla.

- Anura: ídem. Pero en la peli los trífidos los encuentran los padres en la selva africana, creo que de Guinea y por ahí. Y la gente se queda ciega sólo, nada de otras enfermedades ni nada por el estilo; y tampoco dejaron muy claro por qué se cegaban (y si era radiación, ¿por qué los protagonistas no?).

Vamos, que no era muy coherente. Pero haré caso en sus sugerencias. Gracias y eso.

ANuRa dijo...

Segûn la novela, la radiaciôn sôlo "quema" la retina, asî que para quedarse ciego habîa que ver el fenômeno lumînico. El prota salva la vista porque tiene la cabeza vendada, ya que estân tratândolo por una herida en los ojos que recibiô de un trîfido (tienen el lâtigo, en la pelîcula?). Que el resto de los pacientes tambiên se queden ciegos se explica del siguiente modo: o podîan verlo por la ventana, o las enfermeras los sacaron para que vieran el "hermoso" espectâculo celeste (el prota se pasa el primer capîtulo despotricando sobre cômo la enfermera de turno le pone los dientes largos diciêndole que quê pena que se lo estê perdiendo). La chica se salva - agârrate - porque el dîa anterior habîa pillado una cogorza de campeonato y estuvo todo el dîa durmiendo la mona y batallando la resaca con las cortinas echadas.

En la novela los trîfidos estân repartidos por todo el mundo a causa de un accidente aêreo. Un aviôn en el que se llevaban de contrabando semillas robadas a los rusos explotô en el aire y las semillas se dispersaron. Un argumento un poco pillado por los pelos, dado que el alcance de dispersiôn de semillas por aire no me cuadra, pero bueno...

ANuRa dijo...

Perdona el comentario, pero hay que joderse con cômo los guionista de Jôlibut se cargan las historias. Cômo se nota que no le hicieron ascos a cambiar el argumento porque es una novela britânica.

exseminarista ye-ye dijo...

Pues sí, los trífidos tienen el látigo pero están por todo el mundo porque los cultivan por su aceite.
Y creo recordar que si la chica está bien es por estar en producción.
Por lo demás tampoco lo cambiaron tanto, sólo un pedazo de mucho ;-)

Héctor dijo...

Pasa por casa y coge el libro, de Minotauro, no hay color :P

exseminarista ye-ye dijo...

Vale, iré por allí. Por cierto, ¿tienes aquí "El aprendiz de guerrero"?